Sociedad

Mañana será otro día

Detrás de la manida frase a la que recurrimos cuando queremos convencer(nos) de que la jornada de mañana será menos complicada hay una explicación científica: durante el sueño, el cerebro es capaz de afianzar aprendizajes, regular las emociones e incluso tomar decisiones que, despiertos, nos resultan imposibles.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
17
Ene
2023
cerebro

Aunque los avances científicos han arrojado nuevos descubrimientos en los últimos años, el cerebro humano y su actividad continúa ofreciéndonos hallazgos a día de hoy. Sobre su actividad nocturna tenemos informaciones ya conocidas: el ciclo completo del sueño se compone de cinco fases y en la última de ellas, llamada REM, se producen los sueños propiamente dichos. Ese proceso concreto abarca entre 90 y 120 minutos, por lo que en un descanso de siete u ocho horas experimentaremos cuatro o cinco ciclos.

En estas fases el cerebro realiza algunas funciones muy importantes. Una de ellas consiste en limpiar partículas nocivas o deshechos acumulados en el organismo, como los residuos moleculares que producen las células cerebrales y las proteínas tóxicas. Tanto unos como otras son las responsables de las demencias.

Otra función conocida que realizamos en las horas de descanso no es otra que recargar energía. Pero quizá no sepamos que las horas de sueño nos ayudan también a tomar decisiones: según un estudio publicado en la revista Current Biology, el cerebro procesa problemas difíciles durante las horas de ‘descanso’. Pero además, la consolidación de los aprendizajes es otra de sus tareas principales.

Todo lo que experimentamos a lo largo del día lo almacenamos en el córtex; una vez que entramos en la fase del sueño profundo, estas vivencias se transmiten al hipocampo y a la amígdala, que lo memoriza

Todo lo que experimentamos a lo largo del día lo almacenamos en el córtex; una vez que entramos en la fase del sueño profundo, estas vivencias se transmiten al hipocampo y a la amígdala, que lo memoriza. Cuando el proceso finaliza, esa información regresa al córtex de manera organizada. Es decir, cuando dormimos inventariamos nuestro día y consolidamos lo que hemos extraído de él. Del mismo modo, lo que el cerebro no considera necesario lo elimina, dejando espacio a nuevos conocimientos y aprendizajes.

No obstante, no todas nuestras vivencias tienen, como es lógico, la misma importancia para nuestro cerebro. Un estudio realizado por la Universidad del Este de Londres reveló que las experiencias con mayor peso emocional tienen prioridad sobre los sucesos neutros. Otro estudio desarrollado por el Rush University Medical Center constató que las preocupaciones cotidianas se cuelan con frecuencia en nuestros sueños.

Pero, quizá, la característica más funcional de este órgano tan sorprendente es su capacidad de equilibrarnos emocionalmente En 1998, un pequeño experimento realizado con 60 personas, publicado en la revista Psychiatry Research, llegó a la conclusión de que «el sueño puede moderar activamente el estado de ánimo durante la noche».

Las experiencias con mayor peso emocional tienen prioridad sobre los sucesos neutros

El equipo investigador obtuvo suficientes pruebas para pensar que dormir nos ayuda a equilibrar nuestro estado de ánimo y que soñar con lo que nos inquieta o nos exalta permitiría lidiar mejor con esos acontecimientos. De ahí que la socorrida frase «mañana será otro día» cobre sentido: el cerebro es capaz de resetearse de un día para otro y regular el estado emocional. Y es que cuando una situación nos afecta mucho o nos llega a desbordar, las zonas límbicas del cerebro se ponen en marcha y nos llevan a actuar guiándonos de una manera más impulsiva que racional.

Finalmente, un estudio elaborado por un equipo investigador de la Universidad de California descubrió que los sueños nos devuelven ese control perdido restando cierta intensidad emocional a las situaciones que nos la provocan. Para ello, realizaron una descripción de la modulación nocturna de los sistemas neuronales afectivos y el (re)procesamiento de experiencias emocionales recientes. La conclusión parece clara: de un día para otro, estos sistemas corrigen la reactividad de las redes límbicas y autónomas asociadas.

En otras palabras, el sueño se configura como un potente limpiador del cerebro, un reseteo emocional de las estructuras límbicas, responsables del procesamiento afectivo. Durante la fase REM revivimos experiencias, pero el cerebro mantiene inactivas las neuronas histaminérgicas, relacionadas con el estrés; esto conlleva que esos mismos acontecimientos se vivan reduciendo la carga afectiva y favoreciendo su procesamiento emocional. Nuestro cerebro tiene las herramientas para traernos un mejor día.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ser envidioso, ¿una ventaja?

Marina Pinilla

La envidia (en su justa medida) tiene una función adaptativa que nos ayuda a cambiar para mejorar.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.