Innovación

‘Impact tech’: la tecnología al servicio del propósito

El desarrollo de esta clase de herramientas no puede fijarse sin ninguna clase de idea o propósito. Debe usarse para multiplicar, acelerar y escalar nuestro impacto en pro del progreso humano.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
17
Nov
2022
propósito

Artículo

En la última década, y más aún tras la covid-19, la aceleración de la presencia tecnológica en nuestra vida está siendo enorme. ¿Para bien? Como se habla en el capítulo del podcast Ser B o no ser de esta semana, estoy convencida de que sí. Y es más, creo que su poder para mejorar el bienestar de las personas y el planeta es enorme y que su potencial aún tiene mucho que ofrecer (si bien a la vez también plantea ciertos retos).

Los desafíos globales a los que nos enfrentamos como humanidad, reflejados en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), necesitan soluciones audaces, escalables, sistémicas y adaptadas a los diferentes contextos. Y ahí, sin duda, la tecnología tiene un rol importante que jugar, ya que puede ayudar a acelerar y escalar dichas soluciones. 

Muchas empresas de impacto –empresas que nacen para contribuir a soluciones que mejoren la vida de las personas (especialmente las más vulnerables) y el medio ambiente– han usado tradicionalmente tecnologías convencionales y hardware para desarrollar sus soluciones, pero en los últimos años se ha sumado a esto nuevas tecnologías como el blockchain, la inteligencia artificial (o IA), el internet de las cosas o el big data, que están abriendo nuevas oportunidades, permitiendo abordar problemas que antes eran casi inabordables, como la identificación de personas no documentadas, el acceso a servicios básicos como la energía o los servicios de salud, la trazabilidad en la cadena de suministro de empresas del sector de la moda para una mejor transparencia o la optimización de la gestión y la revalorización de residuos.

A través de la tecnología, las empresas con propósito consolidan sus modelos de negocio, atraen inversión y crecen en impacto

La tecnología con impacto (o impact tech) sucede cuando se hace un uso intencional de la ciencia y la tecnología para beneficiar a las personas y al planeta, resolviendo además un reto social o medioambiental de manera más ágil. Cabe recordar que la tecnología, además, es una herramienta importante para muchas empresas con propósito, ya que a través de su uso consolidan sus modelos de negocio, atraen inversión y crecen en impacto. 

Asimismo, al tratarse de empresas de impacto, la tecnología se diseña de forma ética, inclusiva y responsable, porque no solo importa lo que estas start-ups y empresas hacen para contribuir al mundo en positivo, sino cómo lo hacen: es ahí donde tener en cuenta el impacto como empresa –sea positivo o negativo e intencionado o no– cobra una relevancia especial. Y para conocer dicho impacto y gestionarlo necesitan herramientas como puede ser B Corp: accesibles y alineadas con la filosofía empresarial de perseguir un propósito más allá de la generación de valor económico.

No obstante, como se menciona también durante el capítulo de Ser B o no ser, la tecnología no puede resolver por sí sola los retos a los que nos enfrentamos. Las soluciones innovadoras tienen que venir de la mano de la acción de muchos actores (gobiernos, personas dueñas y gestoras de capital, ciudadanos y ciudadanas, así como de empresas de nueva creación y ya consolidadas…) y de la colaboración entre ellos: si queremos resolver problemas complejos y globales como son los retos sociales y ambientales que tenemos delante, necesitamos pensar y trabajar de una manera sistémica. 

En el caso de las empresas, su contribución como parte del sistema es fundamental debido a su capacidad de innovar en modelos y cadenas de valor que den respuesta a estos retos. Cuando innovan, las empresas grandes y pequeñas o de reciente creación, como las start-ups, usan la tecnología y colaboran entre ellas y con otros actores, multiplicando así el impacto. 

Y con esto como principal objetivo nos hemos unido Social Nest Foundation y Danone para impulsar el Programa de aceleración Scale the Impact, en el que B Lab Spain, el Alto Comisionado para España Nación Emprendedora y algunas de las entidades más representativas del ecosistema de innovación, tecnología e impacto de nuestro país participan y colaboran también.

Scale the Impact nace para apoyar a una nueva generación de emprendedores y emprendedoras tecnológicos en el crecimiento de empresas emergentes vinculadas a la cadena de valor de Danone (tales como la innovación alimentaria, los nuevos modelos de distribución alimentaria, los sistemas de trazabilidad de residuos o la inclusión digital en la agricultura, entre otros). 

Acciones como esta, basadas en la colaboración entre actores que conforman un ecosistema con el objetivo compartido de apoyar a quienes impulsan soluciones impact tech, constituyen ejemplos de que juntos podemos multiplicar, acelerar y escalar nuestro impacto e impulsar la tecnología como un verdadero instrumento para el progreso humano.


Margarita Albors es presidenta de Social Nest Foundation.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Diario de un algoritmo

Cristina Suárez

Son solo una herramienta, pero su uso es esencial: pueden mejorar nuestras vidas, pero también dañarlas sin remedio.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.