Ecotrends

Volver al ritual

En los últimos años han aumentado los perfiles que consumen cosmética, pero también se han democratizado las fórmulas científicas para poder dar respuesta a cada vez más necesidades y tipos de usuarios. Lo que gusta de Cocunat es justamente eso: su apuesta por las buenas experiencias, pero pensadas para una vida más sencilla.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Sep
2022

La historia de la cosmética es muy larga, lo que ha permitido que sus productos cambien y se ajusten a las necesidades y prioridades de los tiempos. En los últimos años, han aumentado los perfiles que la consumen, pero también se han democratizado las fórmulas científicas para poder dar respuesta a cada vez más necesidades y tipos de usuarios. Quizás, el único aspecto negativo de esto es que algunos rituales de belleza se han ido haciendo más complicados. La nueva evolución de la cosmética debe ir en esa línea: muy buenas experiencias, pero pensadas para una vida más sencilla.

Lo que gusta de Cocunat es justamente eso: sus texturas agradables y aromas a campo emulan ese momento de desconexión o, mejor dicho, de conexión con uno mismo, que se busca en los rituales cosméticos. Igualmente, los resultados se notan desde el principio, lo que ayuda a no perder las rutinas de belleza.

La gama de Cocunat apuesta por no utilizar componentes tóxicos, ni para la salud humana ni para la salud animal o del planeta

Desde la primera aplicación del suero The Cure se aprecia un efecto lift y luminosidad. Al calentar el aceite –no graso– entre las manos, se desprende todo el potencial de los aceites esenciales y de sus propiedades en aromaterapia, desatando recuerdos y emociones. Es un ejemplo concreto, pero este credo se aplica a cualquier producto de la marca, ya sea facial, corporal o capilar, así como el complemento vitamínico vegano Happy Hair.

Además, toda la gama es toxic free, un concepto acuñado en 2013 por su CEO y cofundadora Sara Werner para definir «un producto cosmético que no utiliza ni ingredientes ni componentes tóxicos, ni para la salud humana ni para la salud animal ni para la del planeta». La sensibilidad de la madre de Werner a determinadas sustancias le llevó a interesarse por el mundo de la cosmética, descubriendo que la industria avalaba un sinfín de ingredientes tóxicos incorporados en los productos de higiene y belleza.

El equipo I+D de Cocunat quiere ofrecer una alternativa a esas prácticas, buscando ingredientes olvidados, naturalmente libres de tóxicos y cumpliendo con su acometido. Don’t panic, it’s organic! (No temas, ¡es orgánico!)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Aprender a ser salvajes

Carlos Safina

Durante siglos se ha creído que la cultura es estrictamente una hazaña humana. ¿Y si no es así?

Y usted, ¿qué filtro usa?

Esther Peñas

Uno de cada diez pacientes ya acude a consultas estéticas con el objetivo de parecerse a sus 'selfies' retocados.

¿Por qué no nos dejan envejecer?

Esmeralda R. Vaquero

El ansia de seguir siendo jóvenes pone a las mujeres en una presión particularmente dañina: la de ser eternamente bella.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.