Sociedad

¿Somos más felices a medida que envejecemos?

La tesis de que la gente es más feliz según se acerca la edad de jubilación puede ser tranquilizadora para los que van teniendo unos años, pero no siempre es cierta. Factores como la salud, el duelo familiar o el nivel económico influyen en el nivel de felicidad durante la vejez.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
16
Sep
2022
felicidad

Artículo

Por término medio, la felicidad disminuye a medida que nos acercamos a la mediana edad, tocando fondo a los 40 años, pero volviendo a aumentar a medida que nos acercamos a la jubilación, según un número de estudios. Esta llamada curva de felicidad en forma de U es tranquilizadora pero, por desgracia, probablemente no sea cierta.

Mi análisis de los datos de la Encuesta Social Europea muestra que, para muchas personas, la felicidad en realidad disminuye durante la vejez a medida que las personas se enfrentan a dificultades relacionadas con la edad, como el deterioro de la salud y el duelo familiar. El patrón en forma de U no era evidente en casi la mitad de los 30 países que investigué.

¿A qué se debe esta diferencia?

Mi estudio corrige un error de interpretación de los métodos de investigación en estudios anteriores. La idea de la forma de U procede de análisis estadísticos que ajustan los datos para comparar a personas de riqueza y salud similares en la mediana y la tercera edad. Ese ajuste pretende aislar el efecto de la edad de otros factores que influyen en la felicidad.

Las condiciones sociales contribuyen a la obtención de distintos resultados de felicidad

Pero dado que las personas suelen ser más pobres y menos sanas durante la vejez, el ajuste puede ser engañoso. Cuando omitimos el ajuste, se hace evidente un descenso de la felicidad relacionado con la edad en muchos países.

Este descenso es más pronunciado en los países con un estado de bienestar menos eficaz. Esto es especialmente cierto en el caso de Turquía, donde la felicidad (medida en una escala de cero a diez) cae por término medio de 6,4 en la edad de jubilación a menos de 5,0 entre los más mayores. En Estonia, Eslovaquia y la República Checa, la felicidad disminuye de forma constante a partir de los 30 años. En los Países Bajos, en cambio, la felicidad aumenta a partir de los 30 años y se mantiene estable incluso en la vejez. En Finlandia, la felicidad se mantiene bastante constante a lo largo de la vida, por encima de ocho en la escala de cero a diez.

En resumen, no hay un patrón universal de felicidad. Por el contrario, hay una amplia gama de patrones en diferentes países. No debería sorprender que las distintas condiciones sociales contribuyan a obtener resultados diferentes.

Bonita historia

La idea de la forma de U es atractiva en parte porque es contraria a la intuición: seguro que la vida se vuelve más dura en la vejez, pero aun así, la gente se vuelve más feliz. ¿Por qué? Se dice que la gente gana en sabiduría y aceptación con la edad. Desarrollamos la capacidad de apreciar lo que tenemos, en lugar de rumiar lo que nos falta. La edad atenúa el filo de la ambición y las frustraciones que suelen derivarse de ella.

La felicidad puede aumentar con la edad siempre que la gente no se ponga enferma, sufra un duelo o empiece a perder a sus amigos

La sabiduría popular de la psicología nos dice que «la felicidad viene de dentro». Así que tal vez la gente finalmente ordena su interior en la vejez, con la felicidad como recompensa. Es una bonita historia. Pero para muchas sociedades, ese resultado aparente es un artefacto de un ajuste estadístico que no es apropiado para este tema. La felicidad puede aumentar con la edad siempre que la gente no se ponga enferma, sufra un duelo o empiece a perder a sus amigos. Eso es lo que nos da el ajuste estadístico: un resultado que supone que nada va mal en la vejez. Sin embargo, muchas personas se enfrentan a grandes retos cuando envejecen, y no es de extrañar que no se sientan tremendamente felices.

No estoy sugiriendo que la gente no ordene a veces su interior con el tiempo. Vale la pena aceptar esa parte de la sabiduría popular de la psicología, ya que es lo que está bajo nuestro control, potencialmente. Pero mi análisis sugiere que podría haber límites a nuestra capacidad de compensar de este modo los retos que suele traer el envejecimiento. Que la felicidad aumente o disminuya depende del equilibrio de estas fuerzas que compiten entre sí (grandes retos y adaptación mental), y no está garantizado un resultado positivo.

Para aclarar las pautas, necesitamos un análisis que refleje lo que realmente ocurre cuando las personas envejecen. Cuando hacemos el análisis de esta manera, la forma de U desaparece para muchos países, principalmente porque muchas personas no son, de hecho, más felices a medida que envejecen.


David Bartram es Associate Professor and Director of Research en la University of Leicester. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La tiranía de la felicidad

Carlos Javier González Serrano

El fenómeno de la autoayuda, aún en auge, oculta numerosas y contraproducentes dictaduras afectivas.

La juventud como condena

Diego S. Garrocho

Ser joven ha dejado de ser un rasgo cronológico o biológico para convertirse en algo que nos imponen los demás.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.