Siglo XXI

Así avanza la Agenda 2030

A pesar de ir por detrás del ritmo fijado, los Objetivos de Desarrollo Sostenible continúan hacia adelante con timidez: es el caso de la igualdad de género, la reducción de emisiones o el avance de la justicia.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Sep
2022
agenda 2030

Desde que en 2015 las naciones del mundo marcaron el año 2030 como el punto de no retorno a partir del cual sería muy difícil revertir la situación del planeta, el reloj de la sostenibilidad no ha dejado de correr, colgando sobre nosotros como una implacable espada de Damocles. La fecha, por supuesto, iba acompañada de esa hoja de ruta compartida bautizada como Agenda 2030, que incluye muchas tareas y cada vez menos tiempo para completarlas. 

Esta urgencia hace que la mayoría de las noticias, informes y foros en los que se tratan cuestiones referidas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) carguen con una inevitable dosis de pesimismo, y si bien muchas veces esas continuas señales de alarma se encuentran plenamente justificadas, también pueden llegar a ocultar los avances que se han producido en los seis años transcurridos desde la firma del Acuerdo de París. Estos son algunos de ellos, tal y como se recogen en el reciente Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2022.

Salud y bienestar (ODS 3)

La pandemia de la covid-19 situó la cuestión de salud en la primera posición de las prioridades mundiales. En este campo, algunos de los avances más significativos se han producido en la salud materno-infantil. Entre 2015 y 2021, el 84% de los partos fueron asistidos por profesionales sanitarios cualificados (médicos, enfermeras y parteras), lo que supone un incremento del 77% respecto al periodo 2008-2014. También se ha logrado reducir la mortalidad neonatal y de niños menores de 5 años en un 14% entre 2015 y 2020.

Educación de calidad (ODS 4)

El informe de Naciones Unidas respecto a la Agenda 2030 señala que muchos países han aprovechado el cierre de aulas provocado por la crisis de la covid-19 para mejorar las infraestructuras escolares. Paradójicamente, la guerra en Ucrania también ha traído algún dato esperanzador dentro del desastre humanitario que supone el conflicto: en abril de 2022, hasta tres millones de niños ucranianos pudieron seguir recibiendo clases en un entorno seguro gracias a los sistemas de enseñanza a distancia.

Igualdad de género (ODS 5)

Las mujeres siguen avanzando –si bien muchas veces con exasperante lentitud– en su lucha por alcanzar la paridad de representación en los foros en los que están presentes. Los datos de Naciones Unidas así lo constatan: por ejemplo, la presencia de mujeres en los parlamentos nacionales ha pasado del 22% en 2015 al 26,2% en 2022. 

Energía asequible y no contaminante (ODS 7)

En plena crisis energética mundial, esta meta se antoja como una de las más apremiantes, hasta el punto que podría hablarse de una agenda propia que intenta adelantarse a los tiempos marcados por la propia Agenda 2030. A pesar de todos los obstáculos, el consumo total de energía renovable no deja de crecer: en 2019 ya era un 25% superior al existente en 2010.

Trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8)

Aunque los efectos de la pandemia, la inflación o el conflicto armado en Ucrania hacen realmente difícil encontrar avances en materia laboral y económica, el informe de la ONU detecta tímidos brotes verdes en algunos de los indicadores económicos. El principal, un aumento en la productividad de los trabajadores (3,2%). Además, el desarrollo y la aplicación de estrategias nacionales de empleo juvenil aumentan a nivel mundial: más de la mitad de los 81 países que presentaron informes en 2021 en este terreno han implementado dichas estrategias.

Industria, innovación e infraestructura (ODS 9)

Este objetivo constata una recuperación de la manufactura mundial tras los años de la pandemia, con crecimientos que la sitúan en 2021 por encima de los niveles de 2015. Otras industrias que salen reforzadas de las recientes crisis son las de alta tecnología, que acreditan un mayor grado de resiliencia respecto a otras menos digitalizadas. 

A nivel de acceso a las infraestructuras tecnológicas, la mayoría de la población mundial (95%) cuenta con cobertura de banda ancha móvil. Además, entre los años 2015 y 2021 la cobertura de la red 4G se duplicó, alcanzando al 88% de la población mundial.

Ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11)

Destaca especialmente el hecho de que el número de países con estrategias locales para la reducción de riesgos de desastres climáticos y de otra índole prácticamente se ha duplicado entre 2015 (51) y 2021 (98). Por lo que respecta a la contaminación, más de 6.000 ciudades en 117 países ya supervisan la calidad del aire (o lo que es lo mismo: el doble que en 2015).

Acción por el clima (ODS 13)

Evitar el desastre climático es el gran código rojo planetario, si bien las emisiones de combustibles fósiles repuntaron en 2021. A pesar de ello, se siguen produciendo hitos esperanzadores por lo que tienen de simbólico y lo que pueden representar en cuanto a su posible efecto espejo en el futuro. Uno de los más destacados es la Ley del Clima (Climate Act) norteamericana, firmada recientemente por el presidente Biden, con la que se pone fin a 40 años de inacción gubernamental estadounidense en relación al clima. También esperanzadora es la decisión –sin precedentes– tomada por el estado de California, que ha decidido prohibir la venta de coches de gasolina a partir de 2035. Una decisión que ha contado, además, con el respaldo de los principales fabricantes de automóviles. 

Vida de ecosistemas terrestres (ODS 15)

Los niveles de protección de los ecosistemas han ganado peso en estos años. En la actualidad, casi la mitad de las áreas clave de biodiversidad de agua dulce, terrestre y de montaña están protegidas, frente a apenas el 25% del año 2010. 

Paz, justicia e instituciones sólidas (ODS 16)

Un tímido avance en este terreno lo encontramos en una caída en el número de homicidios, que descendió en un 5,2% entre 2015 y 2020.

Alianzas para lograr los objetivos (ODS 17)

Esta es una de las metas de la Agenda 2030 que mayores progresos está acreditando, y es que el frente común y la solidaridad se han visto reforzados a raíz de los últimos eventos globales. En este sentido, destaca el incremento de la ODA (Ayuda Oficial al Desarrollo), que alcanzó en 2021 un récord de 177.600 millones gracias, sobre todo, a las ayudas para la covid-19. También repunta la inversión extranjera, que llegó a situarse en 1,58 millones (es decir, un 64% más que en 2020), y las remesas, que alcanzaron los 605.000 millones (un 8,6% más que en el año anterior). 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.