Yuval Noah Harari y otros analistas nos ayudan a entender las crisis de hoy

Numerosos investigadores e intelectuales definen el mundo de hoy con sus palabras e ideas: el cambio climático, las crisis económicas, la polarización ideológica o la violencia no podrían abordarse sin sus imprescindibles conocimientos.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
26
Ago
2022
harari
Elizabeth Kolbert, Yuval Noah Harari y Juliette Kayyem, respectivamente.

Artículo

Muchos de nuestros invitados nos proveen de herramientas muy útiles para entender las crisis que caracterizan nuestro convulsionado mundo, desde la guerra hasta el cambio climático. Una de ellas es la ganadora del premio Pulitzer, Elizabeth Kolbert.

Esta periodista ha viajado desde California hasta Groenlandia documentando el impacto que hemos tenido los seres humanos en el planeta, y es que aunque sabemos que la crisis climática es la mayor amenaza a la que se enfrenta el mundo, a veces es difícil comprender la magnitud del daño que hemos causado al medio ambiente.

Por eso que le pedí a Kolbert que nos diera algunas cifras que ilustraran esta preocupante tendencia. 

«La humanidad ha transformado cerca de la mitad de la superficie libre de hielo del planeta. Lo hemos hecho a través de la agricultura, de la deforestación, de la minería, de la construcción de ciudades. Esa es una forma de ilustrar nuestro impacto sobre la Tierra. Y te daré otro ejemplo: hemos aumentado tanto la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera que un cambio de esa magnitud no ha ocurrido en muchos millones de años. Hoy día, la atmósfera es producto de fuerzas naturales, pero en parte también de fuerzas humanas. O consideremos esa gran fotografía tomada por un sumergible japonés en la que se aprecian bolsas plásticas en la Fosa de las Marianas. Es muy difícil ir a cualquier rincón del planeta, desde lo más lejano de la atmósfera hasta el fondo del océano, donde no se note el impacto de los humanos. Ahora bien, hemos provocado estos impactos inconscientemente. ¿Llegaremos a tener una naturaleza que sea modificada por los humanos de manera consciente? Yo creo que la respuesta a esa pregunta es cada vez más sí».

Afortunadamente ya hay una variedad de iniciativas en todo el mundo que buscan modificar y manipular la naturaleza para contrarrestar los efectos del calentamiento global. Por supuesto, para poder hacer frente a la emergencia climática y a muchas otras crisis que nos afectan hacen falta líderes capaces de tomar decisiones difíciles, pero muy necesarias. La experta en gestión de crisis, Juliette Kayyem, se ha dedicado a asesorar a empresarios, presidentes y líderes de todo tipo para enfrentarse a las grandes tragedias de la mejor manera posible. En una entrevista nos contó cuáles son los principales errores y puntos ciegos de los líderes a la hora de responder a las emergencias.

«No se si tiene que ver con optimismo, negligencia, arrogancia o una combinación de todas las anteriores, pero cuando la gente alcanza posiciones de liderazgo tiende a creer que lo peor no va a ocurrir o que, si llegase a ocurrir, será responsabilidad de otra persona. A menudo lidero ejercicios con gobernadores, alcaldes o jefes de empresa en los que les pido que diseñen un plan sobre cómo responderían ante un eventual desastre. Y te sorprendería el número de veces que estos líderes me dicen «bueno, es que no ocurriría de esa manera». Pero la realidad es que no sabemos cómo se va a desarrollar el desastre. Así que un tema muy importante es aceptar que el liderazgo también incluye liderar en momentos de crisis y que el peor de los escenarios sí puede ocurrir. El segundo aspecto que resaltaría es la comunicación. No puedo decirte cuántas veces creo que el miedo y el pánico se pudieron haber minimizado si la información adecuada se hubiese comunicado en el momento indicado, ofreciendo a las personas la sensación de que las cosas están bajo control. […] La gente que ha sido impactada por una crisis quiere que se les den cifras reales sobre lo que está pasando y les den esperanza. […] Eso es clave». 

Y aunque las crisis generan profunda inestabilidad e incertidumbre, otro de mis invitados nos aseguró que no todo es negativo. Se trata de Yuval Noah Harari, uno de los pensadores más brillantes e influyentes de nuestros tiempos, así como uno de los autores más vendidos del mundo. En su última aparición le pregunté si pensaba que el mundo se había vuelto ingobernable y si las condiciones para gobernar eran más difíciles actualmente. Su respuesta nos sorprendió.

«No creo que la política hoy sea más difícil que hace un siglo o que hace 500 años. Y no creo que sea malo que más grupos se hayan unido al debate político. […] Cuando permites que más personas participen no tiene por qué generarse una situación ingobernable. Hay que cambiar cómo funciona el sistema. La última vez que esto ocurrió fue en los años sesenta: en Estados Unidos teníamos el movimiento por los derechos civiles y por la equidad de las mujeres y de la comunidad LGTBI; parecía que había caos: la temperatura política estaba en alza, con asesinatos, disturbios y demás. Al mismo tiempo, en la Unión Soviética todo parecía completamente pacífico. Nadie hablaba contra el gobierno ni había desacuerdo alguno. 20 años más tarde es la Unión Soviética la que colapsa. A través de un proceso difícil, Estados Unidos descubrió cómo incluir a más personas en el sistema, cómo balancear más intereses y opiniones. Y el resultado fue una mejor democracia, un sistema que funciona para el beneficio de más personas. Así que sé que la situación parece ser caótica, pero el caos no es siempre algo malo. Del caos nacen nuevas cosas». 


Este contenido fue emitido en formato audiovisual por el programa de televisión ‘Efecto Naím‘, una producción de Naím Media y NTN24. Forma parte de un acuerdo de colaboración de este programa con la revista Ethic.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La zona silenciosa

Efecto Naím

A pesar de la hiperconexión que envuelve a Estados Unidos, todavía queda un lugar donde no existe la tecnología.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.