Internacional

996: El fin de una era

Trabajar desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche durante 6 días a la semana es una cultura laboral clásica en las tecnológicas chinas que lleva tiempo siendo denunciada por trabajadores y activistas, pero defendido a ultranza por algunos empresarios como Jack Ma, fundador de Alibaba. Sin embargo, este ritmo de trabajo inhumano podría estar acercándose a su ocaso tras una sentencia del Tribunal Supremo en el gigante asiático.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
05
Jul
2022

Mientras que buena parte del mundo Occidental pelea por instaurar la semana laboral de 4 días, la dinámica en una parte del extremo oriental es la de trabajar de 9 de la mañana a 9 de la noche, 6 días a la semana. Un enfoque que impera en el sector tecnológico de China y ante el cual es imposible conciliar vida personal y profesional y no sufrir ansiedad o estrés. En algunos casos, incluso puede llegar a conducir a la muerte.

La conocida como cultura laboral 996 es un brutal ritmo de trabajo que lleva tiempo siendo denunciado por trabajadores y activistas, pero que goza de poderosos defensores a ultranza. Uno de ellos es Jack Ma, fundador de Alibaba, la empresa de comercio electrónico más potente de China, quien opina que este horario «es una bendición con el que muchas empresas y empleados no cuentan». «Si cuando eres joven no trabajas 996, ¿cuándo lo harás?», preguntaba en un evento privado de su compañía. Quien quiera trabajar en su potente imperio tendrá que «estar dispuesto a hacer jornadas de 12 horas», tal y como declaraba.

Las afirmaciones del magnate causaron tal revuelo que, poco después, se vio obligado a rectificar: «A nadie le gusta que la empresa le fuerce a trabajar 996. No solo es inhumano, [sino que] tampoco es sostenible a largo plazo. Pero si tienes un trabajo que te entusiasma, no es un problema». No obstante, lo que no es visto por el dueño de Alibaba y otros gerifaltes tecnológicos chinos es considerado un verdadero obstáculo para los ciudadanos y trabajadores, incapaces de llevar una vida normal: sin apenas tiempo libre, algunos hasta duermen en la oficina y muchos terminan sufriendo algún tipo de dolencia o patología grave.

Alrededor de 23,3 millones de personas que trabajan más de 55 horas semanales sufren afecciones de corazón debido al estrés

Es un hecho avalado científicamente. Porque, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), trabajar más horas de las estipuladas (consideradas el número razonable con el que una persona logra lidiar) puede llegar a causar la muerte. Así se desprende de un documento publicado en 2021 en la revista científica Science Direct: destinar más de 55 horas semanales al trabajo ha acabado con la vida de más de 745.000 personas y alrededor de 23,3 millones sufren afecciones de corazón debido al estrés y la ansiedad, lo que reduce la calidad y esperanza de vida. El estudio también señala que el mayor número de defunciones se registró entre personas de 60 y 79 años, que habían sufrido las larguísimas jornadas laborales durante más de 20 años.

Ya en 2019, la plataforma GitHub (que comparte datos de programación) creó la página 996ICU, un foro donde se denuncian estas situaciones. ICU son las siglas en inglés para UCI, y el nombre hace alusión al hecho de que si uno trabaja 12 horas al día, 6 días a la semana tiene todas las probabilidades de acabar ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos. Jenny Jing Wang, profesora de Economía y Finanzas de la Universidad Wollongong (Australia), va más lejos y apunta que «la combinación de un capitalismo global sin restricciones y una cultura confuciana de jerarquía y obediencia han dado lugar a una forma de esclavitud moderna en China».

El Gobierno chino asegura que busca atajar la desigualdad creando más oportunidades para el ascenso social

Aunque no llegan a considerarlo una forma de explotación, también las autoridades han tomado cartas en el asunto. El año pasado el Tribunal Supremo Popular junto al Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social publicaron un documento en el que censuraban la cultura laboral 996. Según se desprende del texto oficial, los empleados tienen derecho a la remuneración correspondiente a su trabajo y a descanso y vacaciones con arreglo a la ley; una que estipula horarios laborales de 40 horas semanales, una recompensa económica en caso de sobrepasarse y, en cualquier caso, un límite de 36 horas extras al mes.

Esto llega en un momento en el que la República Popular de China está metiendo en vereda a muchas empresas tecnológicas. ¿El motivo? Fomentar un desarrollo tecnológico que haga crecer al país y no que se limite a entretener a sus ciudadanos. Son las consecuencias de la nueva etapa de desarrollo en que la presidente Xi Jinping ha metido de lleno a su país y con el principal objetivo del desarrollo de la nación, la autosuficiencia de la economía nacional y la prosperidad común.

Prosperidad que, a diferencia de la que anunciase Deng Xiaoping a finales de la década de los 70, se va a centrar en atajar la desigualdad creando más oportunidades para el ascenso social y redistribuyendo la riqueza de manera más equitativa. El trabajo duro y la innovación son las herramientas para enriquecerse. Dicho esto, entre la batería de medidas que se están aplicando, se incluye un mayor escrutinio a los grandes grupos empresariales privados con prácticas abusivas. La cultura 996 es una de ellas. Y parece que ha llegado a su fin.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.