Sociedad

Por qué no deberías tomarte tan en serio a ti mismo

Ser capaces de reírse de nosotros mismos no solo es recomendable, sino que también puede ser valioso para el bienestar psicológico: permite relativizar la propia importancia de nuestras situaciones.

Ilustración

Tyler Hewitt
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
30
Jun
2022
serio

Ilustración

Tyler Hewitt

Ya lo advertía Bob Dylan: «Little boy lost, he takes himself so seriously». No cabe duda de que la vida es, al final, una cuestión seria. Hay que pagar impuestos, facturas y la cesta de la compra, todos ellos temas de una burocracia del día a día que tienen poco de frívolos. La cuestión, sin embargo, se sitúa en otra parte: en dónde se sitúa el límite entre afrontar lo importante de la vida y el tomarse demasiado en serio a uno mismo. 

«Tomarnos en serio a nosotros mismos se puede considerar una característica de la personalidad conformada por dos trazos: la autocrítica y la autoexigencia», explica Eduardo Martínez Lamosa, psicólogo clínico y miembro de la Sección de Psicología y Salud del Colegio Oficial de Psicología de Galicia. Lamosa apunta, además, que el origen de estos rasgos viene «en parte desde que nacemos y, en parte, por las experiencias y expectativas vitales», ya que durante las primeras décadas de la vida, los «valores sociales, culturales y familiares» tienen un impacto en cómo se construye la personalidad y, por tanto, en esa idea de tomarnos en serio.

En cierto modo, la sociedad actual ha hecho de tener metas y alcanzarlas una especie de obsesión recurrente. Lo saben bien los millennials que, como explica Anne Helen Petersen en el libro No puedo más, se ha convertido en la generación quemada por culpa del choque entre esas elevadas expectativas y la mucho más deprimente realidad. No es difícil pensar en cómo esa obsesión con los éxitos –o la visión que tienen los demás sobre cómo somos y qué hemos logrado– afecta a la salud mental de la población, pertenezca al grupo demográfico al que pertenezca. Teniendo en cuenta que los últimos años han sido muy negativos en este área, cabe preguntarse si esta preocupación por la imagen propia solo logra empeorar las cosas. 

Los ‘millennials’ se han convertido en la generación quemada por culpa del choque entre unas elevadas expectativas y la deprimente realidad

Problemas como la ansiedad, el estrés o la sensación de fracaso se han convertido en plato de cada día. Los datos más recientes de Statista sobre el crecimiento de la ansiedad en España, publicados en el año 2021, ya apuntan a una escalada abrumadora, incluso siendo conscientes de que no tienen en cuenta los años de la pandemia. En 2011, el número de casos de ansiedad registrados en España era de casi un millón; en 2019, sin embargo, la cifra había escalado ya a casi los cuatro millones.

Sumar los efectos del contexto creado por la pandemia a estas cuentas dispara esas cifras. Las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca de la salud mental ya dejan claro que el coronavirus ha golpeado duramente a la psique colectiva. «La información que tenemos sobre el impacto de la covid-19 en la salud mental global es solo la punta del iceberg», reconocía hace unas semanas Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la organización, quien insistía en que esto debería de servir como una llamada de atención para que los países le destinen más recursos. Según las cuentas que ahora publica el organismo, la prevalencia de la ansiedad y la depresión subió durante el primer año de pandemia en un 25%.  

Eduardo Martínez Lamosa recuerda que tanto la autocrítica como la autoexigencia «pueden ser «herramientas» muy útiles tanto a nivel personal como académico o laboral», pero se pueden convertir también en un problema cuando «actúan de forma rígida y estereotipada o cuando nos tomamos demasiado en serio y en cualquier ámbito». 

Reírse de nosotros mismos 

¿Existe un antídoto ante este exceso? La clave, según sugieren algunos expertos, quizás reside en aprender a reírse de uno mismo. Un estudio realizado hace años por investigadores del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada concluyó que este tipo de humor tenía un impacto positivo en la salud mental. «En concreto, hemos observado que una mayor tendencia a emplear este estilo de humor es indicativa de altas puntuaciones en dimensiones del bienestar psicológico tales como la felicidad y, en menor medida, la sociabilidad», explicaba entonces uno de los autores de este trabajo, Jorge Torres Marín. 

Encontrar humor en el día a día y en lo vivido –en vez de verlo siempre desde un punto de vista serio y exigente– podría ayudar no solo a ser más felices, sino también a estar más satisfechos; incluso podría ayudar a aumentar la esperanza de vida. En resumidas cuentas: reírnos de nosotros mismos podría ayudarnos a vivir mejor. 

Ser más flexible puede resultar beneficioso, concede el experto del Colegio Oficial de Psicólogos de Galicia, aunque también recuerda que no se puede pasar de un extremo a otro, porque eso también crearía fricción. «Adaptarnos a cada momento y a cada lugar beneficia a nuestra salud mental», recuerda.

Además, ser capaces de relativizar sirve para navegar un contexto en el que esa autoexigencia constante lleva a no llegar nunca a la meta. Como recuerda en el epílogo con el que cierra En defensa de la infelicidad, «la felicidad definitiva nunca llega», porque los seres humanos «estamos programados para estar insatisfechos» y siempre se esperará algo más. El crecimiento económico durante las últimas décadas no ha conseguido que la sociedad se sienta mejor, sino que ha ido creando contextos en los que ocurre todo lo contrario. «El capitalismo no está siendo capaz de remediar los grandes trastornos de nuestro tiempo», escribe Cencerrado, autor del ensayo. Algunos datos quizás sean capaces de arrojar algo de luz sobre esta clase de problemas: el 18.3% de los trabajadores no tiene, de hecho, tiempo para ver a sus familias. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La obligación de ser feliz

Byung-Chul Han

Anular el dolor a toda costa puede desembocar en una 'sociedad paliativa' inmunizada frente a cualquier crítica.

La tiranía de la felicidad

Carlos Javier González Serrano

El fenómeno de la autoayuda, aún en auge, oculta numerosas y contraproducentes dictaduras afectivas.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.