Medio Ambiente

POWERED BY

Rumbo al liderazgo climático de la industria digital

Todo lo que se genera en internet tiene, en mayor o menor medida, un impacto ecológico. Está en manos de las empresas tecnológicas apostar por un modelo neutro en carbono que no solo ayude a combatir el cambio climático, sino que abra un mundo de nuevas oportunidades comerciales.

Artículo

Ilustración

Carla Lucena, Valeria Cafagna
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
22
Jun
2021
industria digital

Artículo

Ilustración

Carla Lucena, Valeria Cafagna

En apenas un minuto pueden suceder muchas cosas. Concretamente, en 2020, cada 60 segundos se enviaron 41,6 millones de ‘wasaps’, se visualizaron el equivalente a 404.444 horas en Netflix, más de 208.000 personas participaron en reuniones a través de Zoom, se crearon más de 347.000 historias de Instagram y partieron 6.659 envíos de Amazon. Internet nunca duerme, y estas vertiginosas cifras, recogidas por la plataforma Visual Capitalist, nos recuerdan que el ecosistema digital no deja de crecer, transformando así nuestra manera de relacionarnos con el entorno.

Sin embargo, a medida que el mundo se desarrolla cada vez más rápido alrededor de las nuevas tecnologías, el impacto ecológico de la industria digital es también mayor. A día de hoy, la huella de carbono de la industria TIC representa cerca del 2% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Y, de seguir con los ritmos actuales de generación de datos, se espera que se alcance el 14% de las emisiones mundiales en 2040, según un estudio publicado por el Journal of Cleaner Production.

Ante estas previsiones, que las empresas del sector digital adopten medidas más sostenibles que las lleven a reducir a cero su huella de carbono se torna esencial. Y no solo porque contribuirán a luchar contra el cambio climático: «Si la industria TIC toma el camino del liderazgo climático, las empresas serán más resilientes, competitivas y abrirán nuevas oportunidades de crecimiento en la oferta de servicios y en la reputación de las marcas», sostiene Mauro Accurso, gerente de Desarrollo de Negocio para la Península Ibérica de South Pole, compañía dedicada a proveer de soluciones climáticas corporativas.

La industria TIC podría llegar a representar el 14% de las emisiones mundiales en 2040

No obstante, alcanzar el liderazgo climático no es cosa de un único día. Según South Pole, hay cinco pasos necesarios que toda compañía debe seguir para emprender el camino hacia una realidad baja en carbono. En primer lugar, es preciso medir la huella ecológica, identificar de dónde provienen las emisiones de CO2 y los riesgos que implica el cambio climático para la empresa.

Solo identificando su origen, se puede establecer una estrategia clara para reducir emisiones y proponer métricas realistas para pasar al tercer paso: la entrada en acción. O, dicho de otro modo: reducir la huella de carbono. Y este objetivo, según sostienen desde South Pole, puede alcanzarse a través del aumento de la eficiencia energética de las redes y los centros de datos (data centers), de la apuesta por las fuentes de energía renovable y la selección de proveedores y cadenas de suministro descarbonizadas.

Todos estos pasos son esenciales para transitar hacia una industria digital menos contaminante, pero hay emisiones que no pueden evitarse. Por eso, para compensar la huella ecológica que no se ha podido reducir, la compañía propone como cuarto paso financiar la acción climática a través de bonos de carbono e inversiones en fondos con impacto positivo. Existen para ello herramientas como el Climate Neutral Checkout, desarrollado por South Pole, que permite a las plataformas de e-commerce calcular las emisiones de los productos de su catálogo y de los envíos, y ofrece a los clientes la posibilidad de compensar su huella de carbono. Y eso no es todo: como dice el lema, «lo que no se comunica no existe». De ahí que el último paso esencial para las empresas sea el de comunicar al mercado, clientes y consumido- res, sus acciones, avances y objetivos en materia de sostenibilidad.

«La transformación digital avanza de forma imparable, por lo que es esencial que las empresas del sector ejecuten una estrategia climática efectiva que ayude a frenar el cambio climático y minimice las consecuencias socioeconómicas, sin que ello implique dejar de tener un sentido comercial», señala Accurso. Y es que la economía del siglo XXI será indudablemente digital. Pero solo será próspera si es también baja en carbono.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La empresa humana

Ignacio Cayetano

La revolución tecnológica provoca sentimientos encontrados: de la fascinación al pavor.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.