Derechos Humanos

¿Qué necesitamos para acabar con el sinhogarismo en España?

La Agenda 2030 y la coordinación entre administraciones son clave para acabar con una lacra que afecta a más de 33.000 personas en nuestro país.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
28
Oct
2020
sinhogarismo

Artículo

Durante este mes del Octubre Urbano venimos insistiendo en un objetivo: que en 2030 ninguna persona debe estar viviendo en la calle. Una clara alusión a que la causa del sinhogarismo tiene una vinculación directa con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Algo que no decimos solo nosotros, sino que pone de manifiesto el Informe de Progreso de la Agenda 2030 elaborado este año por el Gobierno de España. Insistimos siempre en que el sinhogarismo es una vulneración de derechos, no solo del de a la vivienda, sino también a la salud, al empleo, a la seguridad y a formar parte de una comunidad. Ser capaces de vincular el sinhogarismo y la Agenda 2030 nos ayuda a ilustrar la conexión entre todas esas vulneraciones de derechos y la necesaria integralidad a la hora de abordar un futuro sostenible para todas las personas, también para las que se han visto forzadas a vivir en la calle sin todas las coberturas que ofrece un hogar.

Pero la Agenda 2030 no solo da a las organizaciones del tercer sector un buen contexto para abordar el sinhogarismo y construir nuestro discurso de incidencia política y de movilización social. También ofrece un marco a las administraciones públicas, de todos los niveles, para coordinar sus actuaciones y lograr el cumplimiento de la agenda y sus objetivos. Esto, para una causa como el sinhogarismo, es fundamental.

«Necesitamos que los departamentos de vivienda y servicios sociales trabajen de manera conjunta»

En primer lugar, hay que señalar que el sinhogarismo es un problema fundamentalmente de vivienda, pero junto a esta deben venir todos los apoyos de diversa índole que las personas puedan necesitar, ya sea por situaciones anteriores a haber perdido su hogar o también por las consecuencias derivadas de haber vivido en la calle. Esto hace necesario que, para abordar el sinhogarismo con una perspectiva de solución y no solamente de gestión, necesitemos que los departamentos de vivienda y servicios sociales se coordinen entre sí y trabajen de manera conjunta en estrategias orientadas a solucionarlo.

En segundo lugar, nos toca hablar de las competencias de las administraciones que se encuentran repartidas por todos los niveles, desde el europeo –donde existe la oportunidad de movilizar importantísimos fondos que serían fundamentales para solucionar el problema– pasando por el estatal –que tiene la función de coordinación de las políticas–, el autonómico –formalmente, con la mayor parte de las competencias de vivienda y servicios sociales en su haber–, hasta llegar al local. Esta última es, al final de día, la administración a la que acudimos todas las personas en primera instancia cuando necesitamos ayuda. Por tanto, la coordinación entre administraciones es fundamental.

Desde HOGAR SÍ, junto con otra organización con la que trabajamos en alianza, la Asociación Provivienda, –y con financiación procedente de los fondos del 0,7% del IRPF–, llevamos años impulsando esta cooperación multiactor entre los departamentos de vivienda y servicios sociales y también entre los distintos niveles de la administración, incluyendo también a otras entidades del sector. No obstante, el marco de alianzas amplias que propone la Agenda 2030 y el ODS 17 debe permitir dar un salto cualitativo y cuantitativo en esa coordinación y trabajo conjunto. Así, seremos capaces de incluir a muchos más actores, tanto públicos como privados, que también tienen importantes aportaciones que hacer a la solución del sinhogarismo y sus consecuencias. De esta manera, lograremos construir un modelo de liderazgo compartido y de gobernanza que haga realidad eso de que en una década ninguna persona viva a la intemperie.


Gonzalo Caro, responsable de incidencia política de HOGAR SÍ.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más lejos que nunca

Alex Pàmies

El cierre de fronteras y auge del populismo son las nuevas amenazas globales para la población migrante.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.