Opinión

Fascismo: una advertencia

Madeleine Albright fue embajadora en Naciones Unidas y la primera mujer en convertirse en secretaria de Estado de EE.UU. En su aclamado libro ‘Fascismo. Una advertencia’ (Paidós), recurre a experiencias de la infancia en una Europa devastada por la guerra y a su dilatada carrera para poner al siglo XXI frente al espejo y recordarle los trágicos errores del pasado.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
31
Ene
2019
fascismo

A la gente le gustan las películas en las que el protagonista es un héroe que busca justicia, y la razón es muy sencilla. En estos filmes, un ciudadano respetuoso con la legalidad es herido de algún modo –asesinan a su amante, secuestran a su hija, sufre una violación que la justicia no persigue– y la policía no puede brindarle ninguna solución. Por eso nos identificamos con agentes vengadores como los que encarnan en la pantalla Liam Neeson, Bruce Lee, Jodie Foster o Batman cuando dan rienda suelta a su furia y salen en busca de su objetivo, que saben no será nunca procesado. Cuando acaban con el villano, todos lo disfrutamos. Es un tipo de reacción que está en nuestra naturaleza, o al menos en una parte de ella.

«Incluso los que llegan a la vida política con las mejores intenciones pueden acabar sucumbiendo a los abusos de poder»

En las naciones, no es necesario que la ira personal esté tan arraigada para que se despierte el deseo de soluciones inmediatas. Mussolini y Hitler explotaron la angustia vital de sus ciudadanos tras la matanza de la Primera Guerra Mundial. Kim Il-sung se presentaba como el guardián y guía en un país traumatizado por cuarenta años de lucha. Miloševic y Putin se aprovecharon de la furia nacionalista tras la Guerra Fría. Chávez y Erdogan llegaron al poder en medio de una crisis política y económica que estaba dejando a la clase media sin su sustento financiero y condenándola a la pobreza. Orbán y sus compañeros de viaje de la derecha europea prometieron a sus votantes protegerlos de la diversidad religiosa, cultural y racial que golpeaba sus conciencias. Muchísimo tiempo antes, los antiguos israelitas se hallaban rodeados de sus enemigos y para hacerles frente suplicaron al profeta Samuel que les diese un rey: «Así seremos como las otras naciones, con un rey que nos gobierne y que marche al frente de nosotros cuando vayamos a la guerra». El profeta les dijo que debían pensárselo bien, porque el monarca haría luchar a sus hijos, pondría a sus hijas a su servicio y se quedaría con sus viñas, campos, ovejas y sirvientes para satisfacer sus propias necesidades. Como seguían diciendo que sí, que pese a todo eso querían tener un rey, el profeta se lo concedió. Cien años después, su reino estaba dividido y caminaba hacia la destrucción.

[…] El poder, como es sabido, crea adicción y, con el tiempo, conlleva abusos. Incluso los que llegan a la vida política con las mejores intenciones pueden acabar sucumbiendo a esa tentación. Por eso sería muy conveniente que prestáramos atención antes que nada a ciertas tendencias que no son en absoluto recomendables, por ejemplo, cuando pedimos soluciones fáciles para los grandes problemas a los que se enfrenta nuestro país y que son cualquier cosa menos sencillos. Recordemos cómo explicaba Hitler en 1936 su propia popularidad: «Yo le diré cuál ha sido la fuerza que me ha elevado a la posición que ocupo. Nuestros problemas políticos parecían complicados; el pueblo alemán no podía hacerles frente. […] Yo, por mi parte, […] los reduje a términos más sencillos. Y las masas se dieron cuenta y me siguieron».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La batalla por la paz

Juan Manuel Santos

No hay un manual de instrucciones para hacer la paz. Cada caso es único y se aprende sobre la marcha.

Dicen que estamos satisfechos

Juan José Almagro

Según el INE, en España, el grado medio de satisfacción global con la vida fue de 7,3 puntos sobre 10 en el año 2018.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME