Cambio Climático

Por qué Europa debería liderar la lucha contra el cambio climático

Jeffrey Sachs, Cristina Gallach y Laurence Tubiana debaten en el Ministerio para Transición Ecológica sobre el papel de Europa en la lucha contra el cambio climático.

Artículo

Luis Meyer

Foto

Enrique López Garre
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
18
Ene
2019
cambio climático

«Europa tiene las mejores universidades del mundo, las más antiguas, las más sabias, como la de Salamanca o la de París. Deberían juntarse sus rectores, sus catedráticos, sus alumnos. Y encabezar la lucha contra el cambio climático». Así de tajante se mostraba ayer el asesor de la ONU para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Jeffrey Sachs: «Es el momento de Europa».

El economista estadounidense intervino ayer en las jornadas Cambio climático y la transición ecológica justa, organizadas por el Ministerio para la Transición Ecológica en la Universidad Autónoma de Madrid. «Ha llegado la hora de cambiar de manos el liderazgo. Nos enfrentamos al mayor reto de la historia de la humanidad. El Estados Unidos de Donald Trump, y la Rusia de Putin, tienen visiones imperialistas. Y ya no es momento de imperios. Sino de unir fuerzas, entre todos, para salvar el planeta».

Laurence Tubiana, embajadora internacional para las negociaciones del Acuerdo de París, opinaba en la misma línea: «Desde que se firmó el Acuerdo, ha habido altos y bajos en el contexto mundial que han dejado las políticas medioambientales en la segunda fila de nuestras prioridades, como la crisis de Siria, o la intención de Estados Unidos de abandonar el Acuerdo, por ejemplo. También el Brexit, y la falta de consensos en Europa. Es el momento de que nuestro continente recupere su sentido comunitario, de unirnos, porque somos nosotros los que tenemos las herramientas para erradicar la pobreza y evitar que la temperatura del planeta suba hasta extremos inasumibles este siglo».

Imagen del Twitter de Pacto Mundial

La alta comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, consideró que lo importante es «coger una velocidad de crucero para cumplir muchas obligaciones, y que la opinión pública fiscalice las acciones, o la inacción, de las instituciones en este sentido». Y añadió: «En el caso español trabajamos con una determinación única. La de los ODS es una agenda muy compleja, por más que la llenemos de colores, gráficos y círculos muy atractivos. Vivimos en momento más complejo de la historia de la humanidad. La explicación de esta complejidad requiere método y tiempo. Y explicárselo bien a la ciudadanía, porque esta es una responsabilidad de todos. Cuando la ciudadanía entiende los retos que tenemos por delante, y que de ello depende el mundo que dejamos a nuestros hijos, la agenda abraza, enamora».

En cuanto a la forma de comunicar, Tubiana opinó que su país, Francia, no lo está haciendo bien: «Emmanuel Macron quiere liderar la lucha contra el cambio climático. Pero a golpes. La prohibición de los diésel es un ejemplo. Quienes salieron a la calle con chalecos amarillos también quieren combatir el calentamiento global. Pero no entienden que, como clase media, deban sufrir medidas tan abruptas, cuando lo primero que hizo Macron al llegar a la presidencia fue liberar de cargas fiscales a las clases más altas».

En este sentido, Sachs y Gallach creen que el actual Gobierno de España lo está apostando fuerte. «El 80% de las políticas y normas aprobadas desde junio siguen la agenda de los ODS. Y de una forma transversal, en todos los ministerios», opinó la comisionada. «La apuesta de España por las energías renovables es fundamental. Aquí hay más sol que en cualquier otra parte de Europa. Tenéis más fotones que en Alemania. Deberíais liderar claramente la transición a una economía descarbonizada, y ayudar al resto de países, vendiéndoles esa energía».

«El nacionalismo es la gran lacra de este siglo. ¿Cómo se puede pretender acabar con algo tan grande como el calentamiento global con acciones individuales?», subrayó el economista. «Es la hora de que Europa se una más que nunca, porque tiene la tecnología y el talento para salvar al planeta. Ahora es China la que está liderando la lucha contra el calentamiento global. Por ejemplo, con el coche eléctrico. Europa fabrica los mejores coches del mundo desde hace un siglo, pero está perdiendo la batalla del eléctrico, por su reticencia a abandonar definitivamente los motores de combustión, que ya son cosa del pasado».

La comisionada habló de los retos de Europa ante la asunción del timón en esta carrera medioambiental: «Hacen falta líderes, políticos, empresariales y sociales, capaces de convencer a las personas. Porque la agenda global se aplica de arriba abajo. El Gobierno va por esa senda: ha tomado los ODS como marco fundamental de Estado, con acciones ministeriales dirigidas a cumplir la única agenda posible. Hablamos de subsistencia».

Jeffrey Sachs despidió la ponencia con una advertencia: «Los Acuerdos de París y los ODS marcan unos objetivos muy claros. El error es que no se han establecido los pasos a seguir, las herramientas y las obligaciones para lograrlos. Hay que pasar del compromiso teórico al compromiso real».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME