Cambio Climático

El nivel del mar podría aumentar hasta un metro para 2100

Las investigaciones de Anny Cazenave, John Church y Jonathan Gregory han permitido cuantificar la subida del nivel medio del mar: tres milímetros por año.

Artículo

Luis Meyer

Foto

Roland Mey
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
09
Ene
2019
nivel del mar

«Me siento frustrado». Así de tajante se ha manifestado John Alexander Church, catedrático en el Centro de Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Nueva Gales del Sur. El eminente científico y activista australiano no se refería a sus investigaciones, una ayuda inestimable para determinar con precisión quirúrgica el aumento del nivel del mar por el efecto de los gases de efecto invernadero, sino a la tibia reacción de los políticos, quienes tienen el poder de decisión, de cambiar las cosas, como se demostró en la última COP24. Su conclusión: el nivel medio del mar está aumentando tres milímetros por año, y se espera que, en las próximas décadas, el ritmo se acelere. Tanto que, para 2100, aumentaría entre 0,3 y un metro.

«Nuestro papel no es dar la batalla a los poderes públicos, sino informar con la mayor exactitud posible de las consecuencias del calentamiento global. Lo que hará que los políticos reaccionen no serán nuestros datos, sino el impacto real, que ya está sucediendo», ha intervenido Anny Cazenave, doctora en Geofísica por la Universidad de Toulouse y miembro de la Academia de Ciencias de Francia, y de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. La prestigiosa científica gala se refiere a los 100 millones de habitantes que ya se ven afectados por las consecuencias del aumento del nivel de mar, ya sea en forma de virulentas inundaciones o por pérdida de territorio, algo que se va a agudizar en este siglo: el 25% de la población mundial vive en zonas costeras.

100 millones de personas se pueden ver afectadas por el aumento del nivel del mar

«El incremento es un tema complejo con muchos matices, si bien sus dos principales orígenes son el aumento de la temperatura de los océanos y la desaparición de las capas glaciares. Y desde los años setenta, está científicamente demostrado que, a las causas naturales, se ha unido la acción humana, que está acelerando el proceso», ha opinado Jonathan Gregory, catedrático del Departamento de Meteorología y científico sénior del Centro Nacional de Ciencia Atmosférica de la Universidad de Reading (Reino Unido). «Hablar de certidumbres es prematuro, pero sí que hay una cosa indudable: el nivel del mar aumenta, y lo hará cada vez más. Eso ya no podemos evitarlo. Lo que está en nuestra mano es cuánto lo hará».

John Church

Los tres investigadores han recibido el prestigioso galardón, posiblemente el más importante del mundo en la contribución a la lucha contra el cambio climático, por su actividad conjunta. El nivel del mar ha aumentado 100 metros en los últimos 50.000 años, pero ellos han sido capaces de detectar en qué medida, y sus causas, en un periodo ínfimo en comparación, de apenas un siglo. Los tres científicos también han sido premiados por la Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cambio Climático.

Para llegar a estas conclusiones han sido clave las observaciones de los satélites, iniciadas en los años noventa y que, gracias a su perspectiva global, planetaria, por primera vez permitieron poner orden en los confusos registros de mareas que llevaban décadas realizándose en puertos y zonas de costa. Anny Cazenave, experta en geofísica, es pionera en la interpretación de estas mediciones, llevadas a cabo por primera vez con el satélite francoestadounidense TOPEX/Poseidon. Su trabajo resolvió errores en estimaciones anteriores y proporcionó el primer conjunto de datos preciso y fiable sobre el nivel del mar a escala global.

Como ella misma explica, «las observaciones desde el espacio han tenido un papel fundamental; antes de la era de los satélites y los datos de altimetría que comenzó a principios de los años 90, la única información que teníamos sobre el aumento del nivel del mar provenía de unos aparatos instalados en puertos, que no nos decían nada sobre el océano abierto, y por lo tanto se sabía muy poco sobre este fenómeno».

Anny Cazenave

Church y Cazenave lograron reconciliar los nuevos datos de satélite con los registros locales de que se disponía, y consiguieron así construir un registro fiable de la evolución del nivel del mar en época reciente. Para ampliar ese registro al pasado, y también para hacer proyecciones de futuro, resultaron fundamentales los modelos numéricos desarrollados por Gregory. Este investigador británico es experto en determinar el grado de sensibilidad del sistema climático a los distintos agentes, ya sea el aumento de concentración de CO2 atmosférico o el ritmo de deshielo. Su trabajo ha permitido integrar todas las variables y ajustar los datos disponibles de manera que sea factible predecir, de manera fiable y conociendo el grado de incertidumbre, la evolución futura del sistema. «Mi contribución ha sido combinar modelos que incluyen todas las variables que influyen sobre los cambios en el nivel del mar, para mejorar nuestra comprensión del pasado y así poder realizar proyecciones hacia el futuro», ha explicado Gregory.

Jonathan Gregory

Hoy se dispone de un registro temporal sólido del nivel del mar entre el final del siglo XVIII y el siglo XXI, y en los relativamente pocos años que transcurren entre los informes del IPCC la incertidumbre de las predicciones ha disminuido sensiblemente. «Nuestra confianza ha mejorado porque entendemos mejor el pasado; ahora podemos explicar cómo y por qué ha cambiado el nivel del mar a lo largo de los últimos 150 años, y la comprensión del pasado nos da confianza para predecir el futuro», ha concluido Gregory.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El #10YearsChallenge del planeta

Guadalupe Bécares

El primer reto viral en las redes sociales de 2019 se convierte en una reivindicación contra el cambio climático.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME