Siglo XXI

España rinde cuentas ante la ONU: ¿cumplimos con los ODS?

Josep Borrell, Teresa Ribera y Cristina Gallach viajan a Nueva York para evaluar los logros de España en materia de desarrollo sostenible ante la ONU. La conclusión: queda mucho camino por delante.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
19
Jul
2018

Como el alumno aplicado que le pide al profesor que corrija sus deberes, España se ha presentado voluntaria ante Naciones Unidas para evaluar el grado de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Tras el análisis llevado a cabo por el Foro Político de Alto Nivel, el mensaje es claro: aunque se valora el compromiso, aún quedan muchas tareas pendientes y muchos aspectos en los que mejorar.

Hace apenas unas semanas, el Gobierno presentaba el Plan de Acción para la Implementación de la Agenda 2030, un documento que resume el punto en el que se encuentra España en cuanto al cumplimiento de los ODS, fijados por la ONU en el año 2015. Nada más desembarcar en el Ejecutivo, además de modificar y concluir este plan, Pedro Sánchez creó un Alto Comisionado para la Agenda 2030, dirigido por Cristina Gallach y dependiente directamente de Presidencia, para encargarse de cumplir los compromisos nacionales en materia de desarrollo sostenible. Ella, junto al ministro de Exteriores, Josep Borrell, y la de Transición Ecológica, Teresa Ribera, han sido los encargados de viajar a Nueva York para rendir cuentas sobre lo que ya se ha hecho y contar lo que se hará en los próximos años.

Josep Borrell destacó los logros en Sanidad y Educación, pero habló de la desigualdad como uno de los principales problemas de España

La conclusión es clara: el camino es muy largo y aún falta un largo trecho por recorrer. La desigualdad social, la pobreza –el 26,6% de la población, 12 millones de personas, se encuentran en riesgo de exclusión social–, la violencia de género o los problemas medioambientales y de acceso y gestión del agua son algunas de las bestias a las que España tiene que hacer frente de inmediato. Aunque en su intervención destacó los logros alcanzados en materia sanitaria y educativa, Borrell ha reconocido que, después de la crisis económica, se ha producido un aumento en la brecha de desigualdad social que «el sistema no ha ido corrigiendo».

Sabemos los problemas pero, ¿cómo atajarlos? La presencia de un mayor número de mujeres que de hombres en el Ejecutivo, la creación de instituciones encargadas de materializar el compromiso de España con los ODS o la acogida de los refugiados del Aquarius son algunos de los ejemplos citados por Borrell para hablar de cuáles son los pasos que se han dado en los primeros meses de mandato. También sirven para hacerse a la idea de qué se puede esperar próximamente. Cumplir las 169 metas y 232 indicadores que se deben alcanzar antes de 2030 requerirá de nuevas leyes y medidas concretas que, según la intención manifestada por el Gobierno, serán recogidas dentro de una Estrategia Española de Desarrollo Sostenible que estará lista el próximo año y afectará de forma transversal a todas las instituciones, políticas y grupos de interés. Hasta entonces, España tendrá que seguir estudiando y haciendo los deberes para que el examen final de 2030 no le deje en blanco.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Por un nuevo pacto digital

El desafío más urgente de la digitalización es proteger la igualdad de acceso y garantizar los derechos de todos.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME