Innovación

¿Nada dura como antes? Pregúntaselo a esta secadora de 1969

Se llama Miele, nació en 1969 y se niega a claudicar. Esta secadora que Mercedes Sáiz atesora desde hace casi medio siglo es la prueba del algodón de la obsolescencia programada.

Artículo

Marta H. Vázquez
¿QUIÉRES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 25 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
04
May
2017
secadora-1969-obsolescencia-programada

Vivimos en la era de Snapchat, del consumo preferente y de la jubilación anticipada. Somos hijos de la fugacidad sobrevenida. Hemos convertido el concepto de permanencia en un anacronismo. Sin embargo, en esta dictadura de lo efímero aún asoman voces de rebeldía, como la protagonista de esta historia. Se llama Miele, nació en 1969 y se niega a claudicar de esta vida.

Pensarán que Miele no es tan mayor. No les falta razón. Solo tiene 48 años. Pero, teniendo en cuenta que sus herederas tienen una media de vida de menos de 13 años, Miele ya podría llamarse Matusalén.

Han adivinado. Miele es una marca alemana y el apodo con que hemos bautizado a una de las secadoras más antiguas de España. Fue en 1969 cuando Juan Arroyo, técnico de electrodomésticos, decidió comprar como regalo para su entonces novia, Mercedes Sáiz, esta caja metálica, brillante y misteriosa para cualquier vecino del barrio del Zapillo, en Almería.

Según narra La Voz de Almería, el periódico que ha desempolvado este entrañable relato, Juan acudió a Madrid a hacer un cursillo preparatorio, y en uno de esos escaparates que captaban la atención de los viandantes de la Gran Vía madrileña, la vio. Quiso agenciarse de esa máquina todopoderosa, toda una innovación en la España de la época.

Mercedes Sáiz y su nuera, junto a la secadora | La Voz de Almería

Después de medio siglo agitando su tambor, la vieja secadora de la señora Mercedes no ha sufrido ningún episodio desafortunado. «Nunca se ha roto, el único incidente que ha sufrido es que se despegó el cierre pero mi marido que es un manitas le puso un pestillo nuevo», cuenta la mujer a La Voz de Almería.

No es la única reliquia que atesora. También conserva un microondas que adquirió en 1979, cuando los hosteleros eran los únicos privilegiados que adquirían semejantes aparatos, que testimonian que la obsolescencia programada no es una ocurrencia de los ecologistas, sino una realidad que hemos asumido como inevitable.

Miele ha ganado uno de los galardones del concurso nacional MieleDuraMas que ha localizado por toda España electrodomésticos vintages aún en servicio. A la almeriense solo le ha ganado otra secadora que ha sido localizada en Valencia del año 1967.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME