Cultura

La cultura se cocina a fuego lento

El histórico edificio Veles e Vents reabre sus puertas en Valencia con el objetivo de dignificar la profesión de la hostelería a través de la formación y acercar la cultura a todos los sectores de la población.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
junio
2016

Una arrocería, una microcervería, la alta cocina de Jorge de Andrés y un amplio programa cultural en el que tendrán cabida diversas disciplinas como la escultura, la fotografía y la música, entre otras, protagonizarán el nuevo Veles e Vents de Valencia.

Huérfana a los trece años, Loles Salvador fue declarada mayor de edad y obligada a buscarse el sustento a principios de un siglo que daba la espalda a las mujeres. 80 años y mucho trabajo después, es la matricarca de una familia de cocineros de prestigio que demuestran el valor de combinar innovación y sostenibilidad. Sus hijos, Javier y Jorge de Andrés, dirigen las cocinas del nuevo espacio cultural, gastronómico y formativo de la ciudad de Valencia.

El edificio de Veles e Vents​, en desuso desde que acogió la Copa América en 2006, pertenece a la Marina Real, impulsora del nuevo proyecto junto a Heineken España y el Grupo La Sucursal, propiedad de la familia De Andrés Salvador. Uno de los pilares del nuevo centro es el concepto de ‘kilómetro 0’, que representa la sostenibilidad gastronómica, ​pues aboga por los productos libres de transgénicos y locales, reduciendo las emisiones de CO2 derivadas del transporte, a la vez que impulsa la economía local.

Siguiendo estos valores, el restaurante mediterráneo La Marítima del renovado Veles cuenta en su carta con materias primas de temporada, como productos del mar suministrados por los pescadores valencianos y verduras de huertas locales. Un concepto igualmente presente en la microcervecería Malabar, cuyo producto llega directamente desde la fábrica de Heineken en la cercana Quart de Poblet.

También bajo esta premisa trabaja el otro restaurante del edificio, La Sucursal, perteneciente al grupo empresarial del mismo nombre. El espacio de alta cocina funciona con la supervisión del chef Jorge de Andrés, al mismo tiempo coordinador de la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo, ahora con sede en el Veles y que, junto a la Universitat de València, ha creado el primer grado en Ciencias Gastronómicas impartido en una universidad pública en España.​ Las tres entidades (La Sucursal, la Fundación y la Universitat), han apostado por la colaboración público­-privada con el objetivo de dignificar la profesión de la hostelería a través de la formación.​

La casa del arte

La gastronomía no es el único componente cultural de este espacio: la planta baja acoge Amstel Art, donde conviven artes plásticas, escénicas y culturales.​ Las muestras inaugurales que ya se pueden visitar corren a cargo del escultor valenciano de proyección internacional Miquel Navarro, creador de la serie Figuras para la batalla, y Jorge Muñoz. Este fotógrafo local, residente en Valencia, es autor de El Clot (El Agujero), un proyecto de fotografía artística documental que narra la historia del edificio del mismo nombre en el antiguo barrio de El Cabanyal.

Al igual que la fotografía y la escultura, que serán representadas por distintos autores nacionales e internacionales, las artes escénicas cobran relevancia a través de conciertos, teatro, danza y exposiciones. ​Entre otras actividades, Veles e Vents será una de las sedes del Circuito Bucles de Danza Contemporánea y este verano acogerá el ciclo de concierto en directo Jueves de Veles ­- Dijuos a Veles.

El apoyo a la creatividad y a los nuevos talentos emergentes constituye un vehículo fundamental para la generación de riqueza y para el desarrollo de la sociedad. Así defiende Pablo Mazo, director regional de Relaciones Institucionales de Heineken España: «Nuestra vocación con el proyecto es la de abrir este espacio icónico a la ciudad de Valencia y a la Comunidad, una región con la que mantenemos una estrecha vinculación desde hace más de 75 años. Queremos que Veles e Vents sea un nuevo punto de encuentro que contribuya a revitalizar la zona de la Marina Real y a generar riqueza económica, social y cultural para la Comunidad».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME