Innovación

Emprendimientos para el cambio social

Educación, tecnología, industria textil, derechos humanos… Los emprendedores sociales son actores clave en el desarrollo social. Ashoka incorpora a su red a cuatro referentes españoles en innovación social.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
01
Jun
2016

Artículo

Ethic

Carmen Pellicer se ha propuesto cambiar el sistema educativo y para ello identifica y empodera a profesores que puedan asegurar una transformación de sus escuelas.A través de la Fundación Trilema, en los últimos cinco años ha trabajado con 50.000 profesores y se ha convertido en uno de los negociadores que el Gobierno sienta en la mesa para la necesaria reforma de la educación en España.

Es una de las cuatro emprendedores sociales que se han unido a la red Ashoka, con más de 3.300 miembros en 90 países, 32 de ellos en España. La entidad lleva más de 30 años desarrollando una labor de búsqueda e identificación de estas personas con gran capacidad de transformación social. Una vez seleccionados, los emprendedores reciben una beca económica durante tres años, en caso de necesidad, así como apoyo estratégico para impulsar y maximizar el alcance de su impacto.

Los nuevos emprendedores se han presentado en un acto celebrado en El Matadero de Madrid, organizado en colaboración con Grupo Vips. «A la hora de seleccionar a un emprendedor social medimos no solo el impacto que genera directamente en sus beneficiarios, sino también cómo el emprendedor social está atacando las causas del problema y contribuyendo a que deje de existir, o sea resuelto de una nueva forma», explicó Ana Sáenz de Miera, directora de Ashoka en España y codirectora de Ashoka en Europa.

A su vez, el consejero delegado de Grupo Vips, Enrique Francia, afirmó que «las personas y las empresas pueden ser las impulsoras de un cambio positivo en nuestra sociedad. A lo largo de estos más de seis años de colaboración, Ashoka ha inspirado algunas de nuestras iniciativas de Responsabilidad Corporativa, comprobando la eficacia del trabajo en red entre emprendedores y empresas para conseguir que el cambio social se convierta en realidad».

Ejemplo de ello es David Cuartielles, otro de los nuevos fichajes. Con el diseño y la implementación de un nuevo modelo educativo, está motivando a una generación de adolescentes a mejorar su entendimiento de la tecnología y de la resolución de problemas. Como co-creador de la tecnología abierta Arduino, David ha diseñado un modelo que permite a profesores no cualificados animar a sus estudiantes a que apliquen la tecnología para potenciar su creatividad y su capacidad de abordar los retos de una sociedad cambiante.

Por su parte, María Almazán está revolucionando la industria de la moda con Latitude, un sistema abierto y escalable que se implementa en cada fase de la cadena de valor para fomentar la sostenibilidad de la producción textil y de su consumo, a un coste asequible. Gracias a su experiencia previa en el mundo de la moda, María trabaja en constante contacto con los principales actores de la industria textil europea y está tejiendo una red global de fabricantes, marcas y consumidores: los llama a adoptar nuevos modelos de producción y consumo, y mejora drásticamente las condiciones laborales de los trabajadores y reduce el el impacto de la industria sobre el medioambiente.

Y por último, pero no menos importante, Viviana Waisman, a través de Women’s Link Worldwide, emplea el poder de la ley para definir y acelerar los derechos de las mujeres y de las niñas. Su estrategia va más allá de la sala del tribunal y usa la litigación estratégica para reforzar la infraestructura de los derechos humanos, crear un debate público, y contribuir a la movilización social para garantizar los derechos de las mujeres, mejorar los derechos sexuales y reproductivos, y reducir la discriminación, la violencia y el tráfico de personas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más allá del ‘big data’

Esteve Almirall | Ulises Cortés

¿Tenemos las herramientas necesarias para procesar los macrodatos de una manera justa y beneficiosa para la sociedad?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.