Cultura

La banda sonora del reciclaje

Usar la música como elemento motivador y vehículo de promoción para formar a menores en riesgo de exclusión. Ese es el objetivo del proyecto ‘La Música del Reciclaje’.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
Ene
2016
Carmen Gómez Cotta

Es la película de su vida. Una historia de superación personal, ingenio e ilusión. Es la  vida de un grupo de jóvenes en riesgo de exclusión social que gracias a la música y al reciclaje se están labrando el futuro.

¿Te imaginas montar un conservatorio de música en un vertedero? ¿Tocar instrumentos elaborados a partir de materiales de desecho rescatados de la basura? ¿Formar una banda de música con jóvenes que viven alrededor de un basurero?

Cuando la imaginación está al poder, no hay barreras. Y cuando el objetivo es ayudar a un grupo de jóvenes en riesgo de exclusión a tener un futuro más prometedor, no hay excusas. Esto es lo que llevó a Favio Chávez a formar y dirigir la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, en la ciudad de Asunción (Paraguay).

Una iniciativa cuyo principal propósito es «usar la música como elemento motivador y vehículo de promoción para formar a niños y jóvenes de un barrio marginal, que viven en condiciones precarias y en estado de vulnerabilidad, para que aprendan una disciplina, permanezcan en la escuela y desarrollen su creatividad posibilitando así el acceso a oportunidades para mejorar su futuro», explica Chávez.

Esta singular orquesta cautivó a Ecoembes, organización española dedicada a la gestión de residuos, que se hermanó con el proyecto, trajo la iniciativa a nuestro país y fundó La Música del Reciclaje, «que tiene como objetivo ofrecer una segunda oportunidad a menores en riesgo de exclusión social, a través de la música, la educación y el reciclaje, formándoles en valores y favoreciendo su superación personal», explica Nieves Rey, gerente de Comunicación Corporativa de Ecoembes.

El desafío, según explica, es apoyar cada día la educación en valores y el desarrollo personal de los niños y jóvenes que forman parte de este proyecto, así como fomentar su integración social en general, mejorar sus capacidades intelectuales, culturales y formativas, y abrir una nueva vía para su desarrollo social e individual. «De esta forma, buscamos que los niños que participan aprendan a valorar la importancia del cuidado del medio ambiente a través del reciclaje así como el arte musical no sólo como meros oyentes, sino como ejecutantes e intérpretes», dice Rey.

Los niños están aprendiendo tanto conocimientos musicales como a fabricar sus propios instrumentos a partir de materiales reciclados. A través del desafío diario de aprender a construir un instrumento, tocarlo y repararlo, esta iniciativa busca también fomentar la actitud constructiva, el contagio de la alegría a través de la música y la satisfacción de trabajar en favor del medio ambiente utilizando material reciclado.

«El hecho de que puedan ver, sostener, tocar los instrumentos para ellos es muy importante para el desarrollo de la personalidad de estos chavales, porque es algo propio, algo suyo», explica  Sonia Hernando, directora de la Residencia Materno Infantil Hogar Villa Paz, uno de los dos centros madrileños que forman parte del proyecto.

«Lo más difícil de construir estos instrumentos con material reciclado es que tienes que empezar de cero y para eso se necesita mucha imaginación», comenta Fernando Solar, Luthier en esta iniciativa de La Música del Reciclaje. Así, estos jóvenes y singulares músicos desarrollan tanto sus capacidades creativas como el espíritu de superación.

Además de esta residencia materno-infantil, el colegio público Núñez de Arenas, en el barrio de Vallecas en Madrid, también forma parte de esta iniciativa educadora. Entre los dos centros, de momento ya participan un total de 80 niños. Los chicos comenzaron las clases el pasado curso escolar 2014-2015 y durante dos días a la semana asisten a las clases de instrumentos de cuerda, viento y percusión. En junio de 2015, familiares, amigos y miembros del Comité Protector pudieron disfrutar de su primera audición de fin de curso, donde asistió, como invitada de honor, la Reina Sofía.

Un primer paso lleno de música, ilusión y dedicación para alcanzar el gran reto: que en un futuro pueda constituirse la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Ecoembes, adelantan desde la organización.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El sentido de la cultura

Antonio Monegal

La cultura logra vertebrar nuestras sociedades a través de la cohesión de las identidades individuales y colectivas.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.