Diversidad

Aumentan un 23% los contratos a mujeres víctimas de maltrato

El 81% de las víctimas considera que el empleo es la mejor herramienta para combatir la violencia machista porque ayuda a romper el vínculo con su pareja y, por tanto, a no depender económicamente de él.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
16
Nov
2015

Artículo

En lo que va de año, la contratación de mujeres víctimas de la violencia machista ha aumentado un 23% si se compara con el mismo periodo del pasado año. Un incremento que podría explicarse por el aumento de la confianza de las mujeres que, ante la reactivación de la economía y el aumento de sus posibilidades para encontrar un empleo y ser autónomas, se sienten más seguras y se atreven a interponer denuncias por malos tratos.

Durante los años de crisis, «y ante un mercado laboral cada vez más deteriorado, no fueron pocas las mujeres que alargaron la situación de violencia, por miedo a no encontrar empleo y no poder salir adelante por sí mismas, temiendo además que su cónyuge perdiera su trabajo y sus hijos se vieran sin recursos». Así lo refleja el Informe violencia de género y empleo que desde hace cuatro años elabora la Fundación Adecco con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género, que se conmemora el 25 de noviembre, y que en esta ocasión se ha realizado con una encuesta a trescientas víctimas y con los datos de denuncias por violencia de género del Consejo General del Poder Judicial.

En 2014 se registró el primer aumento del número de denuncias por violencia de género desde que comenzó la crisis en 2008, una tendencia que ha continuado este año, según se recuerda en el informe. Un 91% de estas mujeres admite haber encontrado en la crisis un freno para denunciar, por temor a no encontrar empleo o a que su marido lo pierda, y de este modo verse sin recursos tanto ella como sus hijos. Un miedo que avala el dato de que el 65% de las encuestadas no tenía trabajo en el momento de sufrir la violencia.

Para el director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, esta mejora del mercado «no quiere decir que podamos bajar los brazos, sino todo lo contrario» ya que, añade, en un contexto de recuperación económica hay que reforzar la apuesta por el empleo de las víctimas de violencia de género.

Las comunidades autónomas que han registrado mayores aumentos de denuncias por violencia de género han sido Extremadura (22,6%), Castilla-La Mancha (12,5%) y Canarias (5%), mientras que en La Rioja, Asturias y Castilla León, han experimentado importantes descensos.

En los últimos años se había registrado una tendencia general a la baja en el número de denuncias interpuestas. Así, en 2013 se contabilizaron 124.894 en toda España, un 14% menos que en 2008, año en el que comenzó la crisis. Una tendencia descendente que se rompió en 2014 con el primer incremento (del 1,5 %), desde el inicio de la crisis.

En el primer semestre de este año parece continuar este cambio de tendencia, con un ligero repunte del 0,34 por ciento en el volumen de denuncias interpuestas, 62.323 frente a las 62.110 del año anterior. «El aumento de las denuncias puede ser un indicador del incremento de la confianza de las mujeres, ante un mercado laboral que empieza a despertar», señala Mesonero. Asegura que se trata de trabajadoras que «desarrollan de forma especial cualidades como la fidelidad al proyecto, el compromiso o la búsqueda de la estabilidad, constituyendo una fuente de talento imprescindible para nuestro mercado laboral».

El empleo es, según las víctimas, la mejor herramienta para combatir la violencia de género, tal y como consideran el 81% de ellas, que opina que un empleo es la solución para romper el vínculo con su pareja y poder empezar de cero dado que elimina la dependencia económica de su agresor.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

OFRECIDO POR
Cabecera

No más armarios en el trabajo

Raquel C. Pico

Pese a los grandes avances en derechos, las personas LGTBI+ todavía encuentran muros en los entornos laborales.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.