Siglo XXI

Cómo suministrar luz a más de 350.000 niños refugiados

La campaña ‘El poder de la luz’ se lanzó por primera vez en 2014. En total, la Fundación IKEA recaudó 7,7 millones de euros para Acnur.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
15
Dic
2014

Artículo

Redacción | Foto: ACNUR

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Fundación Ikea ponen en marcha, por segundo año, la iniciativa solidaria El poder de la luz para instalar iluminación sostenible en campos de refugiados, mejorando su calidad de vida, su seguridad, así como el acceso a los estudios de los niños y niñas de los campos de refugiados de Etiopía, Chad, Bangladesh y Jordania, a los que este año se sumarán también los de Sudán.

La campaña se desarrolla en todas las tiendas IKEA del mundo desde el 1 de febrero hasta el 28 de marzo de 2015, periodo durante el cual por cada bombilla LED que venda IKEA, su Fundación donará 1 euro a Acnur.

La campaña El poder de la luz se lanzó por primera vez en 2014. En total, la Fundación IKEA recaudó 7,7 millones de euros para Acnur. De ellos, casi medio millón de euros han sido recaudados en las 15 tiendas de Ikea en España.

350.000 niños y sus familias

Con la cantidad donada en 2014, Acnur ha suministrado luz y energía sostenible a más de 350.000 niños y sus familias en los campos de refugiados de Etiopía, Chad, Bangladesh y Jordania, proporcionándoles farolas solares, lámparas solares y otros sistemas de energía renovable, como cocinas de bajo consumo. La campaña también ha servido para formar a algunos refugiados en teoría e instalación de energía solar y ha ayudado a mejorar la calidad de la educación primaria. Este año se pretende beneficiar a 380.000 refugiados.

Este es el caso de Khotija, una brillante estudiante de 14 años que puede tener un futuro mejor gracias a esta iniciativa entre la Fundación Ikea y Acnur. “Me gusta la escuela, donde puedo encontrar a mis amigos y aprender cosas nuevas todos los días”, comenta esta niña refugiada desde la escuela secundaria de AsharAlo en el campamento Kutupalong (Bangladesh), donde vive con su familia.

Del mismo modo, parte los fondos recaudados en 2014 se han destinadopara ayudar a unos 11.000 refugiados sirios que viven en el campo de refugiados de Azraq (Jordania), proporcionándoles linternas y farolas solares para cargar teléfonos móviles, además de usarse como fuente de iluminación. Gracias a ellas, los niños pueden estudiar al anochecer, lo que favorece su educación y sus progresos en la escuela.

Las linternas y farolas de las calles permiten a los adultos continuar trabajando y celebrar reuniones de la comunidad después del atardecer, ya que en los campos de refugiados sin iluminación la vida acaba tras la puesta de sol. Gracias a este proyecto se aumenta la seguridad, sobre todo de mujeres y niñas, al anochecer y se alarga la vida en los campos ofreciendo la oportunidad de continuar con las actividades cotidianas, como salir al servicio o regresar a las tiendas de campaña, cuando ya no hay luz solar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.