Educación

Los déficits educativos trazan un paisaje desolador

El último informe de la OCDE refleja un paíse desolador del sistema educativo en España. El porcentaje de jóvenes de entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan conocidos como ni-nis’ alcanza el 23,7%.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
12
Sep
2012

Artículo

Agencias

El porcentaje de jóvenes de entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan en España, conocidos como ni-nis alcanza el 23,7 por ciento, casi ocho puntos por encima de la media de la OCDE (15,8%). De esta forma, España se sitúa en el puesto quinto de un total de 33 países.

Esta es una de las principales conclusiones del ‘Informe Panorama de la Educación 2012’ de la OCDE, con datos de 2010, presentado esta semana se forma simultánea en nueve países, y que sitúa a España por delante Grecia y Portugal en este aspecto. Japón, por el contrario, es el país con los nivel más bajo de jóvenes que ni estudian ni trabajan, por debajo del 10 por ciento.

Entre 2008 y 2010, España presenta el tercer mayor aumento de ‘ni-nis’ (siete puntos), después de Irlanda y Estonia, comparado con los 2,1 puntos de incremento que ha experimentado la media de la OCDE, que se ha mantenido más o menos estable en estos dos años.

En una rueda de prensa conjusta, la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio y el estadista de la División de Innovación y Medidas de Progreso Educativo de la OCDE, Pedro García de León, subrayaron que las personas con estudios terciarios -universitarios o de FP de grado superior- tienen más oportunidades de estar empleadas que aquéllas que no cuentan con este nivel formativo.

En concreto, en España, la tasa de paro es mayor entre las personas que sólo han alcanzado la ESO o no han llegado a ese nivel (24,7% en 2010) frente a la de universitarios y graduados en FP superior, que es menos de la mitad (10,4% en 2010). Además, en todos los países, incluido España, cuanto más se estudia, mayores son los ingresos por trabajo.

Gasto público VS rendimiento

El gasto público por alumno en España alcanza los 10.094 dólares al año (casi 8.000 euros), un 21 por ciento más que la media de la OCDE y de la UE-21. El gasto total –público y privado– en instituciones educativas baja a los 9.800 dólares (unos 7.600 euros) un 6% superior a la media de la OCDE y un 7% superior a la de la UE.

Sin embargo, a pesar de que la financiación es superior en España, ésta no se ha traducido en términos de calidad del sistema educativo, si se tiene en cuenta el último informe PISA 2009, en el que España se sitúa en el puesto 26 de la OCDE y el 26 de la UE-21.

Aunque estos datos sobre financiación pertenecen a 2010 y los recortes todavía no se habían aplicado, la secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades se ha mostrado convencida de que, pese a los «ajustes» presupuestarios, posiblemente España mantenga una inversión pública superior a la media de la OCDE en la actualidad.

«No tenemos datos todavía para saber si los ajustes presupuestarios van a modificar la situación de inversión que tenemos en este informe, pero creo que, puesto que estamos un 21 por ciento por encima de la media de la OCDE (en 2010), es difícil que los ajustes hagan que España deje de estar en un nivel superior de inversión por alumno«, ha explicado Gomendio.

Otro de los asuntos destacados es la ratio alumnos-profesor. La media de la OCDE (23,4 alumnos-profesor) es más baja que en España (24,3 alumnos), pero, sin embargo, por grupo es algo más elevado porque en España hay más desdobles y asignaturas optativas.

Evaluaciones externas

Entre los factores asociados al rendimiento de los alumnos se encuentra la autonomía de los centros o la capacidad de estos para la toma de decisiones. En cuanto a la gestión de los recursos, España está 15 puntos por debajo de la media de la OCDE, una diferencia que aumenta si se trata de la gestión de personal (27 puntos menos) o la planificación y estructuras (24 puntos menos).

Otro de los factores relacionados con el rendimiento son las pruebas externas y estandarizadas. De los 31 países de la OCDE que disponen de información sobre este aspecto, existe una amplia mayoría (24) en los que sí se realizan estas pruebas externas en algunas de las etapas educativas de primaria y Secundaria.

La secretaria de Estado cree que con la implantación en España de estas evaluaciones al final de cada etapa, España mejoraría 16 puntos en PISA, situándose al nivel de Alemania, Francia o Reino Unido, es decir, pasaría de los 481 puntos del último informe a los 497, «abandonando así los puestos rezagados».

Coste del fracaso escolar

El coste del fracaso escolar supone hasta un 60% del gasto directo del sector público en el sistema educativo y reduce entre 2 y 4,5 puntos porcentuales la rentabilidad privada de la educación no obligatoria (secundaria y los estudios de grado universitario). Así queda reflejado en el informe La rentabilidad privada y fiscal de la educación en España, del Observatorio sobre Capital Humano en España de BBVA Research.

«Dependiendo del ciclo educativo, las repeticiones de curso y el abandono prematuro en educación sin haber completado el ciclo educativo supone aumentar entre un 30% y un 63% el numero de años que lleva aprobar un curso académico», ha afirmado Ángel de la Fuente, científico del Instituto de Análisis Económico del CSIC.

«Si se hubieran dado niveles educativos más altos y menores tasas de fracaso escolar en España, seguramente el impacto de la crisis hubiera sido menor, especialmente en términos del impacto sobre el empleo», ha añadido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.