Siglo XXI

De personas para personas

Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, reflexiona sobre los retos que el siglo XXI depara en la gestión responsable y sostenible de los trabajadores.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
01
Sep
2011
Por Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco

En la última década, mucho se ha escrito sobre la gestión responsable de los Recursos Humanos. Existe una amplia bibliografía que nos revela las pautas para liderar equipos de trabajo, ser capaces de cimentar entornos que comprometan a las personas con los proyectos de su empresa.

Sin embargo, más allá de los manuales y de las directrices generales, la clave para ser un buen líder reside en la pura lógica, en el más primario sentido común. A pesar de que las empresas hayan adquirido dimensiones mayúsculas, no hemos de perder de vista que éstas se componen únicamente de personas. La relación empresa-trabajador, se reduce finalmente a un básico binomio, que no es otro que el de persona-persona.

Así pues, los que dirigen no son más que personas que trabajan para otras personas, y es su propia naturaleza humana, así como sus valores personales, los que han de guiarles para tomar las decisiones acertadas. Al igual que como padres, hermanos, hijos o esposos, tratamos de ser honestos, respetuosos e igualitarios, hemos de aplicar estos mismos principios en el entorno empresarial, como líderes. Un director de Recursos Humanos que albergue estos valores, conducirá a su equipo, de manera natural, a la productividad y al rendimiento, aspectos que se materializan en mejores resultados de negocio.

Partiendo de este mismo razonamiento, todo manual de Recursos Humanos queda obsoleto si tenemos en cuenta que  la sociedad está viva, y por tanto la empresa también. El entorno social y laboral  nos depara desafíos que requieren la revisión continua de los modos de hacer. Una revisión que debe realizarse, nuevamente, desde el más esencial sentido común.

En definidas cuentas, y como decía San Agustín de Hipona, “el pasado ya no es y el futuro no es todavía”, por lo que debemos continuar con paso firme por el camino emprendido, y reinventar día a día nuestro trabajo para que las personas no sólo puedan, sino que también quieran involucrarse en los proyectos del negocio.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

OFRECIDO POR
Cabecera

La (otra) cara de la ciudad

Cristina Suárez

Las ciudades demandan un cambio de paradigma en el transporte y la apuesta por una movilidad más sostenible.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.