Derechos Humanos

La explotación laboral en Marruecos salpica a la Generalitat

Jornadas de 12 horas al día de lunes a sábado para seguir instaladas en la pobreza, dado que cada hora de trabajo cobran tan solo 0,72 euros. Esas eran las condiciones en empresas proveedoras de la Generalitat.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
julio
2011

Artículo

Jornadas de 12 horas al día de lunes a sábado para seguir instaladas en la pobreza, dado que cada hora de trabajo cobran tan solo 0,72 euros. Esas son las condiciones de semiesclavitud que padecen las mujeres que trabajan en las fábricas textiles de Marruecos que abastecen de uniformes a la Generalitat catalana, según un informe publicado por Setem, una organización que agrupa a una decena de ONG.

«Las administraciones públicas catalanas desconocen si los uniformes que utilizan las brigadas municipales de limpieza y los cuerpos de bomberos y de policía, entre otros, han sido fabricados bajo explotación laboral», ha explicado el coordinador de la campaña Ropa Limpia en Cataluña y coautor del informe, Albert Sales.

«Las administraciones no saben cómo ni dónde se fabrica la ropa que compran y las empresas proveedoras no ofrecen garantías de que su producto no contribuye a la explotación de obreras marroquíes», advierte la ONG.

El informe, financiado por la UE en el marco de la campaña internacional Ropa Limpia, es el resultado del análisis de 26 empresas proveedoras de la administración pública catalana, en especial aquellas que trabajan en la zona de Tánger.

Para Sales es «extremadamente preocupante» que las administraciones públicas que adquieren ropa fabricada en Marruecos no sean capaces de exigir una total transparencia de las condiciones de trabajo en que se ha elaborado esta ropa.

Por ello, Setem ha reclamado a las administraciones que elaboren un listado para que las ONG puedan denunciar posibles casos de abuso contra los trabajadores.

Según ha informado la entidad, las administraciones públicas no han facilitado el listado de proveedores de las empresas que les venden ropa, pero el equipo de Setem ha logrado conocer y desplazarse a cuatro fábricas textiles de Tánger, dónde se han entrevistado con las trabajadoras.

Tras conocer la situación, Setem ha denunciado que las empleadas marroquíes que elaboran la ropa y los uniformes trabajan 12 horas de lunes a sábado y cobran 210 euros al mes, algo que desconocen las administraciones públicas que las contratan, y siguen sumidas en la pobreza pese a tener jornadas laborales «extremadamente extensas».

En este sentido, la federación ha exigido a las instituciones a «dar los primeros pasos en materia de compra pública responsable» y que se comprometan a exigir transparencia a las empresas que participan en los procesos de adjudicación de contratos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Los falsos orfanatos de Camboya

Esmeralda R. Vaquero

En Camboya existen más de 500 centros de acogida para menores sin registrar, donde 3 de cada 4 niños no son huérfanos.

Cobalto rojo

Siddharth Kara

¿Es posible garantizar un suministro fiable de cobalto sin poner en juego la vulneración de derechos humanos?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME