Cambio Climático

Fukushima, el nuevo Chernóbil

El Gobierno de Japón ha elevado de cinco a siete la intensidad del accidente nuclear en la central de Fukushima, según ha informado la agencia de noticias Kiodo.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
12
Abr
2011

Artículo

Ethic

El Gobierno de Japón ha elevado de cinco a siete la intensidad del accidente nuclear en la central de Fukushima-1, según ha informado la agencia de noticias Kiodo. Con este dato, el desastre nuclear de nipón  queda equiparado al de la planta de Chernobil en Ucrania, ocurrido en 1986.

Hasta la fecha, el accidente en la central japonesa estaba catalogado como de nivel cinco, el mismo grado que se atribuyó al de la planta estadounidense de Three Mile Island, ocurrido en 1979. El nivel siete (el más alto en una escala que va del 0 al 7) sólo había sido decretado para el desastre de Chernóbil. Ahora también se suma Fukushima.

Pese a que la Agencia de Seguridad Nacional ha matizado diferencias entre ambos casos (alegan que en Fukushima-1 no se ha producido una fuga masiva de radiación, que por el contrario sí tuvo lugar en Chernóbil) este anuncio se ha hecho debido a las emisiones de yodo radiactivo, que ha sido de decenas de miles de terabequerelios; lo que representa un 10% de la emisión de la planta en Ucrania.

Pero para Tepco, la Compañía Eléctrica de Tokio encargada de la gestión de la planta en Japón, la radiación emanada de sus instalaciones podría llegar a superar a la detectada en la planta ucraniana en los años 80, según han manifestado sus representantes. Y es que, aunque esto todavía no ha sucedido, fuentes gubernamentales habrían adelantado que el nivel podría subir dos puestos en la escala internacional de accidentes nucleares (INES), tal y como recogía Kiodo, la agencia de noticias nipona.

La exposición externa a la radiación procedente de las instalaciones nucleares ha alcanzado el límite de un milisievert en áreas situadas a más de 60 kilómetros al noroeste y a unos 40 kilómetros en dirección sur-suroeste. En este perímetro se encuentran las ciudades de Fukushima, Date, Soma, Minamisoma e Iwaki, además de algunas zonas de la localidad de Hirono.

Aún es pronto para enumerar las terribles consecuencias de este desastre nuclear originado en la planta de Fukushima, al norte de Tokio.

Dentro del radio de evacuación obligatoria de 20 kilómetros establecido por las autoridades japonesas, la cantidad de radiación varía de uno a 100 milisieverts por hora. Mientras, en la zona comprendida entre los 20 y los 30 kilómetros, la cantidad se reduce a niveles inferiores a 50 milisieverts.

Nuevos temblores

Y mientras Fukushima ha entrado en los anales de la Historia por ser el segundo caso más grave de exposición radioactiva (grado 7), la tierra en Japón sigue temblando. Los movimientos de tierra se siguen registrando en esta parte del globo, auqnue de momento no ha sido necesario activar la alarma.

Esta madrugada (hora española) se ha registrado un temblor de magnitud 6,4, en la provincia de Chiba, seguido de otro de escala 6,3, en los alrededores de Fukushima. Pese a la situación de máxima alerta que ahora se vive, las autoridades niponas no activaron la alerta de tsunami.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El casino del clima

William Nordhaus

No hay solución al cambio climático sin acciones coordinadas a nivel global. ¿Estamos jugando con el planeta?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME