Cuatro jóvenes diseñan una ‘app’ para llevar la electricidad a Tanzania

proyecto-ion-tanzania

El proyecto pretende mejorar la eficiencia del suministro eléctrico en el poblado tanzano
de Arkaria

Los cuatro jóvenes del Colegio Europeo de Madrid han recibido el Premio Fundación Endesa

Comparte este artículo

En la aldea de Arkaria, Tanzania, se encuentra la Escuela Eretore, un centro educativo al que acuden cada día un centenar de niños y niñas de entre 6 y 8 años. Son menores de mujeres Maasai viudas, carentes de recursos económicos. La escuela abrió sus puertas en 2015, gracias a la iniciativa de la Fundación Carpio Pérez.

A 9.000 kilómetros de distancia, cuatro jóvenes del Colegio Europeo de Madrid, colaborador de la organización no lucrativa en distintas iniciativas, han dedicado sus mañanas y tardes durante los últimos meses a idear un proyecto que permita a sus homólogos tanzanos disponer de luz y electricidad en su comunidad.

Así nació ION. Gracias a una app desarrollada por los alumnos, se puede controlar la orientación de los molinos y conseguir una gestión eficiente de la energía en el poblado donde se ubica la Escuela Eretore. «Este proyecto surge para mejorar un entorno. Hemos comprobado que los pequeños proyectos que hacemos en clase pueden aplicarse a la vida real. En definitiva, tenemos una meta, que es ayudar a los demás», cuentan los jóvenes.

proyecto-ion-tanzania

Escuela Eretore, en Arkaria, Tanzania

Por su carácter solidario e innovador, ION ha sido galardonado con el Premio Fundación Endesa, en el marco del Festival RetoTech, un encuentro de emprendimiento que la compañía ha organizado en Madrid y donde más de 700 jóvenes participantes, 1.500 estudiantes implicados, 100 profesores y 100 invitados relacionados con el ámbito educativo y científico han podido valorar los proyectos que 51 colegios han diseñado mediante robótica, programación e impresión 3D.

Fundación Endesa ha otorgado otros dos premios. El Premio Redes, que premia el proyecto más votado en la página web de RetoTech, ha recaído en la app ‘El Conde Orgaz del futuro’, del Instituto Conde de Orgaz, que está diseñada para optimizar el proceso de obtención de la energía solar con un sistema de concentración solar creado por ellos mismos.

Por último, el Premio Empleado Endesa, que ha sido elegido por los propios empleados de la compañía durante el festival, ha ido al colegio Santa Francisca Javier Cabrini. Este proyecto educativo llamado ‘Laboratorio portátil de mecanismos’, permite aprender el funcionamiento de mecanismos de forma interactiva.


Los comentarios están cerrados.