Las Tecnologías de la Información y el desarrollo sostenible

Industria analiza para Ethic cómo las TIC pueden reducir las emisiones de CO2 e impulsar la equidad social

expo4

A través de las TIC se podrían ahorrar aproximadamente 25 millones de toneladas de CO2 anualmente

Las Tecnologías de la Información son responsables del 25% del crecimiento PIB y del 40% de la productividad en el ámbito de la UE

Comparte este artículo

La sociedad de la información, además de su claro componente “verde”, del que hablaremos a continuación, es responsable de la lenta pero inexorable desaparición de las fronteras físicas, de la aparición de nuevos negocios, de la conversión de todos los mercados en mercados globales, del acceso ilimitado a la información -aunque no siempre con garantías de calidad-, del profundo cambio del concepto de intimidad, de la mejora de la productividad

Sin embargo, en el contexto actual de cambio de modelo económico, surge de forma permanente el objetivo de desarrollo sostenible, íntimamente vinculado a la gestión responsable de unos recursos escasos y las TICs como instrumento fundamental para su consecución. La energía es el recurso indispensable para el desarrollo y su correcta gestión el paradigma de cualquier alternativa que pretenda ser viable en la búsqueda de un nuevo modelo de economía sostenible.

En este sentido, conviene recordar que son tres los pilares que sustentan la política energética de la Unión Europea: sostenibilidad, competitividad y seguridad de suministro. Las medidas que se pongan en marcha deben contribuir a alcanzar el objetivo de “los tres 20” que ha planteado la Unión para el año 2020: reducción del 20% de las emisiones de gas de efecto invernadero, una cuota del 20% de energías renovables en el consumo final y un ahorro del 20% en la demanda futura de energía de aquí al año 2020. Otra de las prioridades, que hoy cobra, desgraciadamente, mayor importancia, es la seguridad energética.

La aplicación de las TIC verdes (Green ICT) puede contribuir a la mejora de la eficiencia energética. De hecho, la Comisión Europea calcula que si se reducen los viajes de negocios en un 20% y se incrementan las vídeo/teleconferencias utilizando las TIC, se podrían ahorrar aproximadamente 25 millones de toneladas de CO2 anualmente (un 2,5% y un 5% del total de emisiones del sector del transporte y del sector agrícola en la UE respectivamente). Según datos de la WWF (World Wide Funds for Nature) la sustitución del 30% de los viajes por videoconferencias podría reducir hasta 5,5 millones de toneladas las emisiones de CO2 al año.

Por este motivo, las TIC “verdes” forman parte de las prioridades de la Agenda Digital Europea. En efecto, en el apartado 2.7.1, “Las TIC al servicio del medio ambiente”, se hace mención al compromiso de la UE de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% como mínimo respecto a los niveles de 1990 y a mejorar la eficiencia energética en un 20%.

Bruselas calcula que si se reducen los viajes de negocios en un 20% y se incrementan las vídeo y teleconferencias utilizando las TIC, se podrían ahorrar aproximadamente 25 millones de toneladas de CO2 anualmente

En dicho apartado se menciona también que casi un 20% del consumo de electricidad en el mundo se utiliza para iluminación. Podría ahorrarse un 70% aproximadamente del consumo de electricidad combinando una tecnología avanzada denominada “iluminación de estado sólido” (SSL) con sistemas inteligentes de gestión de luz. La SSL se basa en tecnologías desarrolladas por la industria de semiconductores en la que Europa se encuentra ante un reto frente a la competencia de EEUU y Asia, razón por la que se debería apalancar la participación internacional de las empresas europeas y en particular de las españolas en los clusters EUREKA como CATRENE (Cluster for Application and Technology Research in Europe on NanoElectronics), EURÍPIDES (Eureka Initiative for Packaging & Integration of μDevices & Smart Systems), o ARTEMIS, Empresa Común sobre sistemas empotrados.

Según la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, sobre la movilización de las tecnologías de la información y la comunicación para facilitar la transición a una economía de alta eficiencia energética y bajo nivel de emisión de carbono, las TIC son responsables del 2% de las emisiones de CO2. Sin embargo, pueden desempeñar un papel esencial en la reducción del consumo energético y de las emisiones de CO2.

Según esta misma Comunicación, el consumo energético de los edificios representa aproximadamente el 40% del consumo final de la UE, realizándose el 50% en forma de electricidad. Los sistemas de transporte representan el 26% de consumo final de energía de la UE. Aplicando de forma innovadora las TIC únicamente en estos dos sectores para obtener una mayor eficiencia energética y una disminución del impacto ambiental, estaríamos cubriendo el 66% del consumo de energía final.

Otro reto con respecto al sector eléctrico son las “smart grid“, es decir, las redes con capacidad de gestión inteligente de la energía, inteligencia que adquieren mediante una aplicación innovadora de las TIC: la medición inteligente de la energía, “smart metering“, ya que aquello que se puede medir se puede mejorar. Este no es sino un ejemplo de lo que la conectividad, la medición a través del uso telemático de sensores y el uso de aplicaciones inteligentes que gestionen la información, pueden ofrecer para la reducir el consumo energético de esta y cualquier otra actividad y, por ende, mejorar el impacto medioambiental de las actividades económicas.

El sector TIC tiene, además, la capacidad de crear modelos tecnológicos y organizativos capaces de incidir de forma sustancial en su propia eficiencia energética. Estamos hablando de la virtualización de servidores y del “Cloud Computing” o Computación en la nube.

Hasta ahora, me he limitado a dar ejemplos concretos de aplicaciones y usos de las TICs, que aparentemente pueden estar más vinculados a un ahorro energético y, por lo tanto, a una sostenibilidad medioambiental. Sin embargo, la afirmación que a continuación voy a hacer va más allá: las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones son verdes siempre. En concreto, son responsables del 25% del crecimiento PIB y 40% de la productividad en el ámbito de la Unión Europea. Por lo tanto, su contribución en el crecimiento y la productividad no tiene rival. La innovación aplicada a los procesos de producción, de prestación de servicios, siempre mejora la eficiencia.

"Menos recursos para conseguir los mismos o mejores resultados: la eficiencia es económica pero siempre tiene una clara componente medioambiental por el ahorro energético que supone".

Pero la innovación de las TICs, basadas en la conectividad, tiene un efecto multiplicador mayor. Se sustituyen procesos de producción tradicionales por otros más eficientes. Este fenómeno es horizontal, aplicable en mayor o menor medida a todos los sectores. Menos recursos para conseguir los mismos o mejores resultados: la eficiencia es económica pero siempre tiene una clara componente medioambiental por el ahorro energético que supone. Las TICs son verdes.

En la confianza de este papel fundamental y de la inmersión necesaria en la Sociedad de la Información, desde el Gobierno se pone en marcha el Plan Avanza, con un presupuesto de 8.000 millones de euros en el periodo 2005/2010. A esta cifra hay que añadir otros 4.000 millones de euros movilizados mediante un sistema de cofinanciación con las CCAA y con empresas. Este Plan se mantiene en la actualidad como Plan Avanza 2 y recoge para el quinquenio 2011/2015 cuatro grandes líneas estratégicas de actuación:

  • La consecución de una Administración sin papeles en el año 2015;
  • La mejora de las infraestructuras de telecomunicaciones;
  • El fomento del uso y la confianza en Internet
  • El impulso de la industria TIC en sectores estratégicos, tales como el de los contenidos digitales y las TIC verdes.

Esta última línea es la que participa de forma más activa en la necesidad de un cambio de modelo economico y, por ende, de sostenibilidad medioambiental basado en las TIC avanzadas. De hecho, la Fundación Ideas, en un estudio elaborado recientemente, prevé que las TICs sean el segundo motor de nuestra economía en el año 2025, por detrás del turismo.

Para la consecución de este objetivo, la convocatoria de ayudas 2011 en el marco del Plan Avanza 2 se focaliza en el desarrollo de las capacidades tecnológicas del sector TIC, poniendo especial énfasis en los subsectores de contenidos digitales y TIC verdes (para lo que se han creado dos nuevos subprogramas), y la extensión del uso de soluciones TIC de negocio en la empresa.

En concreto, la convocatoria 2011 de ayudas corresponde a los siguientes subprogramas:

  • Área temática de Fomento del Uso y Confianza en Internet:
  • Subprograma Avanza Ciudadanía Digital.
  • Subprograma Avanza Formación
  • Área temática de Impulso de la Industria TIC Española en Sectores Estratégicos
  • Subprograma Avanza Competitividad (I+D+i)
  • Subprograma Avanza TIC Verdes
  • Subprograma Avanza Contenidos Digitales

El presupuesto total de la convocatoria de ayudas alcanza los 682,75 millones de euros: 74 millones de euros en subvenciones y 608,75 millones de euros en préstamos. De esta cantidad, 679,75 millones de euros, el 99,56% del total, se destina a los subprogramas de la convocatoria que se dirigen a pymes para el fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación industrial mediante el apoyo a las empresas que desarrollan nuevos productos, procesos, aplicaciones, contenidos y servicios TIC; la promoción de la participación española en los proyectos internacional; y el impulso de la formación y reciclaje continuo de los trabajadores.

Si tenemos en cuenta las convocatorias de otros años dirigidas a pymes, el presupuesto de este año supone un incremento del 150% con respecto a 2010 y del 31% en relación con el 2009, año en el que, hasta ahora, el presupuesto dedicado a pymes había tenido mayor importancia.

Si bien todas las lineas apuestan por la sostenibilidad medioambiental, el subprograma Avanza TIC verdes es la más localizada a este objetivo. Este Subprograma tiene como objetivo la puesta en marcha de proyectos que demuestren el potencial innovador de la electrónica y las TIC para la consecución de mejoras sustanciales en la eficiencia energética y en la disminución del impacto medioambiental. Gracias al carácter horizontal de las TIC, se quiere incidir en todos los sectores y muy particularmente en las PYMES.

Para conseguir estos objetivos, se cuenta con un presupuesto de 270 millones de euros en la modalidad de préstamo, que puede llegar a cubrir el 100% del coste del proyecto sin avales ni garantías. Así mismo, para facilitar el acceso a la financiación, se prevé que el pago de los préstamos se efectúe siempre con carácter anticipado y por el importe total de la ayuda, con independencia del carácter anual o plurianual de la ejecución del proyecto.

Las prioridades temáticas del Subprograma Avanza TIC verdes definidas en consonancia con la Agenda Digital para Europa son las siguientes:

a) Sistemas y herramientas basados en TIC que permitan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2, NOx, etc.) de las diferentes fuentes contaminantes contribuyendo así a una reducción del impacto medioambiental.

b) Sistemas y herramientas basados en TIC que conduzcan a una mejora de la eficiencia energética y a una gestión inteligente de la energía: construcción y rehabilitación, transporte y movilidad urbana, iluminación (tecnologías de lámparas de alta descarga: HID, estado sólido: SSL, etc.), Cloud Computing, virtualización y centros de proceso de datos, redes inteligentes de energía (smart grids): medidores inteligentes (smart metering), nuevas soluciones domóticas interoperables e integradas en la red eléctrica, nuevas soluciones TIC para la optimización de la integración de energías renovables en la red eléctrica, etc., nuevas redes de telecomunicaciones (NGN: Next generation network), etc.

Las NGN’s incluirán la realización de proyectos de innovación para la implantación de redes de fibra óptica, cable coaxial, de acuerdo con el Reglamento de Infraestructuras Comunes de Telecomunicaciones (ICT), así como el desarrollo de aplicaciones y servicios con impacto positivo en la gestión eficiente del uso de la energía sobre estas nuevas infraestructuras basadas en el protocolo IPv6, protocolo con capacidad ilimitada de direccionamiento.

Las prioridades temáticas a) y b) se encuentran estrechamente relacionadas, ya que un aumento de la eficiencia energética tiene como consecuencia inmediata una disminución de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero.

Sin embargo, los objetivos no se centran solamente en la mejora de la eficiencia energética de los sectores clave: edificación, transporte, sector eléctrico. Se pueden conseguir muchos retos en el sector manufacturero sustituyendo procesos productivos tradicionales por otros más eficientes y optimizados desde el punto de vista energético y medioambiental, a través de la aplicación innovadora de las TIC. Adicionalmente, esta mayor automatización, que sin duda puede redundar en una mayor eficiencia energética, conseguirá procesos productivos menos dependientes de la mano de obra directa, que se verá liberada para poder abordar labores de mayor valor añadido con una formación adecuada, consiguiendo que nuestro sistema productivo sea más resistente frente a las deslocalizaciones que provocan las diferencias salariales con respecto a terceros países.

Es por este motivo, por el cual se definió la prioridad temática c) Tecnologías y herramientas basadas en TIC que conduzcan a la sustitución de procesos productivos tradicionales por otros más eficientes y optimizados.

La prioridad temática d) Aplicaciones y sistemas basados en TIC para el Vehículo Eléctrico pretende el desarrollo industrial de las infraestructuras de recarga y en general de todos aquellos componentes y sistemas que van a permitir el desarrollo de una industria de electrónica y de TIC asociada al Vehículo Eléctrico.

Las modalidades de participación en estos proyectos son proyectos individuales o proyectos “en cooperación”. Los beneficiarios de estos proyectos de innovación serán las empresas (grandes, medianas, pequeñas y microempresas), las Agrupaciones o Asociaciones empresariales y los Organismos privados de investigación, exclusivamente como participantes en la modalidad “en cooperación”.

Las grandes empresas únicamente pueden participar en la modalidad “en cooperación”, mientras que las PYMES (medianas, pequeñas o microempresas) pueden participar en la modalidad de proyectos individuales.

Para finalizar, es necesario señalar en primer lugar que en el contexto de todo este tipo de proyectos, es necesario hablar de eficiencia energética y no de ahorro energético. La eficiencia energética persigue mantener el mismo nivel de actividad económica pero a un coste menor. Por otra parte, la eficiencia energética debe tener en cuenta la amortización de la inversión, el pay-back y el ROI (Return of Investment). Es esta la razón por la que en esta tipología de proyectos, se exige una cuantificación razonada del ahorro energético esperado así como de la disminución de gases de efecto invernadero.

En segundo lugar habría que señalar que el inicio de la comercialización y promoción de estos nuevos desarrollos se vería muy favorecido si todos o algunos ellos, se vieran complementados con instrumentos de compra pública de tecnología innovadora en coordinación con aquellas Administraciones u Organismos que pudieran necesitarla.

El año pasado, las TIC verdes constituyeron una de las prioridades temáticas del subprograma Avanza Competitividad (I+D+i). En concreto, se aprobaron 20 proyectos que movilizarán una inversión de más de 30 millones de euros. Las ayudas concedidas alcanzaron los 20 millones de euros (6,5 millones de euros en modalidad de subvención y 13,5 millones de euros en modalidad de préstamo).

En definitiva, en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información estamos aumentando nuestros esfuerzos para lograr la evolución hacia una economía eco-eficiente basada en la sostenibilidad. Este objetivo sólo puede conseguirse mediante la aplicación transversal de las TIC y su uso por las empresas, los consumidores y las administraciones públicas. Se trata, por lo tanto, de conseguir pasar del paradigma del “sector TIC” a “las TIC en todos los sectores”.


Deja un comentario