Siglo XXI

¿Fármacos para la vida eterna?

Aunque la idea de eliminar completamente el envejecimiento parece, al menos por ahora, más cercana a la ciencia ficción que a la realidad, investigaciones recientes demuestran las capacidades «antiedad» de los senolíticos.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
02
febrero
2024

En la búsqueda constante de la eterna juventud, la ciencia y la medicina han dirigido sus esfuerzos hacia nuevos horizontes, y en este viaje emergen los senolíticos como protagonistas. Estos compuestos han capturado la atención de investigadores y entusiastas de la longevidad por su potencial para combatir el envejecimiento y sus enfermedades asociadas.

Los senolíticos son una clase de compuestos que tienen la capacidad de eliminar las células senescentes, que son las que han dejado de dividirse y funcionar adecuadamente pero que aún persisten en el cuerpo. Estas células secretan una serie de sustancias químicas, conocidas como «senescence-associated secretory phenotype» (SASP), que contribuye al envejecimiento y a diversas enfermedades relacionadas con la edad.

La acción principal de estos compuestos radica en su capacidad para inducir la apoptosis, o muerte celular programada, específicamente en las células senescentes. Esto permite eliminar las células disfuncionales y facilitar la regeneración de tejidos y órganos afectados por el envejecimiento. En concreto, uno de los mecanismos por los cuales los senolíticos logran este efecto es a través de la interferencia con las vías de señalización que mantienen la supervivencia de las células senescentes. Al inhibir estas vías, desencadenan la cascada de eventos que lleva a la eliminación de las células senescentes de manera controlada.

La acción principal de estos compuestos radica en su capacidad para inducir la apoptosis, o muerte celular programada

Si se miran los estudios que lo respaldan, el mayor efecto antienvejecimiento se consiguió en ratones con una combinación de dos compuestos senolíticos, como muestra el estudio publicado en la revista Aging Cell en 2015. Y el gran interés científico por ellos hace que se estén aplicando todas las tecnologías disponibles en su investigación, como muestra un equipo de la Universidad de Edimburgo y el Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria que publicó en 2023 en Nature el descubrimiento de tres senolíticos usando algoritmos de inteligencia artificial.

Por ahora, los senoliticos que han demostrado mayor eficacia en diversos estudios científicos –especialmente en modelos animales– son dasatinib y quercetina.

El dasatinib es un medicamento contra el cáncer que está indicado en España por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para un tipo de leucemia. En cuanto a su efecto «antiedad», este fármaco ha demostrado eliminar las células senescentes progenitoras de células grasas humanas. En cuanto a la quercetina, se trata de un compuesto natural que actúa como un antihistamínico y antiinflamatorio. Este flavonoide ha demostrado eliminar las células endoteliales senescentes humanas y células madre de médula ósea de ratones.

Aunque estas dos sean las que acumulan mayor evidencia científica, otros compuestos también comienzan a clasificarse como senolíticos. Entre ellos se encuentra el cardo marino, que ha demostrado evitar la aparición de células senescentes en el hígado y otros órganos como la piel. También está la fisetina, que actúa reduciendo los marcadores que hacen que envejezcan las células los tejidos. E, igualmente, podemos sumar el navitoclax, una terapia experimental contra el cáncer que induce la apoptosis en células senescentes.

La noción de lograr la vida eterna a través de los senolíticos plantea preguntas éticas y científicas fundamentales. Aunque estos compuestos muestran promesas en la mejora de la salud y la longevidad, es crucial entender que «la vida eterna» es una idea no solo compleja sino, en general, imposible.

En primer lugar, la genética y otros factores individuales desempeñan un papel significativo en el proceso de envejecimiento. Los senolíticos pueden abordar ciertos aspectos, pero la idea de eliminar completamente el envejecimiento parece, al menos por ahora, más cercana a la ciencia ficción que a la realidad.

Además, la seguridad a largo plazo de estos compuestos y su posible impacto en funciones celulares normales aún están siendo investigados. La supresión indiscriminada de células senescentes podría tener consecuencias no deseadas, y es esencial sopesar los beneficios potenciales con los posibles riesgos. Y, por supuesto, hay que hacer hincapié en que la investigación está aún «en pañales».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME