Educación

«Cuando los jóvenes saben qué oportunidades tienen, mayor control sienten en sus vidas»

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
11
Ene
2023
Ryan Gibson

¿Qué tiene que cambiar en el sistema educativo para preparar mejor a los jóvenes de cara enfrentarse al mundo que les rodea? La pregunta es muy antigua. La respuesta sigue buscándose en reformas legales, apuestas educativas y estudios sobre buenas prácticas. Ryan Gibson, orientador educativo y Jefe del Sistema Nacional de Academies Enterprise Trust (AET), visitó recientemente la Fundación Bertelsmann, en Madrid, para relatar cómo las escuelas de Reino Unido se han transformado de cara a orientar mejor a sus escolares sobre su futuro profesional y cómo, usando una serie de principios llamados ‘Gatsby Benchmarks’, han creado un nuevo paradigma de excelencia. Lo importante, insiste, es que ahora los jóvenes tienen mucho más claro qué les ofrece el mundo y cómo pueden usarlo, lo que les motiva más y les hace más felices.


Empecemos por la pregunta que inevitable: ¿por qué es la orientación laboral tan importante en el currículo escolar?

Cuando la gente joven comprende las bases de los mejores trabajos y el camino a seguir se motiva de forma personal y también en sus estudios. Lo tienen más fácil para comprender el rango de posibilidades que tienen abiertas. Por tanto, deben ser conscientes de los diferentes caminos que pueden tomar y tener la oportunidad de experimentarlos: visitar a un empleador o una universidad, por ejemplo, e imaginarse allí. Queremos que cuando la gente joven deje la educación pase a una carrera que los haga sentir realizados.

Es interesante la idea de dar herramientas porque, en sistemas educativos como el español, hay que tomar decisiones sobre qué vas a estudiar a edades tempranas. No pocos adultos reconocen ahora que lo hicieron un poco al azar. ¿Estamos pidiendo demasiado a nuestros adolescentes?

No estamos diciendo que a los 14 años debas saber de forma absoluta qué es lo que quieres hacer. Lo que señalamos es que es importante que la orientación laboral empiece antes. En Inglaterra contamos con los puntos de referencia, que definen cómo debe ser una provisión de carreras de primer nivel y los inputs que la gente joven debe recibir. Su propósito es ayudarlos a expandir sus horizontes, a ser capaces de ver el rango de posibilidades existente y a construir un plan para alcanzar esas aspiraciones una vez decidan cuáles son. En los colegios ingleses, los Gatsby Benchmarks se emplean para crear un programa laboral que se construye de forma progresiva a lo largo del recorrido escolar y te equipa con habilidades que necesitarás para tomar decisiones importantes a medida que creces.

 ¿Cuáles son sus orígenes los orígenes de estas métricas?

La Gatbsy Foundation encargó a John Holman una investigación sobre dónde se ofrecía bien la orientación profesional y cómo es cuando es buena. Holman realizó seis visitas internacionales en 2013 y generó un estudio en el que detallaba lo que se han acabado conociendo como los puntos de referencia [esos benchmarks]: las ocho cosas que definen una provisión de carreras de primer nivel. Cada punto se ha fragmentado en una serie de características clave que se deben alcanzar. Se hizo una prueba piloto en Inglaterra –que tuve el privilegio de liderar– con diferentes tipos de escuelas, de localizaciones y geografías y de niveles de resultados previos. Fue un éxito.

«No estamos diciendo que a los 14 años debas saber qué es lo que quieres hacer, pero es importante que la orientación laboral empiece mucho antes»

En 2017 el Gobierno los adoptó y los hizo centrales en la estrategia de orientación laboral nacional, que alienta a las escuelas y universidades a usarlos. De forma paralela, desarrollamos una nueva infraestructura para apoyar a los colegios. El piloto identificó que el rol del líder de orientación es muy importante —una persona identificada como tal que sea responsable de ofrecer esto en cada escuela— y que lo que sería realmente importante es conectar a estos orientadores en una red. Ese es el proceso en el que nos encontramos: en Inglaterra, la ley ha cambiado para indicar que cada escuela debe tener un orientador y un programa de orientación laboral, que arranque en edades de 11 o 12 años hasta el final del sistema escolar, tanto si lo dejas con 16 como con 18. Debe estar publicado en tu web con una evaluación de la calidad de este programa y una declaración de intenciones que explique cómo permitirás a los proveedores externos acceder a tus estudiantes. Y debes asegurar que cada escolar tendrá acceso a un orientador laboral que esté formado y pueda ofrecer consejos de forma imparcial e independiente, ayudando a los jóvenes a tomar los siguientes pasos en sus carreras.

¿Contáis ya con datos sobre cómo ha impactado esto en la vida de los estudiantes?

Sí. Lo más pertinente es que aumenta la motivación de los jóvenes: están trabajando mejor y tomando mejores decisiones de estudios. Encontramos una conexión directa entre que las escuelas alcancen los puntos de referencia y que más jóvenes sigan a sus destinos [continuar estudiando o entrar en aprendizajes en empresas]. Creo que hay una reducción del 10% de los jóvenes que no siguen en la educación, en el empleo o en la formación profesional. Tenemos más jóvenes tomando mejores decisiones y sosteniéndolas.

El abandono escolar suele ser más habitual entre los estudiantes de clase obrera. ¿Los puntos de referencia están cambiando esto?

Sí. En las escuelas desfavorecidas que están implementando y alcanzando los puntos de referencia vemos mayores mejoras en las cifras de jóvenes que siguen sus caminos en educación, empleo o formación profesional. Por tanto, sabemos que son muy efectivos en zonas desfavorecidas, pero lo son de forma transversal a todas las áreas. También percibimos que los empleadores aprecian el marco común que generan, porque implica que cada escuela está trabajando hacia el mismo objetivo y que hay puntos clave que ellos pueden apoyar.

«Muchas empresas valoran que los jóvenes sean capaces de hablar de sus propios valores y de las cosas que aprecian»

Hablando de la presencia de las empresas en la educación, ¿cómo podemos prevenir que la transformación de las escuelas no se convierta en un ajuste a lo que las empresas necesitan y se olviden cuestiones como las Humanidades, que a veces se ven como poco útiles pero son parte del aprendizaje que nos convierte en ciudadanos? ¿Cómo se encuentra el equilibrio?

Esto es absolutamente crucial en Inglaterra. Posicionamos la orientación profesional en lo que llamamos desarrollo personal. Es importante que los jóvenes comprendan las opciones que están disponibles y cómo pueden llegar a una decisión, cómo son alentados a explorar y formarse un punto de vista, cómo buscan consejo. Todas estas cosas son fundamentales. Sabemos que los empleadores tienen un rol importante por ocupar. Igualmente, muchas empresas valoran que los jóvenes sean capaces de hablar de sus propios valores y de las cosas que aprecian. El propósito de integrar la carrera laboral en el currículo es el de asegurar que ayudamos a los jóvenes a ver el propósito de lo que están estudiando y, a veces, ese es simplemente el gusto por el aprendizaje. Se trata de abrirles los ojos hacia el mundo que los rodea y la orientación profesional ayuda a hacerlo.

Por otro lado, ¿cómo ayuda este sistema a resolver algunos de los problemas que los niños y adolescentes tienen en el contexto de su proceso educativo, como por ejemplo el bullying?

Los puntos de referencia suponen movilidad social; la idea de ayudar a la juventud a ver qué oportunidades existen y usar esas oportunidades, esa información y el apoyo disponible para motivarlos. Como decía, que cuanto más motivados están los jóvenes, más adoptan mejores prácticas de estudio y de trabajo. Más escolares son conscientes de las oportunidades disponibles. Por tanto, es un componente importante en el esfuerzo de los colegios para conectar con los estudiantes.

«Cuanto más motivados están los jóvenes, más adoptan mejores prácticas de estudio y de trabajo»

¿Podemos entonces concluir que cuando eres más consciente de las oportunidades se neutraliza la presión del grupo?

Sabemos que la gente joven, cuando tiene una idea de lo que hay, quiere comprender los pasos a dar. Son más felices y se sienten en mayor control de sus vidas. Si pienso en los estudios previos al Gatsby Benchmark Report, muchos jóvenes se sentían desilusionados sobre su futuro,  no estaban seguros de qué pasos debían dar después [de la enseñanza obligatoria] y estaban muy nerviosos ante la entrada en la fuerza laboral. Y, por supuesto, esto puede dañar tu salud mental y bienestar. La orientación laboral y el marco que crean los puntos de referencia ayudan a asegurar que se les da el apoyo que necesitan y que lo reciben en un programa progresivo construido hacia un objetivo final que quiere hacer que sean más conscientes, más informados, más seguros de sí mismos y más equipados para el futuro. En ese sentido, es genial que los jóvenes no solo estén más listos para tomar mejores decisiones en su carrera laboral sino también que, como resultado, se sientan más felices.

Con toda esta experiencia ya acumulada, ¿qué recomendarías a padres, escuelas y profesores de fuera de Inglaterra que no usan este método para mejorar la conexión con los estudiantes y ayudarlos a comprender cómo será el futuro?

Los puntos de referencia fueron creados partiendo de la evidencia internacional sobre qué funciona. Para nosotros definen lo que un estándar de primer nivel en educación de orientación laboral debe incluir y, por supuesto, funciona. Igualmente, cuando analizas los puntos de referencia, debes tratarlos con igual importancia. Ninguno es más importante que otro. Si Sir John Holmen, el fundador, estuviese aquí ahora te diría que no hay una varita mágica para una buena orientación laboral, sino que debes seguir todos los puntos para todos y cada uno de los jóvenes. Es importante tratarlos de forma equitativa y cumplirlos todos. Pero, sobre todo, hay que recordar que los puntos de referencia están caracterizados por encuentros significativos. Ya sea con la información, con los empleadores, con las universidades, con el currículo educativo, deben ser estos encuentros que marquen, pero deben tener también un foco en cada uno de los estudiantes, en un modo altamente personalizado. Esto implica que debes buscar cómo apoyar a cada joven cuando se tengan en cuenta esas oportunidades y experiencias.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.