Sociedad

Ponga un perro en su oficina

Cada vez más empresas se suman a la política ‘pet friendly’, permitiendo a sus trabajadores traer a la oficina a sus compañeros peludos. No es para menos: varias investigaciones subrayan grandes beneficios psicológicos en la presencia de mascotas en los puestos laborales, destacando la reducción de estrés. Pero ¿es posible implantarlo sin dejar atrás a las personas que tienen fobia a estos animales o son alérgicas?

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
27
Dic
2022
perro

En cientos de miles de hogares en España hay un miembro de la familia que exige con puntualidad militar su desayuno cada mañana, espera tras la puerta con impaciencia cuando llegamos del trabajo y roba espacio de la cama todas las noches sin pagar alquiler ni facturas. Según los datos del censo realizado por la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía (ANFAAC), en nuestro país viven actualmente 29 millones de mascotas que transforman nuestra vida para siempre acompañándonos, leales, durante años.

Además, la cifra de compra y adopciones ha aumentado considerablemente durante los últimos años fruto de la pandemia: vivir la soledad entre nuestras cuatro paredes nos motivó a buscar una compañía peluda y, afortunadamente, en la mayoría de los casos esa incorporación ha sido responsable, tal y como evidencia el descenso de los abandonos –quizá por el endurecimiento de las todavía laxas leyes de protección y bienestar animal o porque nos hemos dado cuenta de que una mascota no es un capricho–.

Sea como sea, una mascota es nada más y nada menos que familia. Y ese vínculo es bidireccional. Tu perro, tu gato, tu pez, tu camaleón o tu conejo te acompaña durante unos años, pero tú eres todo lo que conoce. Precisamente por eso queremos exprimir cada minuto con nuestros animales, motivación que ha desencadenado últimamente una revolución en el mercado laboral: el auge de las empresas pet friendly.

No se trata de una moda sino de la respuesta a una necesidad colectiva: ocho de cada diez trabajadores millennials desearían compartir oficina con su perro. Además, la posibilidad de llevar a la mascota al trabajo es a día de hoy uno de los factores más importantes a la hora de decantarse entre dos puestos de trabajo en un proceso de búsqueda de empleo. Estos son los datos que arroja el informe Pets at work de Purina e IPSOS y es que, aunque para quienes no tienen mascota resulta insólito, lo cierto es que el 38% de los trabajadores jóvenes prefiere que una empresa sea pet friendly a que ofrezca un seguro de salud, un coche de empresa o instalaciones deportivas. En respuesta a este interés, más de 200 empresas europeas han abierto sus puestas a las mascotas, desde start ups con apenas diez trabajadores hasta multinacionales a la altura de Google, Airbnb o Cabify.

El 38% de los trabajadores jóvenes prefiere que una empresa admita mascotas a que ofrezca un seguro de salud, un coche de empresa o instalaciones deportivas

¿Los beneficios de esta tendencia laboral? Una mejoría de la salud mental de los trabajadores. Ya en 2012, un estudio de la Universidad de Virginia encontró que la presencia de perros en el espacio de trabajo y durante los descansos reducía significativamente los niveles de estrés y mejoraba la comunicación entre trabajadores. «Puede considerarse una intervención psicosocial de bajo coste económico y al alcance de muchas organizaciones», explicaba Randolph T. Barker, investigador líder del estudio, «pero, por supuesto, hay que contar con políticas que garanticen que en el lugar de trabajo solo haya mascotas amables, limpias y bien educadas».

Además del plus para la salud mental de los empleados, apostar por los animales conlleva grandes beneficios para las empresas. Según los datos de la Universidad de Toronto, las compañías pet friendly muestran una menor tasa de rotación laboral. En otras palabras, retienen el talento y el capital intelectual, lo que se traduce en un ambiente laboral comunicativo y estable, un mayor compromiso con los valores de la empresa por parte de los empleados y, además, un importante ahorro para la organización. Por si fuera poco, el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional ha encontrado un aumento de la productividad en las empresas que admiten mascotas, sobre todo en situaciones de presión.

Delimitar un espacio de trabajo con mascotas, cuidar de su higiene y aludir a la responsabilidad individual son medidas clave para que estas oficinas funcionen

Pese a todo, aún nos encontramos con dos grandes obstáculos para hacer de las oficinas con mascotas una realidad común: hay personas a las que no le gustan los perros y otras que, por motivos de salud, no pueden convivir cerca de ellos. Para afrontar estos retos, lo ideal es seguir ciertas recomendaciones, como delimitar un espacio de trabajo dog friendly y establecer una distancia de seguridad entre las mascotas y los trabajadores con alergias o con miedo a los animales. Sea como sea, hay zonas de uso común a las que no pueden acceder como, por ejemplo, la cafetería o los baños. Por otro lado, es necesaria una buena ventilación y limpieza del lugar de trabajo, tarea que ya podemos tachar a raíz de las medidas sanitarias que se han implementado tras la pandemia.

A mayores, es imperativo aludir a la responsabilidad individual de los trabajadores que llevan a sus mascotas a la oficina. Si un perro es reactivo o se estresa en ambientes sociales, quizá es mejor que no te acompañe al trabajo. Tampoco es recomendable dejarlo suelto ni solo; al fin y al cabo, tu oficina es un entorno extraño para él. Finalmente, es fundamental que los animales estén al día de sus vacunas para evitar la transmisión de enfermedades entre ellos y, por supuesto, que los dueños cuiden su higiene con rigor.

Adoptando estas medidas es posible crear un entorno laboral confortable para humanos, pero sobre todo para las mascotas. No olvidemos que los perros son seres sintientes y que, más allá de nuestras necesidades humanas, debemos asegurar su bienestar. Todavía estamos en pañales en lo que a eso respecta, pero fomentar la conciliación incluyendo a las mascotas en el concepto de familia es un primer paso para lograrlo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.