Medio Ambiente

La ley de desperdicio alimentario, una oportunidad que debemos aprovechar

El documento legislativo aprobado por el Consejo de Ministros aborda materias esenciales que contribuirán a reducir el desperdicio alimentario pero, para asegurar nuestro liderazgo como país y evitar el riesgo de quedarnos atrás, debemos mirarnos en el espejo de la experiencia internacional.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
14
Jul
2022
desperdicio

Artículo

La Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario recientemente aprobada por el Consejo de Ministros es una oportunidad que debemos aprovechar como sociedad para asegurar un impacto positivo real en la lucha contra el desperdicio alimentario. El texto aborda materias esenciales que contribuirán a ello, pero para asegurar nuestro liderazgo como país en un futuro habrá que mirarse en el espejo de la experiencia internacional y así evitar el riesgo de quedarnos atrás en la regulación de algunos aspectos claves en la lucha contra el desperdicio de alimentos.

Según datos de la FAO, en España se tiran cada año más de 7,7 millones de toneladas de alimentos a lo largo de toda la cadena. Son más de 250 kg de comida desperdiciada cada segundo. Esto ha llevado a España a ser el tercer país de la Unión Europea en regular la materia, después de Italia y también Francia, cuya ley fue aprobada en 2016 y ha inspirado los contenidos de la ley española. Pero ¿qué podemos aprender de otros países para asegurar que España se mantenga entre los países líderes a la hora de abordar el desperdicio alimentario?

Desde que en 2018 aterrizamos en España para combatir el desperdicio de alimentos a través de nuestra app, planteamos la necesidad de una ley nacional que pusiera freno al desperdicio. El texto del proyecto de Ley es un buen punto de partida e introduce aspectos muy relevantes, como la obligación de tener un plan de prevención, además de suscribir acuerdos de donación con organizaciones sociales y con empresas para garantizar otros tipos de redistribución de los excedentes para consumo humano.  

El etiquetado de fechas es el motivo del 10% de la comida que se desperdicia en la Unión Europea

No obstante, sin perjuicio de estos avances que, sin duda, son positivos, podemos decir que aún hay mucho margen de mejora y que nos encontramos con tres aspectos clave que podemos analizar bajo la luz de la experiencia de otros países.

De acuerdo con el proyecto de Ley, la jerarquía de prioridades que debe guiar a los operadores de toda la cadena alimentaria sitúa la donación o redistribución de alimentos para el consumo humano a la cabeza. Esto generará un cambio de conciencia, haciendo que las empresas prioricen la donación o redistribución ante cualquier otra solución para gestionar los excedentes alimentarios. El único precedente que existe en este sentido a nivel comunitario es la ley francesa del 2016.

La diferencia es que, en el caso francés, la prevención ocupa el primer lugar en la jerarquía de prioridades, implicando actuar antes para evitar la generación de residuos y asegurando un uso eficiente de los recursos desde el punto de vista medioambiental y económico. La primera versión de la ley española presentada en 2021 incluía la prevención como primera opción. En cambio, en la versión actual ya no está dentro de esa jerarquía, aun siendo uno de los principios rectores de la norma. Es posible que el hecho de que las empresas no deban prevenir antes de curar suponga un obstáculo para ser algo más eficientes a la hora de gestionar los residuos alimentarios. 

Otro aspecto clave previsto es el de la fecha de consumo preferente. Y es que el etiquetado de fechas es el motivo del 10% de la comida que se desperdicia en la UE; es decir, casi 9 millones de toneladas anuales. El documento legislativo parece reconocer la relevancia de este aspecto cuando incorpora como buena práctica el incentivar la venta de productos con la fecha de consumo preferente o caducidad próxima. Sin embargo, la nueva versión se queda corta frente al texto propuesto en 2021: no incluye como obligación que los productos con fecha de consumo preferente vencida se presenten separados y claramente diferenciados del resto en el punto de venta final, con bajada de precios o para donación.

Abordar este reto común requiere de herramientas que ayuden a evaluar cómo estamos progresando toda la cadena agroalimentaria en su conjunto

Y tampoco contempla la venta de productos con fecha de consumo preferente sobrepasada como sí ocurre en países como Austria o Grecia. La adopción de medidas efectivas que aborden la problemática de la fecha de consumo preferente debería ser una cuestión de máxima prioridad. La opción de vender productos en perfecto estado con fecha de consumo preferente sobrepasada podría evitar el desperdicio de toneladas de alimentos en España.

Junto con lo anterior, queda preguntarse si aún habría margen de introducir mecanismos con los que obtener la suficiente información a la hora de combatir el desperdicio de alimentos. Según el proyecto de Ley, los agentes de la cadena deberán colaborar con las administraciones públicas en la contabilización de los residuos alimentarios. Sin embargo, el texto prevé que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación cifre únicamente el desperdicio producido por el consumidor, tanto dentro como fuera del hogar. Abordar este reto común desde la unión requiere de herramientas que ayuden a evaluar cómo estamos progresando toda la cadena agroalimentaria en su conjunto, y no focalizar la responsabilidad en un solo eslabón. 

Así parecen entenderlo también los distintos sectores económicos en Noruega, donde las asociaciones que representan a los agentes de la cadena alimentaria adquieren voluntariamente el compromiso de reportar anualmente a las autoridades los índices de desperdicio correspondientes a sus sectores, en virtud del Acuerdo de la Industria para la reducción del desperdicio alimentario suscrito entre cinco ministerios y las principales asociaciones representantes de los sectores agroalimentarios.

Tenemos una oportunidad inigualable en la historia de nuestro país para abordar un problema responsable, actualmente, del 10% de las emisiones globales. Elevar los mínimos estándares aplicables para marcar el camino por el que progresar en materia de desperdicio alimentario en España es una labor de todos los actores que integramos nuestra economía y sociedad. Por tanto, tomar como referencia la experiencia de otros países europeos nos ayudará a mantener el liderazgo en la batalla contra el desperdicio, ya que es cuestión de tiempo que el resto de Estados (sobre todo los europeos) impulsen medidas cada vez más efectivas con este propósito. 


Victoria Albiñana, responsable de relaciones institucionales y asuntos públicos en Too Good To Go en España.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

OFRECIDO POR
Cabecera

La buena (y nueva) energía

Manuela Sanoja

El sector energético se halla inmerso en una profunda transformación con la que avanzar hacia una transición sostenible.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.