Medio Ambiente

Estos son los países más (y menos) sostenibles del mundo

Repasamos el informe anual del Instituto Tecnológico de Massachusetts que evalúa el ‘futuro verde’ de 76 Estados según su capacidad para reducir las emisiones, desarrollar energías limpias o aprobar políticas climáticas.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
06
Jun
2022

El pasado mes de mayo el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) publicó la segunda entrega de su informe Green Future Index, una investigación que realiza un exhaustivo análisis para establecer una clasificación comparativa entre 76 países y su esfuerzo en acercarse a un futuro sostenible. ¿Cómo? Midiendo variables como la capacidad de reducir de emisiones de carbono, el desarrollo de energías limpias, la aprobación de políticas climáticas o el apoyo a la innovación verde.

Con una página web habilitada para seguir este particular ránking en tiempo real, la última entrega del índice interactivo se basa en datos recogidos entre octubre de 2021 y enero de 2022. Hemos hecho una selección de 10 de esos países: los que mejor y peor lo están haciendo a la hora de combatir la crisis climática.

Islandia (1º)

El país nórdico ya fue el líder de la primera edición. Con una puntuación de 6,92, los autores del informe destacan cómo es una de las dos naciones europeas que genera más electricidad de fuentes renovables de la que consume, energía de la que el 80% se destina a necesidades de calefacción y refrigeración. Así, Islandia lidera los ránkings de descarbonización y de innovación, obteniendo grandes puntuaciones en compromiso social y políticas climáticas.

Dinamarca (2º)

De los 10 países con mejor puntuación, nueve son europeos, y la mayoría se sitúa en los primeros puestos. Y es que la descarbonización, y lo veremos más abajo, también entiende de clases. Dinamarca, con 6,55 puntos, es la segunda en la clasificación general gracias a su ambicioso programa de bonos verdes lanzado en diciembre de 2021, con el que recaudó 762 millones de dólares y espera financiar su transición energética. Eso sí, el informe apunta a que tiene deberes pendientes en descarbonización.

Países Bajos (3º)

Con una puntuación de 6,42, Países Bajos asciende del décimo lugar al pódium como líder mundial en transporte ecológico, particularmente en el transporte público: los trenes de pasajeros utilizan energía limpia desde 2017. Además, los autobuses holandeses funcionarán con energías renovables a partir de 2025 y estarán libres de emisiones para 2030.

Reino Unido (4º)

Una de las potencias que más mejora su puntuación, 6,29, escalando desde la 17º plaza. Lo hace gracias a su apuesta por la inversión en energía limpia: casi el 36% de la energía del país provino de fuentes limpias hacia finales de 2021 y tiene la intención de que ese porcentaje sea del 100% para 2035.

Corea del Sur (10º)

El país que más puestos escala entre los dos informes, del 31º al top 10, siendo el último que puntúa por encima de los seis puntos, 6,03. El informe considera a esta economía «una de las mejores economías de reciclaje del mundo» y destaca el trabajo para mitigar el impacto de los desechos de la economía de cafeterías más grande de Asia, mediante la introducción de un Plan de devolución de depósitos para todas las tazas de café desechables en junio de 2022.

España (13º)

Nuestro país puntúa 5,83 y sube del puesto 18º al 13º. ¿La razón? Los esfuerzos de hidrógeno verde que se impulsaron en febrero de 2022 con el proyecto HyDeal España para desplegar electrolizadores de energía solar de 7,4 GW y producir 330.000 toneladas de hidrógeno al año.

Costa Rica (20º)

El país centroamericano cayó del 7º al 20º en este informe. Es el mayor desplome. El problema: un informe de las Naciones Unidas sobre la gestión de desechos electrónicos en América Latina desveló que Costa Rica generó la mayor cantidad de desechos electrónicos en la región, nada menos que 13,2 kg per cápita. Es escaso consuelo, pero eso significa que también tiene la tasa de reciclaje más alta.

China (26º)

Seamos sinceros: da igual lo que digan el resto de apartados. Sin China no hay salida de la crisis climática, la de las materias primas o ninguna otra. El gigante asiático es la potencia del presente y del futuro y una de las industrias más potentes del mundo. En el ránking de 2022 asciende 19 puestos, del 45º al 26º. El informe destaca cómo ha duplicado su capacidad de generación eólica marina a 26 GW, reemplazando al Reino Unido como el principal generador del mundo, y ahora produce la mitad de la electricidad eólica marina del mundo.

Qatar (73º)

Empezamos con el furgón de cola. Es complicado puntuar alto en descarbonización cuando la economía de tu país se basa en comerciar con combustibles fósiles. Por eso, Qatar es el último en esa clasificación. Aun así, los técnicos del MIT destacan el programa para preservar sus bosques de manglares y humedales en peligro de extinción como parte fundamental de los esfuerzos del país para preservar el 25% de su superficie terrestre y reducir la extracción de agua subterránea en un 60% para 2030.

Paraguay (74º)

De nuevo, otro país del sur entre las peores puntuaciones. En este caso la desigualdad y la dependencia tienen peso. La nota más positiva del informe requiere la colaboración de una firma europea, la maderera sueca SilviPar, que ha invertido fondos de su Fondo Forestal de Impacto de SA para desarrollar una plantación sostenible de eucaliptos en Paraguay, prevista para 50.000 hectáreas dentro de cinco años.

Argelia (75º)

Tiene el mismo problema que Qatar: difícil puntuar alto en políticas climáticas por su mercado de gasoductos. Aunque hay una parte buena de estos proyectos comerciales con Europa: compañías argelinas e italianas incluyen fábricas de paneles solares y varios proyectos de tecnología de descarbonización.

Irán (76º)

El peor, con 2,67 de puntuación. Es el único país que se sitúa por debajo de los tres puntos. Aun así, el Green Future Index le saca su lado positivo: desde 2021, Irán está trabajando con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en un proyecto de eficiencia energética urbana que tiene como objetivo una reducción del 20% en el consumo de electricidad en 400 edificios.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ser verde ya no es suficiente

Jean-Marc Ollagnier | Domingo Mirón

En Europa, lo verde ya es una norma: las miradas están puestas en el continente que ha de liderar la sostenibilidad.

Es hora de dejar huella

Cristina Sánchez

Trabajar a favor del clima solo será posible con el esfuerzo de empresas, inversores, administraciones y ciudadanos.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.