Sociedad

OFRECIDO POR
Banner

Agenda 2030 o la importancia de apostar en conjunto

Potenciar la ciencia y la innovación, y que estas trasciendan en la ciudadanía, se revela como la única fórmula para cumplir plazos y desafíos a la hora de avanzar en el camino hacia un mundo sostenible.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
22
Jun
2022
Ciencia

Artículo

Con el mundo inmerso en una ruta hacia la sostenibilidad que se presenta como absolutamente definitoria para el futuro de nuestro planeta, no son pocas las dudas e incógnitas que inundan el debate público. El conocido como Green Deal, cuyo objetivo pasa por descarbonizar la economía y ganar la batalla al cambio climático, resulta en ocasiones excesivamente difuso, necesitada la sociedad de tangibles y certezas. Es precisamente ahí, en ese proceso de cristalizar ideas, donde la ciencia debe jugar un papel fundamental. Para ello, el sector científico precisa de una apuesta firme que lo potencie y le permita ocupar el plano social que su importancia merece. De ello depende, en buena parte, el futuro de todos.  

«La investigación tiene una responsabilidad tremendamente exigente y la necesidad de aportar a la sociedad soluciones de conocimiento y tecnológicas en muy poco tiempo. Sin embargo, intentamos solventar problemas del siglo XXI con herramientas que no son de esta época», explica María Victoria Moreno-Arribas, investigadora del CSIC y directora del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación. «El problema fundamental que tenemos en España es que tenemos capacidad de generar impacto, pero no nos coordinamos bien», indica la científica, participante en una mesa redonda organizada por la revista Ethic y BASF de cara a abordar el papel de la ciencia e innovación en los retos del presente.

Para cumplir con esa demanda, el Estado ha depositado todas sus esperanzas en los fondos europeos, parte de los cuales han sido destinados a renovar el tejido científico. «Todos los retos pendientes no se pueden lograr sin la ciencia y la innovación», manifiesta Ignacio García Fenoll, subdirector general de Coordinación de la Innovación en el Ministerio de Ciencia e Innovación.

«Sin industria quí­mica no hay economí­a circular; es así­ de sencillo», asevera Carles Navarro, director general de BASF en España

Dentro de ese mapa estructural que compone el sector de la ciencia y la innovación en España, hay ciertas industrias cuyo aporte puede llegar a tener un mayor impacto. Una de ellas es la industria química. «Química y sostenibilidad en la misma frase suele generar bastante incomprensión, pero sin industria química no hay economía circular; es así de sencillo», afirma, contundente, Carles Navarro, director general de BASF en España. En la compañía química alemana están convencidos de su rol protagonista en el cambio. «La única actividad que puede convertir un neumático viejo en un bote de cosmética es la nuestra», afirma Navarro, voz más que autorizada en un sector para el que, en España, trabajan uno de cada cuatro investigadores. «Descarbonización, digitalización, economía circular y crear un ambiente favorable. Esos son nuestros principales retos», explica sobre las prioridades de la industria a la hora de sumar su aporte al barco de la Agenda 2030.

Involucrar al ciudadano

No por obvio resulta menos cierto: sin una ciudadanía comprometida y dispuesta a actuar de forma conjunta, ninguna de estas agendas políticas logrará alcanzar sus objetivos. «Lo verdaderamente complicado es que la ciencia llegue a la sociedad», apunta García Fenoll. Siempre va a haber gente que genere conocimiento, gente que tenga acceso a él y gente que lo desconozca por completo, pero no por ello esa brecha es menos preocupante. En ese desafío, el de acercar la ciencia a la calle y al día a día, la administración pública juega un papel fundamental. «Quien está llamado a corregirla es la política. Me gusta pensar en un mundo ideal en el que sea el sector público el que asuma el liderazgo y las empresas vayan, en el mejor de los sentidos, a rastras», considera Jorge Barrero, director de la Fundación Cotec.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ser verde ya no es suficiente

Jean-Marc Ollagnier | Domingo Mirón

En Europa, lo verde ya es una norma: las miradas están puestas en el continente que ha de liderar la sostenibilidad.

Es hora de dejar huella

Cristina Sánchez

Trabajar a favor del clima solo será posible con el esfuerzo de empresas, inversores, administraciones y ciudadanos.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.