Medio Ambiente

¿Podrá la moda ser sostenible alguna vez?

La industria de la moda produce un 400% más que hace veinte años, y el daño ecológico ya es innegable. Sin embargo, hay propuestas políticas y civiles que buscan dar con la solución definitiva basándose en las economías circulares.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
09
Feb
2022
moda

Una camiseta, unos vaqueros o un jersey, son utilizados, en promedio, sólo siete veces. Después, terminan desperdigados por alguno de los inmensos vertederos ubicados en los países que importan ropa usada (y que nunca terminan de reutilizar). El problema es grave: la industria de la moda produce un 400% más que hace veinte años, y, según Ecoalf, el 63% de esos productos termina en lugares que hacen de un ecosistema en un basurero de ropa sucia.

Pero la problemática es bastante más compleja que desarrollar tejidos reciclados o apostar por la reutilización, y eso ha llevado a actores internacionales como la ONU y la Unión Europea a buscar nuevas rutas para encontrar una solución. No se trata de un asunto menor, pues la producción de ropa masiva es una de las principales causas del desperdicio de agua en el mundo, entre otros daños medioambientales.

La industria de la moda es responsable del 20% del desperdicio de agua en todo el mundo

Al respecto de este fenómeno, en 2019 fueron publicadas en la prensa internacional las imágenes del ‘cementerio de ropa’ en el desierto de Atacama, en Chile: un desierto convertido en muladar, ya que funciona como vertedero de ingentes cantidades de prendas que después de haber sido fabricadas en Asia alguien las utilizó (y pronto desechó) en Europa o Estados Unidos. De las 59.000 toneladas de jerséis, vaqueros, camisetas, y zapatos de moda de temporada que llegan al año al puerto de Iquique, 39.000 terminan allí, a cielo abierto, produciendo un daño ecológico sin precedentes en la región.

De acuerdo con un informe de la ONU de 2019, esa industria duplicó su producción entre el año 2000 y 2014, lo que la convierte en la responsable del 20% del desperdicio y de la contaminación del agua en todo el mundo. Por ejemplo, para producir unos vaqueros se necesitan 7.500 litros de agua. Sin embargo, según los datos de Unicef, cada año mueren 1.000 niños por enfermedades asociadas al agua contaminada o por la falta de ésta, 748 millones de personas en el mundo tienen serias dificultades de acceso al líquido vital, y en países como Mozambique, Papúa Nueva Guinea, y la República Democrática del Congo, más de la mitad de la población sufre por la falta de agua potable.

El daño ecológico de la ‘fast-fashion’

Unos 2.700 litros de agua es lo que bebe una persona a lo largo de dos años. Pero, según los datos del informe El impacto de la producción textil y de los residuos en el medio ambiente del Parlamento Europeo esa es exactamente la cantidad de agua que se necesita para fabricar una camiseta; justo como cualquiera de las que terminan en el vertedero del desierto de Atacama.

Además, añade que el lavado de materiales sintéticos genera cada año 0,5 millones de toneladas de microfibras que terminan en los océanos; eso representa el 35% de los microplásticos primarios liberados en el medio ambiente. Una sola carga de ropa de poliester en la lavadora puede llegar a verter 700.000 fibras plásticas que terminan en la cadena alimentaria.

Y respecto a la contaminación por los gases de efecto invernadero, se calcula que la moda es responsable del 10% de las emisiones mundiales de carbono: más que la suma de los vuelos internacionales y que el transporte marítimo. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, de hecho, las compras textiles dentro de la Unión Europea generaron en 2017 el equivalente a 654 kilogramos de emisiones de CO2 por persona.

Un plan de acción europeo hacia una economía circular

Para paliar el impacto medio medioambiental producido por la moda, en marzo de 2020 la Comisión Europea adoptó un Plan de Acción para la Economía Circular, una hoja de ruta que incluye estrategias para la reutilización e innovación de los productos textiles. Un año más tarde, en febrero de 2021, el Parlamento Europeo votó a favor de que ese plan incluyese medidas adicionales para avanzar hacia una economía neutra en carbono, basada en la sostenibilidad, libre de productos tóxicos, y, sobre todo, completamente circular de cara a 2050.

A grandes rasgos, el objetivo de ese plan está centrado en el reciclaje. De acuerdo con el Parlamento Europeo, ese es el inicio de la solución a un problema silencioso que no quedará del todo resuelto si no se apuesta por la circularidad. Al respecto, Jan Huitema, del grupo político parlamentario europeo Renew Europe dijo: «Para que la economía circular tenga éxito deben garantizarse todos los principios de circularidad en todas las etapas de la cadena de valor. Desde la concepción hasta la producción, hasta llegar al consumidor».

Hasta el 80% del impacto medioambiental de una prenda está determinado por su diseño

Este plan de acción está asociado a una guía en la que la Unión Europea pretende aumentar los niveles de reciclaje de todos los residuos entre el 65 y el 70% para 2030. En un debate al respecto, los eurodiputados concluyeron que solo apostando por la economía circular se podrá cumplir con el Pacto Verde europeo. Y es que el origen del problema comienza en el diseño: hasta el 80% del impacto medioambiental de una prenda (o de un producto) está determinado por su diseño. De acuerdo con el Parlamento Europeo, de no hacer algo al respecto, no se podrá frenar el consumo global de materiales, que está previsto que se duplique en los próximos cuarenta años.

De momento, cada año terminan en el mar cerca de 8 millones de toneladas de plástico. Y los datos sobre este problema no son nada esperanzadores: de no poner freno al uso (y desecho) indiscriminado de plásticos, y de ropa de temporada, para 2050 habrá más plástico que peces en los mares.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Del escaparate al vertedero

Cristina Suárez

La pandemia obliga al sector de la moda a buscar alternativas para dar salida a los excedentes que no ha vendido.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.