Salud

POWERED BY

La otra pandemia de la salud: más allá de la covid-19

La lucha contra el cambio climático es el mayor reto para los sistemas sanitarios mundiales en el siglo XXI: desde las sequías y olas de calor hasta el aumento de alergias y enfermedades transmitidas por mosquitos, sus consecuencias son mucho más profundas que las causadas por la covid-19.

Ilustración

Valeria Cafagna
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
Cambio climático y salud

Ilustración

Valeria Cafagna

La pandemia lo cambió todo: hace año y medio, prácticamente de la noche a la mañana, vivimos la crisis global más intensa desde la Segunda Guerra Mundial. Es cierto, todo este tiempo no hemos hecho más que preocuparnos por entender (y, sobre todo, resolver) la nueva enfermedad que logró, en tiempo récord, exhibir la fragilidad humana. Y si algo hemos podido concluir al respecto es que los problemas de la salud, hoy más que nunca, son globales.

Desafortunadamente, la covid-19 no es la única pandemia a la que nos enfrentamos. Hoy, de cara a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la COP26 (que se celebra en Glasgow entre el 1 y el 12 de noviembre), nos hacemos una idea cada vez más clara de la magnitud de la amenaza que supone el calentamiento global. Y hoy también sabemos que dependiendo de las decisiones que se tomen en ese evento, podremos (o no) vislumbrar un futuro promisorio. Así es, el planeta no resiste más y nos lo grita en forma de inundaciones devastadoras, sequías y desertificación, el deshielo de los polos y el cruento final de tantas especies animales y de plantas, por ejemplo. Sí, el cambio climático es una lenta y dolorosa realidad que lo pone todo –incluso, nuestra salud– en juego.

Santacreu: «Es necesario que los políticos y empresas se lo tomen en serio de una vez y la ciudadanía, a su vez, acepte tomar acciones de emergencia»

¿Se ha preguntado usted si el cambio climático mata? Por supuesto que lo hace: y en muchísimas formas. Por ejemplo, ahora mismo, a diferencia de lo que sucedía hace treinta o cuarenta años, las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas (las de 2003 y 2015 en Europa fueron particularmente duras; se estima que para finales de este siglo serán aún más intensas y comunes). Más de un tercio de las muertes por ese calor descontrolado ya son atribuibles al cambio climático. No obstante, el tema es aún más complejo.

Sobre lo anterior, el Observatorio de Salud y Medio Ambiente de DKV y Ecodes, nos explica con su último informe por qué la lucha contra el cambio climático es el mayor reto para la salud mundial en el siglo XXI. «Nos preocupa que algún familiar o amigo pueda fallecer por el virus en las próximas semanas, pero no nos preocupa que vayan a perecer o a sufrir problemas graves de salud por el cambio climático. Ahí radica la dificultad para que los políticos y empresas se lo tomen en serio de una vez y la ciudadanía, a su vez, acepte tomar acciones de emergencia», defiende Josep Santacreu, consejero delegado de DKV.

La gran oportunidad para la salud en el siglo XXI

El descontrol en actividades humanas como la industrialización o la ganadería compulsiva, por ejemplo, son algunas de las principales causas del calentamiento global. Estas, al generar una excesiva emisión de gases de efecto invernadero (GEI), provocan que las temperaturas globales aumenten. Pero para frenar la capacidad de destrucción de ese fenómeno es urgente evitar que el aumento generalizado del calor sea de 1,5ºC (uno de los objetivos previstos par la COP26 de Glasgow). En 2ºC se encuentra el último límite para poder vislumbrar un futuro sin trastornos ecológicos irreversibles. Sin embargo, los datos menos esperanzadores muestran que si para 2100 no hemos puesto en marcha un plan para frenar el calentamiento global, llegaremos a un aumento de entre 3 y 4 grados, lo cual nos orillará inevitablemente a una extinción masiva (como así lo han descrito, entre otros, el famoso naturalista y divulgador científico Sir David Attenborough, designado como Defensor del Pueblo para la COP26).

Para evitar ese escenario apocalíptico, durante la COP21 o Acuerdo de París, finalmente se logró un compromiso global para la reducción (y eventual eliminación) de gases de efecto invernadero, entre otras medidas. Y lo mismo desde la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que ha desarrollado un programa con medidas para la prevención y la adaptación, así como de reducción en la emisión de gases dentro del sector salud. El punto es actuar ya.

Según la OMS, durante el final del siglo XX, cerca de 600.000 muertes fueron ocasionadas por desastres naturales relacionados con el cambio climático

No todo está perdido, hay casos de excepción. Uno de ellos está aquí, en España. En concreto, hablamos del Servicio Gallego de Salud (Sergas), que lleva más de una década en un proceso de transformación hacia un sistema sanitario sostenible y resiliente. En 2019 introdujo el modelo de Economía circular (con el paquete de medidas de la Unión Europea). En 2015 formó parte de la COP21 con Galicia Resiliente. Desde 2019 forma parte de la red global Green and Healthy Hospitals (GGHH) y ha recibido distintos galardones por su labor medioambiental. Este año, la institución ha apostado por la carrera Race to Zero en la COP26 para poner fin a las emisiones contaminantes. En ella se unirá a la presidencia de la cumbre para pedir a los gobiernos, las empresas y los agentes financieros que respondan a la crisis climática con la salud al frente. El sistema sanitario gallego es, por tanto, un ejemplo de que aún hay esperanza y de que esta crisis aún nos plantea la oportunidad de transformar a las sociedades hacia la sostenibilidad.

Otra de las oportunidades para creer en un futuro promisorio en la Tierra es la educación. Ahí está el origen del cambio: en la transición hacia un modelo de educación ambiental y de sostenibilidad. No basta con limitar a las asignaturas curriculares la formación desde las aulas; desde los colegios se debe de implantar un modelo de educación que apueste por formar a nuevas generaciones conscientes y reactivas a la emergencia medioambiental. Un referente al respecto es el último informe de Unicef y Ecodes, El impacto del cambio climático en la infancia en España.

¿Cuánto incide el cambio climático en la salud?

Tenemos el tiempo en nuestra contra. Y lo notamos ya en la salud. Según la OMS, durante el final del siglo XX, cerca de 600.000 muertes fueron ocasionadas por desastres naturales –olas de calor, sequías, inundaciones, huracanes– relacionados con el cambio climático. ¿Es necesario vivir así? Aún no: estamos a tiempo de cambiar el rumbo. No obstante, los efectos dañinos del cambio climático en la salud ya son innegables. ¿Ha escuchado usted hablar del melanoma? El cáncer de piel, uno de los más agresivos, es causado por la constante exposición a los rayos UV. Así es, el «moreno de verano» ya es un riesgo mortal. Y ese no es el único padecimiento dermatológico; la lista es larga.

Otras enfermedades y padecimientos incluyen insuficiencias renales (crónicas y agudas) por deshidratación, trastornos alimenticios, además de nacimientos prematuros o microcefalia en el ámbito materno-infantil. También, a raíz del calentamiento global, hay un aumento desmedido en las alergias (de todo tipo), fotoconjuntivitis y más casos de enfermedades transmitidas por mosquitos como el dengue, zika, fiebre amarilla, leishmaniosis, etcétera. Y la lista sigue: infartos, cataratas, ansiedad y depresión… todas causadas o relacionadas con el cambio climático.

¿Es momento de abrir los ojos? No sólo eso, ahora es el momento de actuar. Quizá sea la última oportunidad que tengamos para apostar por modelos económicos y sanitarios sostenibles, por la educación medioambiental, y por cumplir los compromisos de la COP26, para que así podamos vislumbrar un futuro ecológicamente sano y promisorio.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

POWERED BY

Cambio climático y pandemias

Pedro Sánchez Felguera

Reducir el riesgo de que se dé otra pandemia dependerá de nuestra capacidad de proteger los ecosistemas.

POWERED BY

¿Cuál es el estado de salud de tu cuidad?

Ethic

El 'Índice de Salud de las Ciudades' elaborado por IdenCity y DKV permite conocer con precisión el estado de salud de las capitales de provincia españolas gracias a un estudio holístico que evalúa la salud de la población, el entorno, las condiciones socioeconómicas y laborales, la comunidad y los servicios de salud.

POWERED BY

La buena (y nueva) energía

Manuela Sanoja

El sector energético se halla inmerso en una profunda transformación con la que avanzar hacia una transición sostenible.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.