Cultura

¿Qué puede hacer el arte digital por la concienciación medioambiental?

Gracias a la sofisticación de las herramientas digitales, museos y artistas de todo el globo tienen la oportunidad de difundir los riesgos del cambio climático a través de manifestaciones artísticas capaces de ayudarnos a comprender el impacto humano en la Tierra.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
18
May
2021
Arte

Preservar, proteger y difundir el arte es esencial para nuestro futuro. Esta idea es fundamental, ya que es una forma de conservar nuestro legado y de que los valores culturales pasados sigan vigentes a lo largo del paso de los años. En esta labor, la tecnología está teniendo un papel clave para conservar y recuperar el patrimonio cultural de forma global. La tecnología al servicio del arte permite a los expertos y restauradores examinar las obras de forma más minuciosa y estudiarlas en profundidad sin causarles daño alguno. Actualmente, numerosos lienzos, retablos o esculturas abandonadas y marcadas por el paso del tiempo, se recuperan en laboratorios con diferentes técnicas como la ablación láser, la radiación de rayos gamma o el análisis por luz ultravioleta.

Yendo un paso más allá, la digitalización ha hecho que el arte sea más accesible para todos y que cualquier persona, a través de un dispositivo electrónico, pueda disfrutar de las obras de numerosos artistas de diferentes partes del mundo. De hecho, la situación actual que estamos viviendo a causa del covid-19, ha hecho que se multipliquen las visitas a museos y galerías por todo el mundo de forma virtual, lo que demuestra que el interés por el arte está más vivo que nunca y la importancia de virtualizar estos y otros espacios culturales. En este sentido, el número de usuarios de la web del Museo del Prado se incrementó en un 258% respecto a febrero de 2020 durante los dos primeros meses de confinamiento, según datos del museo.

Conscientes de esta realidad, en Google llevamos años trabajando en preservar y difundir la cultura a todo el mundo. En el año 2011 nació Google Arts & Culture, una iniciativa que pone al alcance de todos y todas más de 2.000 museos en todo el mundo con el fin de ofrecer la posibilidad de explorar de cerca el arte, la historia y las maravillas del mundo. Además, ponemos al alcance de infinidad de instituciones culturales la tecnología más avanzada para contribuir a preservar y proteger el patrimonio cultural.

«La crisis climática tendrá un efecto devastador en nuestro patrimonio cultural y nuestros monumentos históricos si no actuamos de inmediato»

Con este proyecto, ponemos al servicio del sector cultural la innovación tecnológica más puntera de Google que, a través de la aplicación de tecnologías como Machine Learning o la Realidad Virtual, hace posible que los usuarios disfruten de la cultura en cualquier momento y lugar y, que puedan acceder a ella de maneras nunca antes vistas. Por ejemplo, hace años desarrollamos Art Camera, que permite aumentar de forma drástica la escala y la profundidad haciendo zoom sobre las imágenes de las obras en ultra alta resolución, centímetro a centímetro, pudiendo acercarse a la realidad con una lupa virtual. Con este tipo de tecnología al alcance de su mano, los museos y entidades culturales pueden brindar acceso al patrimonio a cualquier persona en todo el mundo. De esta manera, ya no hace falta viajar a los Países Bajos, Los Ángeles y Nueva York para ver de cerca los seis famosos retratos de la familia Roulin de Van Gogh.

Por otro lado, debido a su fácil difusión, el arte digital se ha convertido en un agente clave en la concienciación del medio ambiente y para dar a conocer el impacto que el cambio climático está teniendo sobre el patrimonio cultural mundial. Las manifestaciones de jóvenes por el clima que ha habido en todo el mundo en los últimos años han puesto de relieve la urgencia de la crisis climática, que también tendrá un efecto devastador en nuestro patrimonio cultural y nuestros monumentos históricos si no actuamos de inmediato. De hecho, el informe Perspectiva del Patrimonio Natural Mundial 3 (2020) de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), que evalúa las perspectivas de conservación de todas las zonas consideradas como Patrimonio Natural Mundial y el estado en el que se encuentran, señala que el cambio climático se ha convertido en la mayor amenaza de este patrimonio y, según sus datos, 24 de los 252 patrimonios analizados cambiaron su clasificación de conservación y tan solo ocho sitios mejoraron su estado.

Ante este escenario, resulta evidente que los efectos del cambio climático sobre nuestro patrimonio son un claro reflejo del impacto que tiene sobre el conjunto de nuestro planeta. Las acciones individuales de cada persona pueden reducir las pérdidas a escala local, pero esto no es suficiente. Es necesario llegar a una solución global y un cambio sistémico. En este sentido, a través de la tecnología y el arte digital podemos dar a conocer y crear conciencia del impacto que el paso del tiempo y el cambio climático está teniendo en lugares emblemáticos del Patrimonio Mundial y en todo el planeta. Por eso, cada vez surgen más grupos de profesionales diferentes, como arquitectos, arqueólogos, geógrafos, antropólogos, artistas o historiadores de diversas partes del mundo, que comparten una visión común sobre la protección y la difusión del patrimonio cultural mundial y que se reúnen a través del arte y la tecnología para llevar a cabo sus proyectos como una llamada a la acción.

«A través de la tecnología y el arte digital podemos crear conciencia sobre el impacto del paso del tiempo y el cambio climático en lugares emblemáticos»

Una de estas iniciativas, que nos hace abrir los ojos respecto al problema climático y que pone en valor el trabajo de tantas personas y profesionales que luchan por preservar y difundir el patrimonio cultural, es Heritage on the Edge. Una experiencia online en Google Arts & Culture que refleja la urgencia de acción contra la crisis climática utilizando como ejemplos cinco enclaves declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este proyecto nos muestra la amenaza del clima sobre estos lugares emblemáticos gracias al uso de la tecnología ya que, a través de más de 50 vídeos y documentos, modelos en 3D y rutas virtuales los usuarios pueden conocer de forma didáctica e interactiva los cambios que están experimentando lugares como, la gran ciudad-mezquita de Bagerhat en Bangladesh o el castillo de Edimburgo en Escocia a causa de los efectos climáticos.

Otro proyecto que aborda esta problemática es El Latido de la Tierra, una iniciativa de Google y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), que consiste en una serie de obras de arte experimentales e interactivas inspiradas en datos sobre el clima que tratan aspectos actuales como el retroceso glaciar, los ecosistemas oceánicos, el consumo de alimentos y el aumento del nivel del mar.

En definitiva, podemos decir que la tecnología, no solo aplicada al arte digital, se convierte en una herramienta fundamental para dar a conocer los drásticos efectos medioambientales de nuestro planeta y para impulsar en todo el mundo los valores de cuidado y sostenibilidad del medio ambiente. De hecho, a través de la tecnología de Timelapse de Google Earth, hemos podido ver de forma clara y directa el cambio ambiental que ha experimentado nuestro planeta en los últimos 50 años, ya que ofrece la evidencia visual de los cambios drásticos y dinámicos sufridos debido al cambio climático y la acción del ser humano.

Por su parte, la digitalización del patrimonio cultural permite crear una ventana a la cultura a través de la que el usuario puede conocer historias, ciudades o los efectos del cambio climático de forma fácil y rápida, e incluso sin moverse del sofá. Algo que, sin embargo, solo es posible si somos capaces de aunar esfuerzos y trabajar de forma conjunta para poner a disposición de la cultura y en su beneficio todo lo necesario para este desafío, como la innovación, los conocimientos y las nuevas tecnologías emergentes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La sociedad vigilada

Miguel Ángel García Vega

La crisis sanitaria abre el debate sobre cómo conjugar la gestión de la privacidad de los ciudadanos y la tecnología.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.