¿Te resulta difícil trabajar desde casa? Trucos para hacerlo más fácil

La llegada del coronavirus ha forzado la implantación del teletrabajo. Sin embargo, no es fácil ser igual de productivo que en la oficina: una periodista freelance que lleva casi quince años trabajando en remoto nos da diez consejos para hacerlo más llevadero.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
30
Mar
2020
teletrabajo

¡Hola! Soy Carmen, periodista freelance afincada en Toronto, Canadá, desde hace una década. Llevo años siendo freelance. De hecho, soy autónoma casi desde que metí cabeza en el mundo laboral hace 15 años, lo que me ha llevado a trabajar desde casa la mayor parte de mi tiempo. Con esta situación extraordinaria de COVID-19, la mayoría estamos trabajando estos días desde casa y muchas personas me preguntan cómo lo he hecho todos estos años: «¿por dónde empezaste? ¿Cómo has conseguido establecer una rutina efectiva? ¿Qué has hecho para mantener la calma y la claridad?».

Transformar tu casa en tu oficina puede ser un reto, pero no es tan difícil como parece. Aunque hace ya años que conseguí desarrollar y establecer una sólida rutina que me permite trabajar y ser productiva sin volverme loca, recuerdo que al principio no fue fácil. Recuerdo despertarme un poco perdida, sin saber por dónde empezar o cómo establecer una jornada laboral que fuera fructífera. Hice cursos, leí muchos libros y hablé con un montón de expertos que me ayudaron a no frustrarme, a ordenar mis ideas y a encontrar mi camino. Hoy, quiero compartir contigo lo que he aprendido a lo largo de estos años tanto de la mano de otros profesionales que trabajan desde casa como desde mi propia experiencia. Espero que te sirva.

1. Dúchate y vístete como si fueras a ir a la oficina

Uno de los errores más comunes es pensar que, como vamos a estar en casa y nadie nos va a ver, no hace falta que nos arreglemos. No se trata de quién nos vea, sino de cómo nos vemos a nosotros mismos. Somos profesionales cuando parecemos profesionales, y trabajar en pijama y sin ducharnos hace que perdamos ímpetu, ganas y fuelle. Una ducha ayuda a despejarnos y vestirnos bien y cómodos nos ayuda a sentirnos mejor y enfrentarnos a la situación de manera más positiva y llevadera.

2. Ventila toda la casa cada mañana

Da igual que llueva, caigan chuzos de punta, haga frío o un calor de torrarse; depurar el aire del entorno en el que trabajamos (y vivimos) es fundamental. Abre las ventanas y deja que fluya la corriente; 10-15 minutos es suficiente.

3. Haz la cama y mantén el orden y la limpieza

Sí, no te rías. El simple hecho de hacer la cama es ya una tarea realizada y nos hace sentirnos productivos antes incluso de empezar a trabajar. Y mantener el orden y la limpieza en toda la casa en general, pero en nuestro espacio de trabajo en particular, es fundamental para trabajar mejor siendo productivos. Un entorno ordenado ayuda a mantener la mente ordenada, algo que vamos a necesitar trabajando desde casa.

4. Haz un poco de ejercicio cada día

Estar confinado en casa sin poder salir no implica que no nos podamos mover. Por la mañana, antes de comer o por la tarde, busca tu momento y trabaja los músculos un poco. Yoga, pilates, estiramientos, sentadillas, abdominales, ejercicios de brazos con un poco de peso (no necesitas pesas, coge un par de latas o botes de algo y verás). No seas vago y sé creativo. Y consulta Internet si necesitas ideas. ¡Solo 20 minutos son suficientes!

5. No trabajes en el mismo sitio en el que comes o ves la tele

Da igual que no tengas una habitación a parte que puedas transformar en tu oficina. Incluso si tienes que trabajar en el comedor o el salón, con cambiar un poco la disposición normal de lo habitual es suficiente: siéntate en otra silla distinta a la que usas cuando comes y ponte un calendario, un bote con bolis y lápices o un marco con una foto en la mesa cuando estés trabajando, ya verás cómo apreciarás el cambio. Todo es cuestión de perspectiva.

6. Mantén un horario de trabajo

Trabajar desde casa no implica estar más horas pegado al ordenador, de la misma manera que tampoco significa estarlo menos. Diseña el horario laboral que más te convenga, incluyendo los descansos necesarios, y mantenlo a rajatabla. Durante ese tiempo, intenta dejar el teléfono de lado para no caer en la tentación de las redes sociales. Hay tiempo para todo.

7. No hagas varias tareas a la vez

Es muy fácil levantarse de la silla, recordar que tenemos algo más que hacer (normalmente relacionado con el tareas domésticas o cuestiones personales) y empezar a hacerlas. Esto solo nos llevará a no hacer ninguna de las dos bien. El multitasking nunca fue efectivo. Divide tu horario y dedica un tiempo para cada cosa. Cuanto más nos enfoquemos en una sola cosa, más nos dedicaremos a ello y mejores resultado obtendremos.

8. Respeta tus horarios habituales de comida

Trabajando desde casa es más fácil sentirse tentado de ir a la cocina cada dos por tres y picar algo. Intenta continuar con tu horario regular de comidas y toma mucha agua o tés, además de saciar la gula nos mantiene hidratados y reduce los posibles dolores de cabeza.

9. Almuerza de manera consciente

Con esto me refiero a dedicar 20-30 minutos a comer, sin ordenador ni televisión ni teléfono. Solo el almuerzo y nosotros. Tal vez esto te resulte curioso, absurdo o difícil, pero piensa que son momentos extraordinarios un poco más tensos que los habituales, por lo que es más importante que nunca desconectar y centrarnos en lo que tenemos justo delante de nosotros (en este caso nuestro almuerzo) sin ningún tipo de distracción. Ya tendremos tiempo cuando acabemos de comer de ver la tele, mirar nuestro teléfono o llamar a quién queramos. Intenta tomar estos minutos como un descanso, como un momento para ti en el que puedes disfrutar de algo rico para comer y nutrirte, disfrutar y coger fuerzas para volver a la carga. Las vamos a necesitar.

10. Acaba el día con una buena lectura, una buena película o un buen disco

Vivimos en la era tecnológica, siempre conectados y más pendientes de lo que pasa en nuestras pequeñas pantallas y en las redes sociales que en lo que sucede a nuestro alrededor. Estos días especialmente, intentando seguir todos los acontecimientos que tan rápido se suceden y que tanto están trastocando nuestras vidas, no dejamos los aparatos tecnológicos ni a sol ni a sombra. Es el final del día, has trabajado duro y desde casa, lo has hecho muy bien y ya no necesitas más ordenador, tablet o teléfono. Coge ese libro que te apetece leer, esa revista que solo has podido ojear rápidamente, disfruta de ese disco que tanto te gusta o ese otro que no has podido escuchar entero o pon esa película que llevas tiempo queriendo ver y dedícate a ello durante la siguiente hora o par de horas. Y luego desconecta del todo, apaga la luz y duerme. Y descansa. Mañana será otro día.

Espero que estos trucos te ayuden en algo. No te frustres si al principio te cuesta o no lo consigues: a mí me llevo años establecer la rutina productiva con la que ahora funciono. La disciplina es clave para mantener la calma y alcanza nuestros objetivos. Ya verás como tú también lo consigues y antes de lo que te imaginas.

Si tienes cualquier pregunta o comentario, no dudes en escribirme: carmen@gomezcotta.com.

¡Ánimo y buena suerte! Juntos vamos a salir de esta.


Puedes visitar el blog de Carmen Gómez-Cotta en este enlace

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.