Siglo XXI

28-A y Agenda 2030: qué dicen (y qué no) los programas electorales

En plena campaña electoral, los líderes políticos lanzan sus mensajes sobre feminismo y cambio climático y proponen medidas para la España que viene pero, ¿cómo de comprometidas están las principales formaciones con la Agenda 2030 de la ONU?

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
17
Abr
2019
Agenda 2030 partidos politicos

La artillería electoral está en marcha. Los expertos auguran una campaña más que agresiva en la que los partidos pugnarán por el voto de los indecisos que, si las encuestas aciertan, será el que decante la balanza hacia un lado u otro. Unas semanas atrás, en Ethic analizábamos el compromiso que los principales partidos mostraron en sus programas para las elecciones de 2016 con los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el conjunto de medidas globales que Naciones Unidas puso sobre la mesa hace ya cuatro años para garantizar unos estándares mínimos de bienestar social y medioambiental en todo el planeta. Pero, de cara al inminente 28-A, ¿qué hay de nuevo en los compromisos de las formaciones para cumplir la Agenda 2030? Hace apenas unos días que los partidos publicaron sus programas electorales para esta nueva cita electoral… y esto es lo que han cambiado en sus propuestas.

PSOE: la Agenda 2030 como eje central de la política española

110 compromisos con la España que quieres es el nuevo manifiesto de intenciones que guía la campaña del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). En el documento, de 48 páginas, la sostenibilidad se presenta como uno de los ejes vertebradores. De cara al 28-A, según un estudio realizado por Forética y apoyado por Servimedia en el que se analiza la presencia de la Agenda de Sostenibilidad en los programas políticos desde una perspectiva empresarial, el Partido Socialista hace una única mención explícita a los ODS en el apartado de Cooperación al Desarrollo y tres a la Agenda 2030. Sin embargo, a lo largo de todo el programa se van desgranando las principales líneas de actuación relacionadas con los Objetivos y seccionadas en políticas medioambientales y sociales.

PSOE: «La Transición Ecológica se impulsará a través de un Green New Deal»

La lucha contra el cambio climático, el ODS número 13, es el compromiso que mayor peso tiene en el plan socialista, que cuenta con propuestas concretas en materia de renovables y de movilidad sostenible. Según se especifica, la transición ecológica se impulsará a través de un Green New Deal, inspirado en la propuesta de los demócratas de Estados Unidos, que «permita hacer frente a la necesaria transición energética mediante el fomento de las energías renovables, del autoconsumo y de la creación de empleo en este sector». Para ello, se plantea el diseño de dos estrategias principales –la de Movilidad Sostenible y la de Economía Circular–, y una Ley de Industria que «adapte el marco regulatorio a los nuevos retos de digitalización y descarbonización». De esta manera, se busca alinear las propuestas para conseguir que, en once años, se hayan cerrado todas las centrales nucleares y el 74% de la electricidad del país sea renovable.

En materia de políticas sociales, el partido liderado por Pedro Sánchez orienta la finalidad de sus proyectos a erradicar la pobreza (el ODS número uno), garantizar una educación de calidad (el número cuatro) y la igualdad de género (número cinco), y defiende la necesidad de crear «una ley modernizadora que incluya como enfoques transversales la educación para el desarrollo sostenible, las capacidades digitales y la igualdad de género a través de la coeducación, que ayude a prevenir la violencia de género y a fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas, especialmente en las niñas».

PP: los ODS se cuelan en las propuestas

 PP: «La promoción de un mix energético que permita cumplir los objetivos de seguridad del suministro»

En el programa del Partido Popular (PP) para las eleciones de 2019 se menciona la Agenda 2030 en dos ocasiones, según el informe de Forética. En la primera, se defiende la idea de crear un «Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2019- 2022 que fijará objetivos prioritarios del Gobierno, en el marco de sus competencias y que servirá de instrumento para cumplir con la Agenda Sostenible» y, en la segunda, que la guía de la ONU «es una oportunidad para revertir el rumbo del planeta en sostenibilidad, justicia, igualdad y lucha contra la pobreza».En este aspecto, la formación liderada por Pablo Casado se compromete a luchar por la igualdad dentro de las empresas y por acabar con la brecha salarial y con la violencia de género en España.

Los populares sitúan la lucha contra el cambio climático como «uno de los grandes desafíos que afrontan nuestras sociedades», lo que les ha llevado a reconocer la necesidad de caminar «hacia una economía reducida en carbono». Para abordar el reto que esto supone, el Partido Popular dedica un epígrafe a Una España sostenible con futuro, en el que defiende, por ejemplo, «la promoción de un mix energético, estable a 40 años, que permita cumplir los objetivos de seguridad del suministro, cambio climático y precio de la energía».

En esta línea, el partido sugiere aprovechar al máximo las opciones renovables que ya son competitivas, pero sin renunciar a otras tecnologías que, a su juicio, «aún son útiles a nuestro país». Según se recoge en el programa, los populares se postulan a favor de iniciar una (lenta) transición hacia una economía verde y de apostar por una agricultura y una gestión del agua que incorpore los principios de la economía circular y que se favorecerá a través del reciclaje y el ecodiseño de los envases.

Unidas Podemos: políticas feministas contra el cambio climático

La confluencia Unidas Podemos refleja en su programa, como ocurría con el de las anteriores elecciones –cuando la formación todavía se llamaba Unidos Podemos–, las demandas tradicionales de los partidos que la conforman: Podemos, Izquierda Unida y Equo. Por ello, las políticas sociales aparecen, una vez más, en el núcleo de sus propuestas.

A la luz de la urgencia climática, la formación morada condicionan sus propuestas en el cumplimiento de lo que denominan de «Garantías de Justicia Social» en el que confluirán las diversas estrategias que estén relacionadas con la lucha contra la pobreza, las desigualdades y la sostenibilidad ambiental. A diferencia del resto de partidos, Unidas Podemos incorpora en su proyecto, la idea de crear una mecanismo específico de Coherencia de Políticas para el Desarrollo (CPD), cuya misión será «evitar que las políticas públicas puedan interferir en la contribución de España a los ODS». En comparación con su programa de las elecciones de 2016, la preocupación medioambiental cobra aún mayor relevancia y su compromiso se podría resumir en la movilización anual de un 2,5 % del PIB de capital público y privado para reducir las emisiones de CO2 a la mitad en una década y en un 90 % en 2040, «con lo que cumpliríamos los objetivos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU y crearíamos, además, 600.000 empleos netos a lo largo del proceso».

Unidas Podemos: «Crear una mecanismo específico que evite que las políticas públicas interfieran en los ODS»

En cuanto a las políticas económicas, Unidas Podemos apuesta por un nuevo modelo económico basado en la economía circular y social, la reindustrialización verde y la economía feminista de los cuidados «que tenga a las personas en el centro». Como estandarte contra la desigualdad, la formación propone «pasar del No es no al Solo sí es sí», acabar con la brecha salarial o proteger especialmente de la violencia sexual a niñas, niños y adolescentes, entre otras muchas. Unidas Podemos apuesta por un sistema de cooperación feminista en el que, sostienen desde el partido, «las mujeres se sitúen como motor y foco del desarrollo».

Ciudadanos: cambio climático y economía circular

Para Ciudadanos (C’s), cumplir con los ODS pasa por que las reformas estructurales en España tengan en cuenta lo necesario que es aplicarlos. En su programa, la formación naranja propone «hacer la cooperación española más eficiente y efectiva eliminando los instrumentos que no funcionan». Asimismo, sugiere facilitar la cooperación público-privada en proyectos internacionales con el objetivo de alcanzar un 0,7% del PIB destinado a cooperación en 2030.

A nivel medio ambiental, su propuesta es promover una Ley de Cambio Climático y Transición Energética «que garantice la seguridad jurídica y la no dependencia de combustibles fósiles», un Plan Nacional de Reforestación, el aumento de los mecanismos de compensación de costes de emisiones de gases de efecto invernadero o la conversión de los principios de la Economía Circular en ley, con un refuerzo de la Agenda 2030 con el objetivo de que tenga un mayor impacto.

C’s: «Las reformas estructurales tiene que mirar que la Agenda 2030 tenga un mayor impacto»

Sobre sus políticas sociales, el partido liderado por Albert Rivera reivindica la necesidad de luchar contra la pobreza, sobre todo infantil y laboral, y erradicar, en cualquier caso «las situaciones de pobreza entre nuestros pensionistas». Su campaña también pone en valor diversas propuestas de conciliación y diversidad –como la de garantizar el derecho a una educación inclusiva, la de aprobar una Ley Orgánica de Igualdad de Trato y no Discriminación o la de impulsar una Ley de igualdad real para el colectivo LGTBI. En cuanto a la igualdad, el partido lo sitúa en el ámbito laboral y lo enfoca en «luchar contra la brecha salarial» a través de la transparencia de los procesos de selección y de las estadísticas de contratación.

¿Incluyen otros partidos los ODS en sus programas?

Tras conseguir 12 escaños en las elecciones andaluzas, Vox ha irrumpido en el panorama político español de cara a las elecciones generales del próximo día 28. Su discurso está bastante definido, pero, sobre papel, olvida los ODS en su totalidad. Su programa y sus propuestas siguen la misma línea que las expuestas en las autonómicas de Andalucía: ignoran la urgencia climática –incluso una de sus líderes lo tildó de «camelo»– y la igualdad entre hombres y mujeres —prometen derogar la actual ley de violencia de género—. Sin embargo, en los puntos propuestos se menciona brevemente, y sin entrar en detalle, la intención de crear «un Plan de la Energía con el objetivo de conseguir la autosuficiencia energética de España sobre las bases de una energía barata, sostenible, eficiente y limpia».

El PNV asegura que se opondrá a todo proyecto que «suponga un retroceso en los planteamientos»

Por su parte, las propuestas de Esquerra Republicana tampoco han variado en exceso: con 9 escaños en el Parlamento y grupo propio, el partido catalán sienta las bases de una hipotética república catalana en la que, según sus propuestas, promoverá la educación de calidad inclusiva y no sexista en todos los niveles educativos. En relación con el medio ambiente, la formación independentista propone impulsar leyes que favorezcan la agricultura ecológica, la protección de la biodiversidad, los bosques y aguas catalanas y el turismo sostenible. Además, se compromete a lanzar políticas que reduzcan la desigualdad social y protejan los derechos humanos dentro y fuera de sus fronteras.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV), que también cuenta con grupo parlamentario propio formado por cinco diputados, incluye entre sus propuestas para el 28 de abril un compromiso firme en «la reducción de las desigualdades, las políticas inclusivas, la protección de los más vulnerables, una lucha decidida contra el cambio climático, unas políticas económicas e industriales que redunden en más y mejor empleo, y todo ello, siempre, con pleno respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales». Asegura, por tanto, oponerse a todo proyecto que «suponga un retroceso en estos planteamientos». Además, explicita que su línea de actuación girará en torno a la Agenda 2030. Con todo, el PNV también propone unas políticas de cambio climático y transición energética que ayuden a «abordar la transición a una economía baja en carbono y garantizar la consecución de los compromisos del Acuerdo de París».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El mapa de la España vacía

Jara Atienza

Las zonas rurales pierden cinco habitantes cada hora y, con ello, pierden también infraestructuras y servicios básicos.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME