Derechos Humanos

Sexo esclavo: luchando contra la trata

Se estima que en España hay 14.000 mujeres en situación de trata, la mayoría de ellas de origen extranjero y con una edad comprendida entre los 18 y los 25 años.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
30
Jul
2017
dia mundial contra la trata mujeres violencia sexual
Eva María Vicente * | Médicos del Mundo

Según datos de Naciones Unidas, cada año, entre 700.000 y 4.000.000 de mujeres, niños y niñas son víctimas de la trata internacional de seres humanos. Esta problemática ha convertido en el tercer negocio clandestino más lucrativo del mundo, tras el tráfico de drogas y el de armas.

En España, se estima que 14.000 mujeres están en situación de trata, según recoge el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en su Plan integral de lucha contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. La mayoría de las víctimas son mujeres de origen extranjero de entre 18 y 25 años y han sido captadas en sus países de origen por grupos de delincuencia organizada.

La trata de personas con fines de explotación sexual es una cuestión basada en el género, porque afecta en mayor medida a mujeres y niñas, y debe verse como una manifestación extrema de violencia contra las mujeres en la que se utilizan diversas formas, medios y sujetos para llevarla a cabo y en la que se articulan estructuras complejas para su comisión. El año pasado atendimos a más de 10.300 personas de 88 nacionalidades distintas: el 91% mujeres, pero también hombres (3,71%) y transexuales (5,06%).

Además, la trata constituye una grave violación a los derechos humanos reconocidos internacionalmente, priva a la víctima del ejercicio de su libre voluntad y de la capacidad de controlar su propia vida y cuerpo. Vulnera el artículo 4 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: «Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas».

trata

Para Médicos del Mundo, no es posible desvincular la trata de personas para ser explotadas sexualmente de su principal destino: la prostitución. Entendemos la prostitución como una relación de desigualdad y violencia de género basada en la sumisión y la explotación sexual de las mujeres, aprovechando una situación de mayor vulnerabilidad.

Es un acto por el que una persona, por motivos económicos, legales, sociales o culturales, se ve obligada a prestar a otras determinados servicios sexuales a cambio de dinero u otro tipo de contraprestación. Además, hemos comprobado que quienes se encuentran en situación de prostitución son, en muchas ocasiones, víctimas de trata de seres humanos.

A la hora de abordar el fenómeno de la prostitución, la prioridad son las mujeres que lo protagonizan, pero hemos querido tener en cuenta también a los hombres que consumen sexo de pago, estudiando sus motivaciones. Entre las «razones» que dan los encuestados está la de «pasar un fin de fiesta» —como tras la celebración de partidos de fútbol o en despedidas de soltero—, como parte de la firma de acuerdos de negocios, para superar la timidez a la hora de relacionarse con mujeres o por la presión del grupo, sobre todo en los años de iniciación al sexo. En contraste, las mujeres en situación de prostitución señalan el poder que ejercen los «clientes», que no solo «compran» sexo, sino el derecho a humillarlas.

Nuestro trabajo con este colectivo se centra en defender su derecho a la salud, tratando de asegurar que puedan acceder al sistema sanitario público. El objetivo final es mejorar su estado integral de salud. Para acercarnos a ellas, utilizamos unidades móviles y nos desplazamos hasta los pisos o clubes. Además, contamos con puntos fijos de atención a los que pueden acudir para acceder a todos nuestros recursos o, simplemente, para ser escuchadas.

La figura clave para abordar estas actividades son las agentes de salud, mujeres que reciben formación para luego replicarla, a su vez, con otras mujeres y ayudar a detectar a las víctimas de trata. Al ser una herramienta de educación entre pares, es decir, de igual a igual, estas figuras han demostrado ser una fórmula muy eficaz para lograr los objetivos propuestos.

* Eva María Vicente es responsable de Educación para la Transformación Social de Médicos del Mundo

ARTÍCULOS RELACIONADOS

España, país de acogida

Guadalupe Bécares

La acogida de los seiscientos refugiados del Aquarius pone de nuevo el foco en la crisis humanitaria del Mediterráneo.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME