Derechos Humanos

Tres millones de niñas al año son víctimas de la mutilación genital

Más de 200 millones de mujeres han sufrido ablación. La mitad no supera los 14 años. Esta práctica ya ha sido prohibida en 59 países.

Artículo

Daniela Coello
¿QUIÉRES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 25 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
05
Feb
2017
Daniela Coello | Foto: AP©

Para más de 200 millones de mujeres de todo el mundo, el paso de la infancia a la edad adulta ha estado marcado por la mutilación genital, una práctica ancestral que consiste en extirpar el clítoris, a veces eliminando totalmente los genitales externos, para después cerrar el corte, dejando un pequeño orificio para el flujo menstrual y la orina. Las culturas que lo practican defienden que así se purifica a la mujer de su feminidad, y que es una manera de asegurar su virginidad hasta el matrimonio: en la noche de bodas, se procede a abrir de nuevo el corte.

A pesar de su prohibición en 59 países, tres millones de mujeres y niñas son víctimas de ablación cada año en todo el mundo. Según datos de Unicef, la mitad de ellas residen únicamente en tres países: Egipto, Etiopía e Indonesia. Sin embargo, estudios de menor dimensión y datos anecdóticos prueban que la ablación es un problema mundial de derechos humanos que afecta a las niñas y las mujeres en todas las regiones del mundo.

La mutilación genital femenina se refiere a varios procedimientos distintos, pero independientemente de la forma en que se practique, supone una violación de los derechos de la infancia. «Difiere entre regiones y culturas, y hay algunas formas que implican riesgos potencialmente mortales para la salud. En todos los casos, viola los derechos de las niñas y las mujeres. Todos debemos incrementar esfuerzos –los gobiernos, los profesionales de la salud, los líderes comunitarios, los padres y madres, y las familias– para eliminar esta práctica», defiende la directora ejecutiva adjunta de Unicef, Geeta Rao Gupta.

Según el informe, el número de niñas y mujeres que han sufrido esta práctica se ha incrementado en 70 millones respecto a 2014. Esto se debe al aumento de población en algunos países y a los datos representativos a nivel nacional recopilados por el gobierno de Indonesia. A medida que se dispone de más datos sobre el alcance de la mutilación genital femenina, aumenta la estimación del número total de niñas y mujeres que la han sufrido. Desde 2016, 30 países disponen de datos representativos a nivel nacional.

Según los datos, del total de mujeres que han sufrido la ablación, 44 millones son niñas menores de 14 años. La mayor incidencia de esta práctica entre las niñas de esta edad se produce en Gambia, con un 56%, en Mauritania con un 54%, y en Indonesia, donde alrededor de la mitad de las niñas menores de 11 años han sido sometidas a la práctica. Los países con mayor prevalencia de la mutilación genital entre niñas y mujeres de 15 a 49 años son Somalia, con un 98%, Guinea, con un 97%, y Djibouti, con un 93%. En muchos países la mayoría de las niñas sufrieron la ablación antes de llegar a su quinto cumpleaños.

«Determinar la magnitud es esencial para eliminar la práctica. Cuando los gobiernos recopilan y publican las estadísticas nacionales se encuentran en una mejor posición para entender el alcance del problema y acelerar los esfuerzos para proteger los derechos de millones de niñas y mujeres», sostiene Rao Gupta.

Las tasas de prevalencia han disminuido entre las niñas de 15 a 19 años, como refleja el descenso de un 41% en Liberia, de un 31% en Burkina Faso, de un 30% en Kenya y de un 27% en Egipto en los últimos 30 años. Desde 2008 más de 15.000 comunidades y distritos en 20 países han declarado públicamente el abandono de la mutilación genital femenina, incluyendo más de 2.000 comunidades el año pasado. Cinco países han aprobado leyes que penalizan la práctica.

Los datos también indican la desaprobación generalizada de la práctica, ya que la mayoría de las personas de los países donde existen datos sobre ello, piensan que se debe eliminar. Esto incluye casi dos terceras partes de los niños y los hombres. Pero estos progresos no son suficientes dado el crecimiento de la población: si las tendencias actuales continúan, el número de niñas y mujeres sometidas a la ablación aumentará considerablemente en los próximos 15 años.

El ‘Programa Conjunto UNFPA-Unicef sobre la mutilación/ablación genital femenina: acelerar el cambio’ es el mayor programa mundial para la eliminación de esta práctica. Colaboran en todos los niveles los gobiernos, las comunidades, los líderes religiosos y otros aliados. El programa abarca en la actualidad a Yemen y a 16 países en África, y sus actividades se realizan en distintas esferas, incluida la legislación y la elaboración de políticas para prohibir esta práctica. También se trabaja en la prevención y atención por parte de profesionales de la salud y en la labor de facilitar que las niñas, las mujeres, los líderes influyentes y las comunidades enteras expresen sus opiniones sobre las decisiones tomadas. La eliminación de la mutilación genital femenina como meta en los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 significa que el compromiso de la comunidad internacional es más sólido que nunca.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿La mutación de Arabia Saudí?

Lluís Miquel Hurtado, corresponsal en Oriente Medio

Algunas de las reformas de Mohamed bin Salman: menos poderes a la policía y purga anticorrupción.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME