Opinión

Cinco años de aventura editorial

«Ethic es un proyecto plural, en el que caben todos los que, como tú, de verdad quieren mejorar la sociedad», escribe Pablo Blázquez a propósito del quinto aniversario de la revista.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
27
Nov
2016
ethic

Artículo

Cinco años ya. Y parece que empezamos ayer. La mitología contemporánea, codificada en los algoritmos de Google, dice que para ser bendecidos los emprendedores y las startups debemos nacer en garajes con estética Silicon Valley. Nosotros nos saltamos esa norma: nacimos en un cuarto piso en Madrid. Un cuarto piso con techos altos e inundado de luz, de ideas rebeldes y de ganas de cambiar las cosas. Y aunque somos terriblemente nómadas (en el fondo nos vale cualquier sitio que tenga wifi y café), nuestro equipaje continúa siendo el mismo.

En ese cuarto piso aprendimos mucho. Nos peleamos con el mundo para después reconciliarnos con él, nos divertimos como niños, trabajamos como condenados, nos reímos hasta la extenuación (aunque también hubo tardes para llorar), reventamos a patadas alguna pared cuando las cosas no salían bien, construimos pasadizos y habitaciones secretas que nos llevaron a lugares increíbles, ganamos un montón de premios (quedando por delante de gigantes como La Vanguardia o El País), discutimos y llegamos a acuerdos y a desacuerdos, entrevistamos a Chomsky, a Scorsese, a Vargas Llosa o a David Lynch, hicimos meditación (o lo intentamos) cuando estábamos demasiado estresados, pedimos mucha comida tailandesa a domicilio, y algunos viernes, cuando el trabajo estaba ya hecho, nos emborrachamos y cantamos desafinando hasta el amanecer. Todos hacíamos todo. Y todos seguimos haciendo todo. Porque es así como, casi sin darnos cuenta, nos hemos convertido en una suerte de artesanos de la información. Elegir los temas adecuados, construir relatos que conecten con el ciudadano, escribir con rigor, mantener siempre un espíritu plural a la hora de informar, trabajar conceptualmente el diseño de cada página, buscar el arte en el diseño de cada portada… ¡Se nota tanto cuando una revista se hace con pasión!

«La respuesta a nuestro proyecto ha sido increíble, pero podemos hacer mucho más»

Cuando llegan los aniversarios, además de tomar conciencia de la implacable fugacidad del tiempo, resulta inevitable mirar hacia atrás. Analizar todo lo que hemos conseguido y todo lo que aún está por conseguir. Es sano aplaudir los logros, pero también lo es huir de la autocomplacencia. El éxito siempre es líquido y creo que podemos decir que el objetivo final de Ethic –ayudar a provocar cambios positivos en la sociedad– se está cumpliendo e incumpliendo a la vez. Me explico: la respuesta a nuestro proyecto ha sido increíble y estamos conectando con los ciudadanos, pero es evidente que podemos hacer mucho más. Después de cinco años de aventura editorial, miro el horizonte y lo único que tengo claro es que hoy Ethic es solo una fracción de lo que va a llegar a ser.

Ya sabes quiénes somos. Creemos en el poder transformador del periodismo. Nos gusta la diversidad. Pasamos de bandos: aborrecemos a los fundamentalistas y a los sectarios. No nos gustan los corsés. Y, aunque hagamos una revista cuyas coordenadas editoriales sean la ética y la sostenibilidad, nunca-nunca-nunca nos arrogaremos ninguna superioridad moral. Ethic es un proyecto plural, en el que caben todos los que, como tú, de verdad quieren mejorar la sociedad. Muchas gracias por acompañarnos. Sin ti esto no tendría ningún sentido. Cinco años ya. Y que sean muchos más.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Punto final

Juan José Almagro

Agotados por los golpes de las múltiples crisis y en medio de la incertidumbre absoluta, ¿podemos mantener la esperanza?

The Land of the Free

Iñaki Domínguez

A pesar de su aparente querencia por la libertad, Estados Unidos constituye uno de los países menos libres de Occidente.

La canción del destino

Luis Suárez Mariño

El miedo a nuestras pulsiones más oscuras no nos debe hacer renegar de nuestra propia naturaleza.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.