Cambio Climático

París 2015: la Cumbre del Clima más decisiva

La COP 21, que se celebrará en París entre el 30 de noviembre el 11 diciembre, pretende alcanzar un acuerdo global y vinculante que sustituya al Protocolo de Kyoto.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
05
Nov
2015

Hace un año presenciábamos cómo los dos mayores contaminantes del planeta se estrechaban las manos: China y Estados Unidos se comprometían a reducir las emisiones de efecto invernadero en un acuerdo histórico. También la lucha capitaneada por el papa Francisco con su Encíclica Laudato Sí ha allanado el terreno para la COP 21, que está llamada a ser la cumbre climática más importante de la historia.

No hay recetas mágicas para revertir el cambio climático. «Manejar riesgos futuros» es, según la secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), Christiana Figueres, el paso a dar para suavizar sus efectos y que el resultado no sea insoportable: «De no aplicar fórmulas de mitigación, el aumento de la temperatura en 2100 estaría en cuatro o cinco grados, algo absolutamente inmanejable».

París será el escenario al que acudirán los líderes nacionales con el objetivo de llegar a un acuerdo global para reducir las emisiones de carbono y poner límite al calentamiento global en 2º para 2100. Pero aunque los Gobiernos de las principales potencias hayan asumido la meta, las propias estimaciones de Agencia Internacional de la Energía son menos amables: calcula un incremento de 2,7º de la temperatura media.

Si bien hay cerca de 150 países con una estrategia planificada, «mucho más que hace cinco o seis años», recuerda Figueres en alusión al protocolo de Kyoto, hay una brecha entre los países más industrializados y los menos desarrollados: mientras el 100% de los países industrializados ha reafirmado su compromiso de cara a la COP 21, el número de países en desarrollo que se ha sumado al acuerdo ronda los 100.

Por ello, la Comisión Europea acaba de anunciar que destinará un total de 350 millones a dar apoyo a los países más vulnerables, en una nueva fase de la Alianza Global para el Cambio Climático (GCCA por sus siglas en inglés). «Es una prioridad para la UE asistir a los países con más dificultades para adaptarse al reto y al mismo tiempo transitar hacia economías verdes y sostenibles», ha subrayado el comisario para la Cooperación Internacional y el Desarrollo, Neven Nimica.

Estos fondos estarán disponibles dentro de la fase GCCA+ hasta 2020, y se unirán las inversiones tanto públicas como privadas, que han crecido en más de un 60% en 2014 respecto a 2013: las inversiones destinadas a fondos con obligaciones medioambientales, sociales o gubernamentales sumaron 19 billones de euros.

Por otro lado, según se desprende del Informe CDP Cambio Climático de las principales empresas cotizadas en España y Portugal, hay doce compañías más que el ejercicio pasado que han alcanzado la máxima puntuación posible en materia de transparencia de información sobre cambio climático, y cerca de 2.000 empresas han proporcionado información para ser evaluadas de forma independiente por el Driving Sustainable Economies.

Según el mismo estudio, Europa es la región líder con un 46% de sus compañías en esta clasificación. España y Reino Unido son las que tienen un mayor número de empresas, con 10 y 9 respectivamente. «Es estimulante ver que las empresas europeas, y en particular, España, tienen una presencia importante en la lista A Global del Clima de 2015», ha declarado Steven Tebbe, director del CDP en Europa, durante la presentación del informe. «En cualquier caso, teniendo en cuenta su aportación histórica al cambio climático, Europa tiene la obligación moral de encontrar soluciones», ha añadido.

Para acelerar y profundizar la transición hacia un sistema energético 100% renovable, también es necesario que los gobiernos afronten la realidad. «No se trata de gestionar la contaminación por CO2, sino de eliminarla por completo. La solución al cambio climático pasa por deshacerse de las fuentes energéticas como el petróleo, el carbón, el gas y la turba y detener la deforestación, esto último ya en 2020», instan desde Greenpeace. De acuerdo con el último informe del IPCC, todavía estamos a tiempo de evitar los peores impactos del cambio climático, «pero los objetivos presentados por los países actualmente no son lo suficientemente ambiciosos», lamentan.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME