Cultura

La diversidad amenazada: un viaje a la conciencia

La muestra fotográfica recoge 50 años de viajes alrededor del mundo. Un recorrido visual que nos advierte sobre los riesgos a los que se enfrenta la naturaleza.

¿QUIÉRES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 25 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
28
May
2015
Diego García Moreno | Fotos: Eduardo Aznar (Okaimal)

Atravesar la Tierra de punta a punta para conocer los entresijos de las diferentes culturas que la habitan, deteniéndose en la importancia de lo diferente, de los modos de vida ajenos al nuestro, y del valor que tiene su conservación. Es el mensaje que se exprime de las fotografías de Eduardo Aznar (Okaimal), que conforman la exposición La diversidad amenazada, organizada en colaboración con la Fundación Telefónica.

El trabajo fotográfico de Aznar describe y estrecha la relación “Naturaleza-hombre-cultura”. A través de sus poderosas imágenes, el autor subraya la fragilidad de la diversidad, víctima de los excesos de la actividad humana. La deforestación, la extracción masificada de recursos no renovables y la contaminación de las aguas y el aire erosionan el planeta. ¿Un declive subestimado por gobiernos y grandes empresas?

aznar1

Medio siglo de viajes que han llevado a Aznar a crear la organización Vanishing World Diversity, en la que ayuda a concienciar sobre la desaparición de la diversidad. “El ritmo de destrucción de los recursos avanza imparable. La destrucción de hábitats y, por tanto, la pérdida de especies. Pero también las etnias, sus culturas y su lenguaje se van absorbiendo en los márgenes más sórdidos de este modelo, a través del éxodo rural en suburbios de las ciudades en muy malas condiciones de vida”, declara.

En su opinión, viajar es un elemento clave para la formación de la sensibilidad humana. “Una de las cosas que distingue al ser humano es la curiosidad, saber qué hay detrás del horizonte. Los viajes te enseñan a apreciar otros modos de vida, sentirte más implicado con otros países. Y también aprendes a valorar otros modos de vida, en los que el hombre y la Tierra tienen una relación más íntima”, explica en una conversación mantenida con Ethic en la Fundación Telefónica.

Okaimal -su nombre de viajero- no duda en reconocer los errores de las ciudades y estructuras más avanzadas: “Tenemos la soberbia de imponer nuestro modelo y despreciar otras formas de vida. Los pueblos que llamamos ‘más atrasados’ muchas veces tienen más conocimientos que nosotros de la naturaleza”.

0183#

Por suerte, en los últimos años la concienciación en torno al medio ambiente se ha reforzado entre la ciudadanía. “Nuestro modelo lleva una inercia en la que es muy difícil cambiar las cosas. Es como ir en un tren a trescientos por hora y querer frenarlo de golpe”, advierte.

Aún estamos a tiempo

«Aún estamos a tiempo» es una de las frases que acompañan a las imágenes del artista.  Aznar se muestra escéptico acerca de esta cuestión, pero aclara que “tampoco podemos caer en el catastrofismo”. “Si transmites un mensaje de que no hay nada que hacer, al final no se hará nada. Se están haciendo cambios a pequeña escala. Quizá lo primero es que seamos conscientes de lo que está ocurriendo, de que es un hecho. No podemos resolverlo de golpe, pero podemos ir tomando medidas poco a poco”.

La exposición se puede visitar en la sede de la Fundación Telefónica en Madrid (Calle Fuencarral, 3) hasta el 7 de junio. También puedes visitar nuestra galería web con una selección de las fotografías para adentrarte en un planeta rico, diverso y poco conocido, que se pende de un hilo y exige que hagamos algo para cambiarlo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME