Innovación

Uzipen: trabajos dignos para la población gitana

Cada vez hay más iniciativas de emprendimiento social en España, pero pocas como Uzipen, una organización que promueve la integración de la población gitana.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
15
Sep
2013
Carmen Gómez Cotta

¿Qué te parecería si, mientras reformas o limpias tu empresa, contribuyeras a una labor social? Cada vez hay más iniciativas de emprendimiento social en España, pero pocas como Uzipen, una organización que promueve la integración de la población gitana.

«Hola, venimos a reformar y pintar vuestra oficina». Nos hemos mudado a un nuevo despacho. No es muy grande, pero necesita unas pequeñas reformas y una buena mano de pintura. Luego, además, necesitaremos limpiarlo a fondo. Para todo hemos contratado a la misma empresa, Uzipen, una compañía que ofrece desde reformas y mantenimiento hasta limpieza e higienización de edificios y oficinas, pasando por servicios auxiliares y actividades complementarias.

Podríamos haber contratado a cualquier otra, pero la razón social que descansa tras Uzipen es lo que nos ha llevado a llamarles. Porque esta entidad proporciona servicios a empresas al mismo tiempo que promueve y apoya la inserción sociolaboral de la población gitana a través del empleo protegido.

La protección laboral es el elemento diferenciador de Uzipen y el compromiso social su motor. En un momento en el que el paro se ceba con los colectivos más vulnerables, además de fomentar la incorporación laboral de este sector de la población, esta organización trabaja para visibilizar y modificar ciertos estereotipos de las personas gitanas en la sociedad.

Empleo protegido significa «tener estructuras intermedias para que la población en situación de exclusión social pueda acceder paulatinamente al mercado de trabajo ordinario, proporcionando un entorno real y con un cierto grado de protección para poder ir adquiriendo las competencias necesarias», explica a Ethic David de Miguel, coordinador de la Fundación Secretariado Gitano, entidad promotora de Uzipen.

Esta organización cuenta con una sólida experiencia en la gestión de programas de formación y empleo. Después de muchos años de andadura, se dieron cuenta que tras pasar por este periodo de aprendizaje «los alumnos encontraban serias dificultades para acceder al empleo, con lo que el trabajo realizado durante un largo periodo de tiempo se echaba por tierra justo en el momento clave».

La etapa de formación puede llegar a durar hasta dos años. Durante todo este tiempo, los alumnos adquieren y desarrollan las habilidades teóricas necesarias para convertirse en profesionales de una disciplina. Pero para poder ser un profesional de éxito, es necesario practicar todo lo aprendido y, en muchas ocasiones, estas personas no tenían esa oportunidad.

Se necesitaba completar ese «vacío existente entre la formación y el mercado laboral, proporcionando las herramientas que hacen falta en un entorno de trabajo real en el que ir adquiriendo las habilidades y competencias necesarias», señala de Miguel. Así se puso en marcha Uzipen, cuyo último objetivo es ser el «instrumento de inserción en el mercado laboral de personas gitanas en situación de riesgo de exclusión».

Ecosistema de apoyo

Si hay una característica que de verdad define al emprendedor social es la capacidad que tiene para responder una necesidad de la sociedad mientras genera negocio. La característica de Uzipen es que ha sido capaz de detectar ese vacío entre formación y experiencia en la población gitana, y aportar las herramientas necesarias para paliarlo. El resultado, ya ha conseguido emplear a 13 personas.

Para que iniciativas como Uzipen afloren y se desarrollen, un emprendedor social necesita sentirse arropado y seguro al principio de su andadura. Le hace falta un entorno propicio que le brinde un fuerte impulso económico, le ayude a resolver las dudas y le oriente en la toma de decisiones, con el fin de crecer y consolidar su negocio en su sector. Es decir, estos nuevos empresarios necesitan un «ecosistema de apoyo».

Esto es posible gracias a Momentum Project, una plataforma que nació en 2011 con el objetivo de identificar e impulsar el emprendimiento social en España a través de programas de formación y asesoramiento. Impulsado por BBVA, la escuela de negocios Esade y la consultora PriceWaterhouseCoopers (PwC), cada año selecciona los 10 mejores proyectos sociales y les proporcionan las herramientas necesarias para escalar el impacto de su actividad.

En España, los emprendedores sociales están adquiriendo cada vez más fuerza y protagonismo en el escenario económico y social. «No sólo pretendemos apoyar la formación y orientación, sino también abrir ventanas a la oportunidad de financiación para que estos emprendimientos puedan escalar su negocio», explica Antoni Ballabriga, director de Responsabilidad Corporativa de BBVA.

Iniciativas como Uzipen han tenido el privilegio de poder formar parte de esta edición, lo que les permitirá cobrar el impulso necesario para crecer y hacerse un hueco en su sector. «Esperamos que desde Momentum Project nos ayuden a afianzar nuestra estrategia de crecimiento para que sea una iniciativa empresarial estable», concluye el coordinador de Secretariado Gitano.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.