Innovación

Nuevas formas de entender tu ciudad

¿Vamos hacia un modelo de trasnporte sostenible? El ahorro económico, la protección del medio ambiente y la descongestión del tráfico son algunos de los retos de las ciudades modernas.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
24
Sep
2012

En tiempos de crisis el abaratamiento de costes es imprescindible para todos. Mas aún, cuando se trata de pagar por algo que no se usa a diario o con cierta continuidad, como es el caso de muchas personas con el tema de su coche privado. Si a este factor le sumamos la reducción del impacto medioambiental y de la congestión del tráfico en las ciudades, las iniciativas para compartir coche, como el carsharing y el carpooling, parece que cada vez tienen un mayor atractivo.

El carsharing y el carpooling son dos alternativas complementarias. Ambos nacen de dos premisas comunes: descongestionar el tráfico para reducir así las emisiones de CO2 y ahorrar dinero.

El carsharing es un servicio ofrecido por una empresa para que los usuarios puedan alquilar el coche por horas, sólo cuando lo necesitan. «Los coches se encuentran en distintos puntos estratégicos de la ciudad. Esto permite que los usuarios tengan los vehículos a su disposición a escasos metros de la puerta de su casa. Sólo se pagan las horas utilizadas y el kilometraje recorrido», explica Gabriel Herrero-Beaumont, socio de Blue Move, una de las empresas pioneras en España.

A diferencia del carsharing, en el carpooling los usuarios utilizan sus propios coches y alternan los turnos de conducción. Internet ha sido fundamental para que el carpooling pueda desarrollarse a nivel nacional e internacional. A través de la red los usuarios se pueden poner en contacto para compartir horarios y rutas. Es ideal para desplazarse a la oficina o para viajes de largas distancias. En España, Amovens es la empresa más importante que ofrece este servicio.

Estas nuevas formas de movilidad en la ciudad, a la que hay que unir, por supuesto, el creciente uso de la bicicleta, tienen en común el ahorro económico que supone para los ciudadanos, pero también fomentan otros beneficios para el usuario y la sociedad:

Más espacios de aparcamiento y de ocio: La reducción del número de vehículos permite liberar espacios de aparcamiento en la ciudad. Las plazas de aparcamiento ocupan espacios muy valiosos en las ciudades. Esto espacios podrían dedicarse para más árboles, más parques, más aceras para pasear, más terrazas, etc.

Menores niveles de contaminación: Los ciudadanos pueden escoger entre varias formas de movilidad diferentes cada vez que van a desplazarse: bicicleta, carsharing, compartir coche, ir a pie… La reducción del número de kilómetros realizados permite reducir el consumo de combustible y por lo tanto los niveles de contaminación de las ciudades.

Mejora la comunicación y fomenta las relaciones sociales: Con el uso del carsharing, P2P y bicicleta, se disminuye el número de coches en la ciudad y eso fomenta la relaciones entre vecinos de una misma calle. Además, el carpooling permite la socialización con más gente y fomenta las relaciones interpersonales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Innovar para cambiar el futuro

Cristina Sánchez

Debemos adaptarnos sin miedo a las nuevas necesidades del planeta: nuestra salud (y nuestro futuro) depende de ello.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.