Innovación

Desengañados con los vehículos eléctricos

El número de empresas españolas que desean incorporar vehículos electrónicos a su flota antes de 2014 ha descendido 19 puntos con respecto a los datos del año pasado.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
febrero
2011

Artículo

El número de empresas españolas que desean incorporar vehículos electrónicos a su flota antes de 2014 ha descendido 19 puntos con respecto a los datos del año pasado, según revela el Barómetro de Vehículos para la Empresa en su IV Edición promovido por Arval.

De esta forma, mientras el año pasado el 21% de las compañías de nuestro país apostaron por incorporar transportes ecológicos frente a los tradicionales, en la actualidad, este grupo de empresas innovadoras sólo representa un 2%.

El estudio, que fue realizado entre más de 4.500 gestores de flotas de Pymes y grandes empresas en quince países, pone de manifiesto que este clima de desengaño no es exclusivo de España, sino que se extiende por toda Europa, donde sólo un 4% de las empresas planea sumarse a la moda eléctrica en los próximos tres años, frente al 21% de 2010.

Los dos principales motivos de desilusión por parte de las empresas españolas son, representando ambos un 34% de la negativa, la poca flexibilidad que este tipo de vehículos “verdes” ofrecen y la poca versatilidad de la oferta.

El 19% de las compañías se niegan a incorporarlos a su flota debido a la escasez de talleres especializados, y el 9% no lo hace por culpa del valor residual.

La mayoría de las empresas (82%) han sido seducidas ahora por los vehículos híbridos, mientras que el 16% de las compañías se decantan por los de bajo consumo. El gremio perdedor según los datos de 2011 es el de los vehículos eléctricos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tecnología y conciencia

Pau Rubió Aguilera | Alberto Núñez Fernández

Es preceptivo reflexionar sobre las dimensiones éticas que acompañan el auge de la inteligencia artificial.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME