Transparencia

Nueva Rumasa cercada por Anticorrupción y por los impagos

El imaginario colectivo situaba al empresario Ruiz-Mateos como la víctima de una expropiación injusta en los 80. Treinta años después, Anticorrupción sigue sus pasos por estafa.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Feb
2011

Artículo

Ethic/Agencias

Cuando en  2007 se anunció la resurgimiento de Nueva Rumasa, con más de cien empresas, una de las banderas que la empresa ondeaba era la de la creación de empleo y la responsabilidad social. Tres años después, la Fiscalía Anticorrupción abría diligencias en marzo de 2010 ante las sospechas de que esas emisiones de deuda colocadas entre particulares podían suponer una estafa o conllevar la comisión de otros potenciales delitos.

Anticorrupción ha pedido ayuda a la Policía Nacional para averiguar dónde ha ido el dinero procedente de los pagarés que suscribieron cerca de 5.000 inversores que confiaron en un entramado empresarial de 160 sociedades, algunas de ellas ubicadas en paraísos fiscales. Se ha estimado que el grupo de la familia Ruiz-Mateos captó 140 millones de euros con sus emisiones de pagarés y de acciones.

Nueva Rumasa intentó hacer esos pagarés cada vez más atractivos pagando intereses que llegaron al 10%, mientras la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advirtía a los inversores de que el grupo no había constituido ninguna garantía que avalara la devolución de las inversiones y del rendimiento prometido.

Las sociedades matrices de empresas como Clesa, Grupo Dhul o Hibramer, propiedad de Nueva Rumasa, están ubicadas en paraísos fiscales y zonas de tributación especial como las Antillas Holandesas, Países Bajos o Belice, respectivamente, según consta en las últimas memorias.

“No hay motivo fiscal, sino que es una fórmula de protección de la propiedad”, sostiene el consejero delgado de Nueva Rumasa, José María Ruiz Mateos. En este sentido, asegura que no se trata de conseguir un beneficio fiscal, ya que la política del grupo es invertir todos los dividendos en el patrimonio del grupo, “por lo que no hay exportación de fondos. Todas las sociedades operativas pagan sus impuestos en España”.

Entretanto, los proveedores de Nueva Rumasa se han organizado para defender sus derechos a través de la red ante la deuda de 7,5 millones de euros que el grupo empresarial mantiene con 520 explotaciones ganaderas de vacuno, según informan los representantes de la iniciativa en un comunicado.

Para unir las voces de los proveedores afectados y organizarse, han creado el blog ‘http://proveedoresnuevarumasa.blogspot.com/‘ y un perfil de twitter ‘http://twitter.com/prov_rumasa‘, donde los afectados podrán mantenerse informados.

Los proveedores emprenden esta iniciativa tras las movilizaciones de los inversores acreedores y de los trabajadores, que se manifestaron ayer en la Puerta del Sol de Madrid. Las explotaciones ganaderas de vacuno proveedoras de Nueva Rumasa llevan entre tres y cinco mese sin cobrar su producción láctea. Esto supone una media de más de 20.000 euros por granja, lo que hace que muchas familias se vean gravemente afectadas, explicaron.

Recientemente se ha dado a conocer la incapacidad de Clesa, propiedad de la familia Ruiz-Mateos, de pagar sus deudas a proveedores, lo que supone «un ejemplo más» de la «delicada» situación que «está provocando» el grupo empresarial, tanto en el sector lácteo español como en otros sectores proveedores, según estos proveedores.

Por otro lado, el portal de reservas por internet Quehoteles.com ha eliminado a partir de esta medianoche de su web todos los establecimientos de Hotasa, la división hotelera de Nueva Rumasa, ya que los repsonsables del portal consideran que la compañía «ha engañado» entre este viernes y este sábado a tres clientes.

Así lo ha indicado el director de Quehoteles.com, Diego Jiménez, quien ha explicado que se trata de clientes que habían hecho reservas con esta agencia por internet y que, pese a haber abonado el coste previamente, «se les solicitó de nuevo el pago en metálico en los hoteles de la cadena para poder acceder a las habitaciones, además de a un precio superior».

Jiménez ha señalado que su empresa ha procedido a devolver el dinero de las reservas a los clientes afectados para evitar los pagos dobles, así como a abonar las posibles diferencias que haya habido. «Quehoteles.com se hace responsable de sus clientes ante el abuso de la cadena hotelera», ha subrayado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.