Economía

Las ventajas competitivas de vivir como minoría en los negocios

Las minorías sufren en su día a día, y aunque esta existencia suele entrañar dificultades, pensar de forma diferente genera ventajas únicas a la hora de innovar.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Ene
2023
minoría

Artículo

Soy un artista y empresario japonés que vive en Madrid y tengo síndrome de Asperger. He pasado más del 40% de mi vida en el extranjero. Así que he vivido como una minoría, independientemente de dónde esté o de lo que haga. Ser minoría suele considerarse una desventaja, tanto que la gente suele pensar: ¿cómo puedo ayudarles? Pero ¿es cierto que ser minoría es una desventaja? En general, es cierto, hace que muchas cosas sean más desafiantes y difíciles en la vida diaria (experiencias que se acumulan emocional y mentalmente). Al mismo tiempo, muchas de mis ventajas competitivas se han desarrollado gracias a esas experiencias.

Así que, en este artículo, me gustaría compartir una perspectiva alternativa: ser minoritario puede darte ventajas competitivas en los negocios.

El valor único proviene de la singularidad

Una de las cosas más importantes en los negocios es saber cómo desarrollar tu valor único y diferenciar a tu empresa de la competencia. Esto es algo que incluso saben los universitarios. Las empresas siempre buscan ideas innovadoras para sobrevivir a la dura competencia, y todo el mundo intenta contratar talentos innovadores. Según el diccionario, innovación significa «[el uso de] una nueva idea o método». Por tanto, se necesita alguien que pueda pensar de forma diferente, porque si es lo mismo no es nuevo.

Necesitamos gente que piense diferente para acelerar la innovación, ya que el valor único proviene de formas de pensar únicas

Lo interesante es que cuando uno piensa de forma diferente a la mayoría en un grupo, se le suele menospreciar. Imagina que estás en una reunión de trabajo y el grupo tiene que tomar una decisión importante. El debate está a punto de concluir y la mayoría de tus colegas ya han llegado a un consenso para tomar una decisión final. Entonces, de repente, se te ocurre una idea única y empiezas a compartir algo completamente opuesto al consenso. ¿Qué pensaría y sentiría el resto?

No hace falta que lo repita: todos sabemos que necesitamos gente que piense diferente para acelerar la innovación, ya que el valor único proviene de formas de pensar únicas. La mayoría de las personas, sin embargo, no están motivadas para pensar de forma diferente, sino para encajar en el grupo al que pertenecen. Como resultado, pensar de forma diferente no es bien recibido, un comportamiento común de la mayoría de las personas para llevarse bien con los demás y compartir formas de pensar similares.

Ser una minoría significa que la mayoría de la gente no es como tú. Por lo tanto, ser minoría puede ser una ventaja única en el mundo de los negocios, ayudando a lograr una perspectiva y una forma de pensar únicas. Por lo tanto, es poderoso cuando se trata de innovar: la innovación suele producirse cuando cosas que parecen irrelevantes se conectan.

El hecho de que empresas innovadoras, como Dyson, Apple, Airbnb, YouTube y GoPro tengan al menos un cofundador muy vinculado a temas creativos como el arte y el diseño es un gran ejemplo de cómo los que forman parte de esa minoría –en este caso, personas con formación creativa– pueden aportar ideas innovadoras al mundo empresarial.

La diversidad cognitiva de la minoría

La mayoría de las personas pertenecientes a minorías no han elegido serlo. En muchos casos, han nacido así o su entorno les ha convertido en minoría. Por supuesto, puedes formar parte de una minoría por decisión propia, como mudarse a un país donde nadie habla tu idioma, Pero aún así, nadie toma esa decisión para sufrir, sino para buscar algo mejor. Por desgracia, muchas personas pertenecientes a minorías han tenido la experiencia de sufrir.

Mientras que la gente de la mayoría suele intentar ser diferente a los demás, las personas de las minorías sufren por no poder ser como los demás

Cada experiencia es única, pero este tipo de experiencias suelen hacerles crecer, ya que parece que tienen que sufrir solo por ser diferentes al resto. Les induce a la autorreflexión, aumenta su capacidad de observación del entorno y de los demás y les lleva, además, a la reflexión y al análisis profundo. Para las minorías, lo que a la mayoría de la gente le parece normal no lo es, y mientras que la gente de la mayoría suele intentar ser diferente a los demás, las personas de las minorías sufren por no poder ser como los demás.

En los últimos años, la diversidad se ha utilizado y fomentado en el mundo empresarial, pero parece haber una falta de comprensión de por qué la inclusión es tan importante, así como un enfoque primario consistente tan solo en mostrar que «estamos haciendo algo bueno» para fines de marketing. Lo verdaderamente importante no es solo contratar a personas que hablen idiomas diferentes, sino potenciar la flexibilidad mental para aceptar a personas que piensan completamente distinto a uno mismo. Por eso es importante la diversidad cognitiva. Se trata de diversidad de formas de pensar. Vivir como una minoría a menudo te obliga a pensar por qué eres diferente de los demás y a aceptarlo como un hecho. Por eso, conocer a alguien que piensa de forma diferente a la tuya no es una sorpresa. Es un aspecto primordial para una conversación social constructiva, sobre todo porque los humanos somos mucho más emocionales de lo que pensamos: es muy fácil caer en la trampa de ofenderse por opiniones contrarias o ponerse a la defensiva cuando nos enfrentamos a una forma de pensar diferente a la nuestra. Tendemos a polarizarnos cuando nos enfrentamos a situaciones extremas o tenemos mucha ansiedad y estrés. La pandemia ha sido un gran ejemplo, junto con las redes sociales, de la facilidad con la que la gente puede polarizarse y enemistarse entre sí. Por eso necesitamos mejorar nuestra diversidad cognitiva y reconocer que las minorías pueden aportar un gran valor a la sociedad.

Tener diversidad cognitiva también es útil en el mundo empresarial, ya que puede resolver problemas y cuestiones internas y externas. Por ejemplo, muchas empresas comparten un problema interno similar: la gente empieza a hacer política corporativa, lo que divide a los equipos y crea nuevos conflictos. Nos gusta creer que nuestro juicio se basa en un punto de vista justo y
objetivo, pero lo que realmente ocurre es que buscamos datos y opiniones que refuerzan nuestras propias ideas. Esto significa que a la mayoría de la gente ni siquiera le importa o intenta escuchar datos, ideas y opiniones que se oponen a las suyas. Por eso la diversidad cognitiva es una herramienta que puede resolver estos problemas y conectar a las personas con ideas diferentes.
En muchos casos, tenemos un sesgo inconsciente que nos hace pensar: esto debería ser así. No importa en qué país o industria trabajes, la gente siempre tiene un sistema de creencias, y para la mayoría es muy difícil dudar de sus propias creencias. La diversidad cognitiva, en cambio, permite dudar de las propias creencias y encontrar soluciones más allá de su ámbito y experiencia.

Minoría: formas de pensar estratégicas

¿Qué equipo necesitaría una mejor estrategia en el deporte? Normalmente, un equipo que tiene pocos recursos. Una empresa, organización o país gigante no tiene por qué tener la mejor estrategia para competir con otros más pequeños sin recursos. Siempre es el equipo que no tiene nada el que necesita desarrollar mejores estrategias para competir con los gigantes y sobrevivir.
Tener estrategias eficaces es lo que permite a las personas con recursos limitados ganar contra los que tienen muchos. Como todo el mundo puede imaginar, es cierto que vivir como minoría no es fácil, sobre todo si la mayoría está en tu contra. La democracia ha sido una de las maneras utilizadas para intentar desarrollar una sociedad justa.

Tener estrategias eficaces es lo que permite a las personas con recursos limitados ganar contra los que tienen muchos.

Y las personas con recursos como dinero, poder o privilegios son las que pueden influir en la opinión de la mayoría utilizando sus recursos. Así, por ejemplo, si en un determinado país el 90% de la población habla la lengua nacional y sólo el 10% habla otra lengua y el país decide imponer un impuesto por hablar esta, se considera legal y democrático. Por tanto, ser minoría siempre tiene un cierto riesgo: la mayoría de la gente puede votar en contra de su beneficio, y puede ser difícil cambiar democráticamente. Vivir como minoría exige tener estrategias de supervivencia: es una oportunidad para reforzar el pensamiento estratégico a medio y largo plazo para sobrevivir y proteger tus intereses y beneficios.

Una de las dificultades de ser minoría es ganarse la empatía de la mayoría. Cuando se compite en el mercado de masas, es estratégicamente difícil, y esta dificultad obliga a que pienses profundamente y te compares con los demás para comprender tus ventajas y desventajas. Esto es fundamental en los negocios, aunque a menudo parezca que se pasa por alto, pero el principio básico de los negocios es proporcionar valores a alguien (y cada persona tiene un concepto diferente de los valores), lo que a menudo se reformula como «resolver problemas» para que el principio sea más comprensible.

Las soluciones tienen que ser lógicas, pero los valores no siempre lo son. Para mí, es como la diferencia entre diseño y arte: el diseño busca resolver algo, mientras que el arte busca dar sentido. Los valores suelen estar relacionados con emociones y sentimientos que no siempre parecen lógicos para los demás. La experiencia de vivir como una minoría ayuda a comprender sentimientos y emociones que no son bien comprendidos por la mayoría, y por eso es una gran oportunidad de negocio: a menudo, las emociones y sentimientos de las minorías se ignoran o se consideran menos importantes.

Conclusión

Los puntos mencionados anteriormente reflejan percepciones basadas en mis experiencias personales y en la observación de la sociedad a través de mis ojos. Así que, por supuesto, podrían no ser aplicables a algunas personas. Sin embargo, ser minoritario puede convertirse en una ventaja competitiva en los negocios; no debe considerarse una debilidad o una desventaja. Además, aprender a vivir como minoría puede ser valioso para todos nosotros en diferentes estratos de la vida, ya que nos da un abanico más amplio de opciones para nuestras elecciones vitales. Tendemos a dudar en salir de nuestra zona de confort e intentar encontrar a gente que sea como nosotros. Esto significa que, naturalmente, buscamos un lugar en el que podamos encajar mejor. Si este es el criterio más importante, limitará muchas de tus opciones vitales, como mudarse a otro país o probar un nuevo sector. 

Así que, la decisión consciente de situarse en un entorno en el que se forme parte de una minoría es una gran oportunidad de aprendizaje para enriquecer tu vida. El consenso general sobre las decisiones vitales y las opciones profesionales que solíamos tener se ha roto con la tecnología en la última década. Siempre aparece una oportunidad cuando la mayoría de la gente cree que no existe. Durante mucho tiempo, ser minoría ha estado relacionado con etiquetar a las personas por sus características, como la lengua, la nacionalidad, la etnia o la religión. Es hora de empezar a abrazar el lado cognitivo de la diversidad y tener el valor de pensar de forma diferente a los demás.


Masaaki Hasegawa es Top 100 conferenciantes de Thinking Heads, ‘concept creator’, escritor, artista y experto en creatividad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Yonquis de Idealista?

Iñaki Domínguez

Ha nacido una nueva moda: la de pasar horas en los portales inmobiliarios soñando con hogares imposibles.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.