Siglo XXI

EN COLABORACIÓN CON
Banner

La institución y la palabra

La respuesta a los desafíos de nuestro panorama político solo puede encontrarse a través de la conversación pausada, informal pero informada. Esta semana, la Universidad Autónoma de Madrid y el Círculo de Bellas Artes, con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell y Ethosfera, han sentado en el ciclo de encuentros ‘Ética, política y virtud pública’ a Meritxell Batet, presidenta del Congreso de los Diputados, y Amaya Mendikoetxea, rectora de la UAM, para debatir sobre la innovación tecnológica de las instituciones.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
11
Oct
2022
Ethosfera

Amaya Mendikoetxea es catedrática de lingüística y, desde el año pasado, es rectora de la Universidad Autónoma de Madrid. Meritxell Batet es la presidenta del Congreso de los Diputados y fue, también, Ministra de Política Territorial y Función Pública del Gobierno de España. Son dos mujeres con sólidas trayectorias en dos ámbitos que se encuentran mucho más próximos de lo que podría parecer: la política y la universidad, dos contextos unidos por algunos parecidos puntuales pero que, en esta ocasión, encuentran su semejanza más próxima en la importancia que tienen la institución, el diálogo y la palabra.

En estas semanas, la UAM y el Círculo de Bellas Artes, con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell y de Ethosfera, organizan el ciclo de encuentros Ética, política y virtud pública, debates que buscan dar respuesta a algunos de los desafíos estratégicos de nuestro panorama político a través de la conversación pausada, informal pero informada. A un lado siempre habrá un académico. Enfrente, casi siempre, encontraremos a alguna personalidad que haya tenido contacto con el ejercicio político.

En este caso, en el diálogo entre Batet y Mendikoetxea se abordó la problemática de la innovación tecnológica a nivel institucional. Tanto la universidad como el Congreso sufrieron una enorme transformación en su funcionamiento durante la pandemia pero, a pesar de los cambios introducidos durante aquel tiempo excepcional, la Presidenta y la Rectora subrayaron la importancia que tiene la convivencia presencial en el funcionamiento de ambas instituciones.

Tanto Batet como Mendikoetxea plantean tres propósitos comunes a la transformación de las instituciones públicas: participación, gobernanza y transparencia

Además las dos conversadoras plantearon tres propósitos comunes a la transformación de estas instituciones: participación, gobernanza y transparencia. Pero no es sencillo. La universidad es una institución con siglos de historia y el parlamentarismo, como sede privilegiada del debate público, está sometida a una vigilancia social muy estrecha.

Tanto para la universidad como para el poder legislativo, la rendición de cuentas y la apertura a la sociedad que les brinda su confianza es una de las prioridades menos negociables. La circunstancia contemporánea, como advertía la Presidenta Batet, es singularmente desafiante por cuanto se encuentra en un momento de transformación equiparable al de la revolución industrial.

La universidad, si bien debe hacerse cargo del dignísimo legado de su tradición, también debe ser permeable a la transformación social en la que estamos inmersos

La universidad, por su parte, debe hacerse cargo del dignísimo legado de su tradición al tiempo que debe ser permeable a los cambios y a la transformación social en la que nos vemos inmersos. Sin una proporcionada relación entre pasado, presente y futuro, ni la universidad ni el Congreso conservarán la dignidad que les es propia.

Tal vez esa es la preocupación común entre Batet y Mendikoetxea: la custodia de una institucionalidad compleja que aspira a la ejemplaridad. Son la ética pública, la responsabilidad y la propia institucionalidad los propósitos esenciales que deben fomentarse desde ambos contextos. De fondo existe otro rasgo común que se impone como una obligación vinculante: la generosa confianza que la sociedad ha invertido tanto en la política profesional como en las universidades públicas. En las dos circunstancias, la máxima exigencia es el único gesto con el que puede corresponderse a ese esfuerzo común y compartido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.