Sociedad

EN COLABORACIÓN CON
Banner

El espacio de la razón entre libres e iguales

La UAM y el Círculo de Bellas Artes, con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell y de Ethosfera, organizan la presente colección de encuentros sobre la ética, la política y la virtud pública. En estos encuentros buscamos dar respuesta a algunos de los desafíos estratégicos de nuestro panorama político a través de la conversación pausada, informal pero informada. Esta semana, el catedrático Pablo de Lora y la política Cayetana Álvarez de Toledo se juntan para reivindicar una concepción clásica del liberalismo.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
27
Oct
2022
Ética

Pablo de Lora es catedrático de filosofía del derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, y autor de libros como Lo sexual es político (y jurídico) y El laberinto del género. Sexo, identidad y feminismo. Cayetana Álvarez de Toledo es diputada en el Congreso de los Diputados por Barcelona, doctora en historia por la Universidad de Oxford y autora del libro Políticamente indeseable. Ambos participan activamente en el debate público y, desde sus respectivas instituciones, reivindican una concepción clásica del liberalismo frente a la involución del discurso identitario de la izquierda.

En la conversación entre ambos se abordó la problemática de lo que Pablo llama «ángulos ciegos» o «recovecos» de la idea de diálogo que se están dando en la Universidad. Cayetana explica que ella vivió la tradición de excelencia de Oxford como «una vacuna contra el adanismo y contra el yo, que hoy todo lo domina». Para la historiadora, hemos pasado de un mundo donde «importaban los hechos, la ley, las instituciones, los expertos y la jerarquía» a «un mundo en el que manda ese fluido incandescente del autodeterminado y determinante yo».

La universidad ha pasado de ser un lugar donde aprender a pensar de la mano de los maestros a un lugar donde reina la cancelación de expertos. Un entorno donde se trata a los estudiantes como si fueran bebés que no son capaces de afrontar ni la realidad ni la vida. Un escenario así arrasa la convivencia democrática, a ojos de la diputada, y frente a él deberíamos de luchar por volver a las jerarquías basadas en el mérito, la excelencia y el conocimiento, y donde los hechos y la verdad importan. Debemos lograr que esos estudiantes desarrollen sobre todo el espíritu crítico para evitar lo que ella llama «el gran desengaño histórico» al que se ve abocado esta generación de jóvenes.

Pablo hace referencia a la concepción nietzscheana de  la «historia crítica», que nos permite juzgar lo acontecido en el pasado con los ojos del presente. Para Cayetana es bueno juzgar el pasado con los ojos del presente, reconociendo la historia como un proceso civilizatorio y de progreso. Pero en ningún caso deberíamos hacer tabla rasa del pasado: dejaríamos de aprender sus lecciones. Mantener vivo el recuerdo del pasado nos permite no repetir los errores del pasado y continuar en la senda del progreso.

Ante lo que ambos llaman el «ethos de los cuidados» que caracteriza a la política contemporánea, donde se trata a los ciudadanos como si fueran niños, surge la necesidad de rescatar la idea liberal de igualdad, donde a los seres humanos se les juzga nada más que por sus hechos. Una idea que marca el paso del Antiguo Régimen a la modernidad política de los últimos 300 años. Frente a esta idea, la izquierda ha emprendido un camino de involución hacia las ideas tribalistas identitarias y a juzgar a las personas por su género, sexo o nación. Frente a esta involución, Cayetana se proponer rescatar las ideas liberales en lo que llama «el espacio de la razón», donde se encuentran tanto conservadores como progresistas, un espacio poco articulado en la mayoría de las países.

Para Cayetana, la eficacia política reside en lo moral y, sobre todo, en el valor de la transparencia. Que salgan políticos que empiecen a «decir en público lo mismo que dicen en privado» es el paso previo imprescindible para una auténtica regeneración de la política. Y solo los mejores podrán hacerlo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Cómo definir el populismo

Manuel Arias Maldonado

Más allá de su oposición al 'establishment', lo cierto es que hay tantos tipos de populismos como países que lo acogen.

Adopta un antifascista

Víctor Lapuente

Superar la polarización pasa por reconocer que el verdadero enemigo no es el rival político, sino nuestro propio ego.

Exiliados de la política

David Lorenzo Cardiel

Con más de un 90% de los españoles agotados del enfrentamiento, el hartazgo político parece haber llegado a la cima.

El poder y los cabos sueltos

Ricardo Dudda

La desesperación irracional del poderoso no surge por su deseo de ganar algo sino como respuesta a haberlo perdido.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.