Sociedad

OFRECIDO POR
Banner

Cómo educar hacia la sostenibilidad; esa es la cuestión

En un mundo hiperdigitalizado, reorganizar y encajar el papel de espacios vertebradores como la escuela es clave para lograr una correcta formación de las nuevas generaciones en temas como la sostenibilidad y el cuidado medioambiental.

Ilustración

Matilda Lombas
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Sep
2022
Sostenibilidad

Ilustración

Matilda Lombas

A estas alturas, resulta evidente que la reciente pandemia de coronavirus cambió el mundo y todas las cosas dentro de él. Y si algo merece una especial atención en esta tan cambiante normalidad, marcada por sucesivas oleadas de virus, guerras o incendios, no es otra cosa que la escuela y su función en una sociedad cada vez más hiperdigitalizada. Y es que, a pesar del panorama convulso y cambiante, los centros educativos continúan siendo primordiales a la hora de formar sobre aspectos tan esenciales como la sostenibilidad y el cuidado medioambiental.

Parte de la gran revolución que propició la pandemia fue precisamente una hiperdigitalización que ha sumergido a toda la sociedad en una nueva era. Un cambio acelerado de paradigma que ha obligado tanto a la escuela como a la enseñanza a buscar la forma de reinventarse y poder hacer frente a los atractivos y comodidades que el mundo virtual ofrece. En este contexto, cabe preguntarse: ¿cuál es el papel de la escuela para la enseñanza y formación hacia sociedades cada vez más sostenibles?, ¿cómo hacerlo en un universo digital que nos cubre de ingentes cantidades de información indiscriminada? Esta, y no otra, es una de las cuestiones sobre las que urge precisamente reflexionar en un mundo que ya no puede permitirse dar la espalda al compromiso ambiental, cristalizado en la Agenda 2030.

Pese a que cada vez resulta más evidente que vivimos con un pie en el metaverso y con otro en la realidad, los expertos sostienen que la escuela sigue siendo un elemento vertebrador en la sociedad. Así lo reivindica el informe ‘Jóvenes, educación y medio ambiente’, realizado por ‘More than Research’ para Naturaliza y el cual revela que al menos uno de cada tres alumnos en España considera que ha tenido un docente que le ha marcado respecto al cuidado medioambiental. No es el único dato positivo. Según este mismo estudio, el 61% del alumnado admite que temas como la sostenibilidad, el cuidado del planeta, el calentamiento global y el cambio climático son fundamentales dentro de los programas educativos.

Uno de cada tres alumnos en España considera que ha tenido un docente que le ha marcado respecto al cuidado medioambiental

Estos resultados no hacen si no probar la eficacia de lo que se acordó poner en marcha en la Cumbre de la Tierra de Estocolmo, celebrada allá por 1972. Tal y como se concluyó en aquel foro internacional, los medios de comunicación y las escuelas estaban destinados a jugar un papel indispensable en la formación y concienciación de las nuevas generaciones respecto al cuidado del planeta. 

Pese a las buenas intenciones que mostraba aquel documento, la realidad hoy día es que la vorágine tecnológica e industrial ha situado al planeta en una situación muy cercana a un punto de no retorno. Una situación de una sola hoja que garantiza que, en caso de no tomar decisiones que lo eviten, estaremos condenados a la sexta extinción masiva en la historia de la Tierra. Es ahí donde la educación emerge con fuerza como una herramienta clave. Son varios los caminos, todos ellos complementarios. Así se desprende de una charla organizada por Essity y Ethic en la que tomaron parte diferentes expertos en temas medioambientales y de educación. Hay ciertas cuestiones que ya no pueden obviarse; una de ellas es, sin duda, la imperiosa necesidad de formar un criterio ecológico desde la infancia. 

La escuela: un ecosistema para la sostenibilidad y el pensamiento crítico

El establecimiento de un espíritu crítico es una de las claves hacia la construcción de una sociedad cada vez más sostenible. Así lo sostiene Arturo Larena, director de EFE Verde y voz autorizada al respecto. Su reflexión invita al replanteamiento de todos los argumentos y clichés mediáticos, así como al cuestionamiento de toda la información que pueda caer en el greenwashing. En este sentido, Larena aboga por rescatar el papel educativo de los medios de comunicación como canales responsables de difusión de contenidos serios respecto al cambio climático, pero siendo conscientes al mismo tiempo de que el espíritu crítico se ha ido perdiendo durante los últimos años tanto en la escuela como en los medios.

Arturo Larena (EFE Verde): «El establecimiento de un espí­ritu crítico es una de las claves hacia la construcción de una sociedad cada vez más sostenible»

Más tajante se muestra Carmen Pellicer, pedagoga, presidenta de la Fundación Tilema y directora de Cuadernos de Pedagogía quien ve la escuela como un ecosistema que prepara para la vida. «Más que un lugar, la escuela es una oportunidad social para fomentar la participación y la interacción colaborativa, dos actitudes primordiales para consolidar cualquier proyecto sostenible», asevera. La experta considera a los alumnos el principal agente de cambio y el motivo por el que la transición generacional en la agenda ambiental «ya no puede ser relegada a un segundo plano».

Por otro lado, Berta Segura, directora de Dmentes y especialista en marketing, considera que para educar con base en la sostenibilidad es necesario el ejemplo de los gobiernos. Es decir, «pasar de la protesta a la propuesta» para que el resto de la sociedad tenga un parámetro y una guía de acción, y así pueda sumarse al cambio. «Las empresas y las marcas tienen que cambiar, no sólo las formas en las que se dirigen al consumidor, sino sus formas de producción», apunta. Es decir, huir del greenwashing y realmente producir sosteniblemente para así ir, cada vez más, creando una cultura colaborativa, circular y sostenible.

Pese a la vehemencia en sus palabras, todos los expertos son conscientes de que no será un camino fácil, pues se necesita del compromiso de la sociedad, los gobiernos y el sector privado. Educar hacia la sostenibilidad es uno de los grandes retos no sólo en España sino en el mundo. Es, de hecho, el único camino que como sociedad global nos queda por andar; la única vía para sortear desastres ambientales y sociales de magnitudes inimaginables, y, sobre todo, para construir el mundo con el que muchos soñamos: uno en el que las personas y la naturaleza convivan de nuevo en armonía.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.